14/09/2020 09:20 GMT+7 Email Print Like 0

Mascarillas de tela Dony

Durante la primera mitad de 2020, 13 millones de mascarillas faciales de tela antibacteriana, fabricadas por la compañía de confecciones Dony (Dony Garment Company Limited), con certificaciones CE, FDA, TGA, DGA y SASO, han superado numerosos estándares estrictos para la exportación a más de 30 países y territorios de todo el mundo. Estos incluyen diversos países europeos, Estados Unidos, naciones del Medio Oriente y Japón.
La calidad de mascarillas Dony fue verificada y certificada según estándares internacionales y de la resolución 870/QD-BYT.
Vietnam es conocido como uno de los países líderes en la exportación de prendas de vestir y textiles, así como una nación reconocida por la comunidad internacional en la prevención de la epidemia de COVID-19 durante su primer brote. En ese momento, el país producía artículos sanitarios y creó instalaciones para prevenir y controlar la enfermedad. La compañía Dony coordinó con empresas de atención médica para investigar y mejorar las mascarillas faciales de tela. Estados Unidos, naciones del Medio Oriente y diversos países europeos han conocido las máscaras Dony y las han pedido.


El procedimiento de producción de mascarillas Dony para las exportaciones. 


Control de la calidad después de la producción. 


Las máscaras están cosidas con cuidado. 


Prueba de resistencia al agua.


Embalaje y esterilización mediante tecnología EtO. 


Embalaje y esterilización mediante tecnología EtO. 


Control de la calidad después de la producción. 


Dony cuenta con cinco distribuidores exclusivos en cinco países: Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bélgica, Australia y Malasia.


Después de 60 lavados, las mascarillas Dony aún pueden prevenir el 99,9% de las bacterias, son resistentes al agua y las gotas al máximo nivel y previenen los rayos UV. 


Las máscaras están cosidas con cuidado. 


El empresario Pham Quang Anh presenta 100 000 mascarillas a Estados Unidos para prevenir la COVID-19. 

Inmediatamente después de que estallara la epidemia de COVID-19, la compañía tomó medidas para frenar la transmisión de la enfermedad y reducir el riesgo de enfermedades de la piel en el proceso de fabricación. Los productos se guardan por separado en envases médicos y se esterilizan con la tecnología de gas EtO (óxido de etileno), utilizada para suministros médicos.
Dony cuenta con cinco distribuidores exclusivos en cinco países: Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bélgica, Australia y Malasia.

Después de usarlas 30 veces, las mascarillas de tela aún son capaces de prevenir el 99,9 % de las bacterias, son resistentes al agua y a las gotas al máximo nivel y pueden prevenir el 99,95 % de los rayos UV.

Su calidad fue verificada y certificada según estándares internacionales. Las máscaras Dony recibieron dos importantes certificaciones, de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) y el marcado CE, para exportar, respectivamente, a Estados Unidos y la Unión Europea (UE), así como las certificaciones de la TGA (Administración de Productos Terapéuticos) de Australia y la SASO (Organización de Estándares, Metrología y Calidad) de Arabia Saudita.

Además, han sido certificadas como el mejor producto para prevenir la transmisión por la Dirección General de Armamento (DGA) de Francia, y verificadas por el Registro, Evaluación, Autorización y Restricción de Productos Químicos (REACH) e Intertek.

La compañía Dony ha sido valorada asimismo por su sistema de gestión de calidad, que alcanzó las normas ISO 9001, ISO 13485 e ISO 14001. También cuida los beneficios y la salud de los empleados y reduce los impactos negativos sobre el medio ambiente, y se está evaluando para los estándares de la iniciativa de cumplimiento social empresarial (BSCI).

Inmediatamente después del lanzamiento del producto, dos grandes compañías farmacéuticas de Vietnam firmaron contratos para comprar 70 000 mascarillas faciales de tela antibacteriana Dony para los trabajadores de la salud de grandes hospitales. Persuadidos de las características antibacterianas y antigotas, socios del Medio Oriente compraron 1,5 millones de máscaras. Los pedidos internacionales han aumentado y la calidad mejora día a día, satisfaciendo la demanda de mercados rigurosos como los de la UE, Estados Unidos, Japón y Singapur. La compañía ha exportado más de 13 millones de mascarillas.

Según Pham Quang Anh, fundador y director de Dony, desde marzo pasado se ha movilizado hasta 3 000 empleados en algunas jornadas para producir máscaras faciales de tela antibacteriana y ponerse al día con los pedidos de los clientes. La empresa rechazó varias solicitudes para garantizar la fabricación y la calidad de las ya recibidas.

Al priorizar la responsabilidad social, la compañía dedica más del 5 % de su facturación a esos fines, como por ejemplo la entrega de 100 000 máscaras al Gobierno de Estados Unidos y la organización de un maratón de recaudación de fondos para los niños residentes en zonas montañosas.

En la actualidad, con recursos humanos y escala de producción estables, la empresa es capaz de suministrar 275 000 mascarillas por día, que satisfacen la demanda de los mercados para prevenir y controlar la pandemia de COVID-19.
/.
 
Por Dang Kim Phuong