28/09/2020 10:04 GMT+7 Email Print Like 0

Vuelos especiales desde epicentros pandémicos

En el contexto de la pandemia de COVID-19, en auge en todo el mundo, las autoridades han desarrollado un plan para traer de regreso a ciudadanos vietnamitas que viven y trabajan en el extranjero. Se han organizado más de 100 vuelos, trayendo a casa a más de 26 000 connacionales desde más de 50 países y territorios. Detrás de cada uno de estos viajes ha habido amor, espíritu de ayuda y protección para los hermanos y hermanas vietnamitas.
Vuelos especiales

Tres días después de que se detectara el primer caso de COVID-19, el 25 de enero de 2020, el primer ministro, Nguyen Xuan Phuc, convocó a una reunión del Comité Permanente del Gobierno, donde dio instrucciones a entidades, ministerios y diversos sectores sobre la protección ciudadana en los países y territorios afectados por la epidemia.

Mientras ha luchado contra la COVID-19 durante los últimos ocho meses en el territorio nacional, Vietnam no ha descuidado las necesidades y expectativas de sus ciudadanos que viven lejos de casa. Las autoridades han realizado esfuerzos exhaustivos para ayudar a los vietnamitas en el extranjero que quedaron atrapados en los cierres masivos de fronteras que se impusieron para contener la propagación del nuevo coronavirus. Este trabajo se realizó bajo el principio de “no dejar a nadie atrás”, asegurando que todos los que lo necesitaran recibieran el apoyo necesario.

En una reunión del Comité Directivo Nacional para la Prevención y Lucha contra la COVID-19, el 18 de marzo el viceprimer ministro Vu Duc Dam reiteró que “el Partido Comunista, el Estado y el pueblo realizarán el mayor esfuerzo y tomarán las medidas necesarias para ayudar a los vietnamitas en el extranjero que están en necesidad urgente de regresar a casa”, y destacó que ese apoyo es “el sentimiento de los conciudadanos”.



Del 10 de febrero de 2020, realizando las tareas asignadas por el Gobierno y bajo la responsabilidad de Vietnam Airlines, acaba de operar un vuelo para traer a ciudadanos vietnamitas de regreso de la ciudad de Wuhan, "el epicentro de la COVID-19. Foto: Viet Linh


El 28 de julio, el Airbus A350 de Vietnam Airlines despegó de Hanoi en vuelo a Guinea Ecuatorial para traer de regreso a ciudadanos vietnamitas, muchos de los cuales se estimaba que estaban contagiados con la COVID-19. Se encontraban a bordo cinco pilotos, ocho asistentes de vuelo, dos técnicos de aeronaves, así como dos médicos y dos enfermeras. Foto: Viet Linh


Sala de presión positiva. Foto: Viet Linh 


Los vuelos de rescate van equipados con cortinas de plástico, purificadores de aire, toallas con alcohol, bolsas de basura y hojas de guía del avión. Foto: Viet Linh


Personal de la embajada de Vietnam en Sudáfrica acuden al aeropuerto para proporcionar suministros esenciales y ayudar con los procedimientos de embarque.
Foto: Phi Hung 



La embajada de Vietnam en Mozambique envía funcionarios a la terminal aérea para ayudar a los vietnamitas antes de su vuelo de regreso a la patria. Foto: Phi Hung


Los vietnamitas en Rusia usan ropa protectora para prevenir la COVID-19 antes tomar el vuelo de regreso. Foto: Tran Hieu


Primer vuelo para traer ciudadanos vietnamitas a casa desde Chipre y Arabia Saudita. Foto: Vietnam Airlines


La Embajada de Vietnam en Estados Unidos y Vietnam Airlines han cooperado con las autoridades de la nación norteña para repatriar a más de 340 vietnamitas de manera segura. Foto: Vietnam Airlines 


Alegría de 129 vietnamitas procedentes de Guinea Ecuatorial cuando el avión aterriza en el aeropuerto de Noi Bai. Foto: Vietnam Airlines


Conduciendo a los recién llegados al área de cuarentena en el Hospital Central de Enfermedades Tropicales No 2 en Dong Anh, Hanoi. Foto: VNA

El Ministerio de Relaciones Exteriores ha jugado un papel clave en esta labor, que es “no solo una tarea política, sino también una instrucción del corazón”, como ha dicho el vicecanciller To Anh Dung. Con este espíritu, las embajadas vietnamitas de todo el mundo han trabajado duro durante los últimos meses para apoyar a los ciudadanos en su viaje de repatriación.

“Solo puedo dormir bien cuando la gente de mi país ha aterrizado a salvo”, dijo el embajador vietnamita en India, Pham Sanh Chau. El diplomático y demás funcionarios tardaron hasta dos meses en organizar un vuelo en mayo para llevar a la patria a expatriados vietnamitas en la India. La embajada hizo grandes esfuerzos para poder reunir a personas de diferentes partes de la India en Nueva Delhi para volar a casa. Esto fue un verdadero desafío durante el estallido de la pandemia en uno de los países más afectados del mundo.

Los funcionarios de la misión vietnamita en Japón también tuvieron una enorme carga de trabajo en los últimos meses, ya que la embajada operaba una línea directa 24 horas al día, siete días a la semana, para ayudar a los connacionales afectados por la pandemia, según explicó el embajador Vu Hong Nam.

En Estados Unidos, el mayor epicentro mundial de la COVID-19, el embajador Ha Kim Ngoc se unió a un intercambio en línea entre los consulados vietnamitas y la Asociación de estudiantes y jóvenes vietnamitas en el país norteamericano para actualizarlos sobre la COVID-19 y la asistencia de la misión diplomática a sus ciudadanos. A través de este programa, la embajada y otras agencias de Vietnam con sede en Estados Unidos han recibido cerca de mil solicitudes de repatriación, que se han remitido de inmediato a las autoridades de su país para la tramitación.

El éxito inicial de Vietnam en la lucha contra la COVID-19, incluida la protección de sus ciudadanos, ha sido reconocido por la comunidad internacional. La embajadora noruega en Vietnam, Grete Lochen, se sintió alentada cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores del país indochino fue proactivo en la protección de millones de vietnamitas en el extranjero.


El amor por los conciudadanos

Los vietnamitas en el exterior han sido llevados a la patria de manera afectiva y solidaria, recibiendo no solo consejos útiles y apoyo para procesar los trámites de retorno en el extranjero, sino también una buena atención cuando están en cuarentena en su tierra natal. Desde principios de este año, Vietnam ha establecido miles de zonas de aislamiento en todo el país, brindando atención médica y otra asistencia material a las personas que regresan del extranjero.

El paciente 89 de COVID-19, un estudiante procedente de Estados Unidos, dijo que los 14 días de tratamiento en el hospital de campaña de Cu Chi (Ciudad Ho Chi Minh) constituyeron un momento inolvidable en su vida porque recibió mucha atención por parte de médicos y enfermeras.



Desinfección de los equipajes de los vietnamitas de Wuhan (China) en el aeropuerto Van Don. Foto: Viet Linh


Muestras de ciudadanos vietnamitas que regresan al país, tomadas para la prueba de COVID-19 utilizando el método RT-PCR. Foto: VNA 


La zona de dormitorios estudiantiles en el distrito de Hoang Mai, Hanoi se convierte en área de cuarentena para los vietnamitas que retornaron. Foto: Cong Dat


El albergue My Dinh en Hanoi se utiliza como área de cuarentena. Foto: Cong Dat / VNP


Alimentos para los médicos del Hospital Central de Enfermedades Tropicales. Foto: Thanh Giang / VNP


La provincia de Hoa Binh recibió y envió a 80 compatriotas provenientes del extranjero al área de cuarentena del Regimiento 814, Comando Militar Provincial.
Foto: VNA 



La vicepresidenta Dang Thi Ngoc Thinh visita la zona de aislamiento en el centro de educación sobre defensa y seguridad de la Universidad Nacional de Vietnam.
Foto: VNA



N
El Hospital del Distrito 2 de Ciudad Ho Chi Minh instaló una sala de diálisis en su área de cuarentena. Foto: VNA 


Ochenta vietnamitas concluyen la cuarentena en la Escuela Militar de la provincia de Hoa Binh. Foto: Trong Dat / VNA

El Gobierno vietnamita ha luchado contra la COVID-19 con los principios de “no dejar a nadie atrás” y “la vida de la gente está por encima de todo”.
Thanh Tran, que vive en Europa, agradeció a su país por “abrir los brazos” para darle la bienvenida a casa. Thanh estuvo a bordo de un avión de 300 asientos que transportó solo a 18 pasajeros durante un vuelo chárter del Gobierno vietnamita para rescatar a sus ciudadanos de la crisis de COVID-19. Thanh se sintió afortunado porque el suyo fue uno de los últimos vuelos a Vietnam desde Europa antes de que el viejo continente cerrara sus fronteras.

En una sesión de trabajo con el Comité Directivo Nacional para la Prevención y Lucha contra la COVID-19 el 10 de julio, el premier Nguyen Xuan Phuc enfatizó que la repatriación de los ciudadanos vietnamitas era una necesidad urgente. Reafirmó que el Gobierno seguirá organizando vuelos para repatriar a sus compatriotas, porque “cuando la sangre se derrama, el corazón duele”.

Con el mismo código de “amor por los conciudadanos”, los vuelos que transportan a vietnamitas desde las zonas afectadas por la pandemia en todo el mundo han hecho que la población en general, y los residentes en el extranjero en particular, comprendan profundamente que dondequiera que se alojen, su patria siempre es el lugar al que volver, con los brazos abiertos cuando lo necesiten
./.
 
Por: Phong Thu
Fotos: Viet Linh, Tran Hieu, Phi Hung, Cong Dat, Thanh Giang, VNA y archivos de Vietnam Airlines