19/02/2021 13:27 GMT+7 Email Print Like 0

Identidad vietnamita en el ao dai

Durante miles de años de civilización, la ropa ha cambiado con el tiempo, pero el ao dai tradicional sigue ahí, altanero y orgulloso. Llevando aliento cultural a través de cada época, el ao dai se ha convertido en un símbolo de la identidad vietnamita, brindando emociones especiales no solo a los vietnamitas, sino también a los extranjeros.

El ao dai desde una perspectiva histórica

Aunque se desconoce el origen del ao dai, basándose en el contexto histórico los investigadores han llegado a la conclusión de que apareció a principios de la Era cristiana. Lo usaron inicialmente las dos primeras mujeres generales vietnamitas: Hai Ba Trung (las hermanas Trung, 40-43). Según la leyenda, cuando montaban elefantes para asaltar al ejército Han, las hermanas Trung llevaban el vestido largo con dos solapas de armaduras doradas. Más tarde, por respeto a esas figuras, las mujeres vietnamitas evitaron usar atuendos de dos alas y los reemplazaron por los de cuatro piezas (ao tu than).

A través de los muchos altibajos de la historia, el traje de cuatro piezas ha sido influenciado y transformado. Del siglo XVII al XIX, para tener un aspecto más formal y noble, las féminas urbanas lo cambiaron por uno de cinco piezas (ao ngu than), con el que expresaban riqueza y posición social.





Modelos de diversas épocas se exhiben en el Museo del Ao dai de Vietnam, en el No. 306 de la calle de Long Thuan, distrito 9, Ciudad Ho Chi Minh. Foto: Thong Hai / VNP 


El ao dai es el traje principal de las mujeres en el canto Ca Tru, reconocido en enero de 2009 por Unesco como Patrimonio Inmaterial Protegido. Foto: Tat Son / VNP


En el canto Xoan, de Phu Tho, también usa ao dai como vestuario de las intérpretes. Esta manifestación, reconocida como Patrimonio Cultural Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, que es un arte escénico que comprende, además de canciones, danzas y música de tambores y bambúes. Foto: Tat Son / VNP

A principios de la década de 1930, una ola cultural de Europa occidental se introdujo en Vietnam, afectando los gustos de la gente, especialmente la estética del vestido tradicional. Durante este período, una pintora llamada Cat Tuong lanzó un nuevo ao dai llamado Lemur (Le mur en francés significa el muro), cortado y cosido al estilo occidental, conectando los hombros con mangas abultadas y el cuello colgado o abierto.

La palabra Áo dài (ao dai /ˈaʊ ˌdʌɪ/) se incluyó en el diccionario de Oxford y se explicó como el tipo de ropa de las mujeres vietnamitas con dos solapas delanteras y traseras largas hasta los tobillos, que cubren el exterior de pantalones largos.
El ao dai Lemur encontró alabanzas y críticas. El pintor Le Pho lo mejoró, eliminando las audaces líneas occidentales para reconciliarlas con el viejo estilo de cinco piezas, y lo concibió con el cuello cerrado, ajustado al cuerpo y las solapas libres. A principios de la década de 1960, los ao dai con mangas largas raglán y pantalón con perneras anchas se hicieron populares.

El ao dai vietnamita lleva una filosofía audaz de la vida, incrustada en cada detalle. El antiguo traje de cuatro piezas con dos solapas representa a los familiares más cercanos, los padres. Los cinco botones en el lado izquierdo de la pechera, además de mantener el vestido recto, simboliza las cinco virtudes humanas: bondad, honradez, decoro, sabiduría y fidelidad.


Trach Xa, pueblo artesanal del ao dai 

Trach Xa (distrito de Ung Hoa, Hanoi), pueblo a 60 kilómetros del centro de Hanoi con más de mil años de existencia, todavía se conoce como la aldea de la confección del ao dai vietnamita.

En los últimos días del año, la localidad se encuentra siempre muy ocupada por los pedidos de ao dai de todo el país. El 70 % de los hogares se dedican a esta labor tradicional. Hay una regla en el pueblo según la cual, independientemente de la profesión que elijan después, los niños deben tener “tay kim” (manos de aguja), es decir, saber coser ropa. Y la expresión está asociada también con el secreto profesional.

En una casa del antiguo estilo arquitectónico del norte, Nguyen Van Nhien, de 86 años, lleva casi 70 trabajando en la confección de ao dai y ha sido testigo de todos los cambios de la aldea artesanal durante más de medio siglo. Los aldeanos, explica, siempre transmiten la historia de la profesión a sus descendientes, de generación en generación, como una forma de agradecimiento a los ancestros del oficio.




Durante miles de años, la aldea de Trach Xa ha formado sastres talentosos que crean la prenda tradicional para resaltar la belleza de las mujeres vietnamitas. Foto: Cong Dat / VNP 


Los niños de la localidad comienzan a aprender a coser a mano en su familia a los 6-7 años de edad, y alrededor de los 15-16 ya dominan la profesión y pueden completar un ao dai por sí mismos. Foto: Cong Dat / VNP 


Nguyen Van Nhien, de 86 años, ha dedicado casi 70 a la confección de estas piezas. Foto: Cong Dat / VNP

Según la leyenda, en 968, después de encabezar una rebelión y ascender al trono, el rey Dinh Tien Hoang fue a Son Tay para reclutar generales talentosos y conoció a la señora Nguyen Thi Sen, hermosa y hábil en la costura y el bordado, con quien se casó. Con su ingenio, desarrolló la confección en el palacio real. En 979, después de la caída de la dinastía Dinh, Nguyen Thi Sen se fue con sus hijos a la aldea de Trach Xa y desde entonces enseñó la profesión a los pobladores.
El ao dai moderno es ahora un producto altamente personalizado, cada traje se confecciona para cada persona. Este es un elemento de las tendencias de la moda mundial. 


Hoy en día, en cada aniversario del oficio, la gente de Trach Xa se reúne para encender incienso de agradecimiento a sus ancestros. Quizás en parte por eso, la confección de ao dai en Trach Xa se ha desarrollado constantemente, extendiéndose a todas las regiones del país. El ao dai Trach Xa no solo es popular entre los clientes de las grandes ciudades, sino que también se ha exportado a Australia, Estados Unidos, Tailandia y Suecia.

El ao dai en la vida contemporánea y su huella en la arena internacional

El ao dai es siempre la primera opción en ocasiones especiales o eventos nacionales, y se considera un traje tradicional dinámico del siglo XXI. El ao dai moderno es ahora un producto altamente personalizado, cada traje se confecciona para cada persona. Este es un elemento de las tendencias de la moda mundial. 

En el lugar conocido como la capital del ao dai, la ciudad de Hue, el vestido se ha convertido en ropa cotidiana de las niñas, e incluso de las funcionarias de la urbe todos los lunes.
Por ello, el vestuario vietnamita reafirma cada vez más su elevada posición en el mundo de la moda. La imagen del ao dai se ha extendido a los centros de moda de París, Nueva York, Milán, España... a través de colecciones con una nueva inspiración creativa de diseñadores como Giorgio Armani, Ralph Lauren, Calvin Klein...


Festival de ao dai en Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP 


Los ao dai se han convertido en la ropa diaria de las niñas en la ciudad de Hue. Foto: Nguyen Luan / VNP 


Los funcionarios de esa urbe usan vestuario tradicional todos los lunes. Foto de archivo 


El ao dai se lleva en las ceremonias de boda y compromiso en Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP


La embajadora de Italia, Cecilia Piccioni, con ao dai rojo de la diseñadora Chula, de la colección de flores de tulipán presentada en Van Mieu-Quoc Tu Giam, Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP 


Creaciones de conocidos diseñadores se presentaron en el Festival de Ao Dai en Van Mieu-Quoc Tu Giam, Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP


Espectáculo con ao dai en el Festival Hue 2014. Foto: Thanh Giang / VNP

El ao dai representa el cambio de Vietnam en el camino de la integració; ha pasado por numerosos ensayos, tanto endógenos como exógenos, pero siempre conserva su propia personalidad, y es un hermoso símbolo de la mujer vietnamita y orgullo de su pueblo./.
 

Vietnam tiene 13 patrimonios reconocidos por la Unesco como Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad. Entre ellos, hay siete legados en los que se usa el ao dai o ao tu tan: la copla folclórica Quan Ho, el canto Ca Tru, el canto Xoan, las coplas Vi Giam, Nha Nhac (música real de Hue), el Don ca tai tu (música improvisada del sur) y las prácticas del Culto a las Diosas Madres. 
Por Thao Vy
Fotos: Cong Dat, Thong Hai, Thanh Giang, Nguyen Luan y archivos