06/07/2015 17:10 GMT+7 Email Print Like 0

Abanicos de papel de la aldea de Chang Son

Gracias a su conciencia clara y capacidad de captar las cambiantes demandas del mercado, el pueblo de la aldea de Chang Son, en el distrito de Thach That, Hanoi, ha desarrollado el oficio tradicional de confección de abanicos de papel, logrando ingresos estables y mejorando su nivel de vida.
Durante muchos años, Ha Tay ha sido considerado la tierra de cientos de artesanías, como confección de sombreros cónicos, carpintería, escultura, fabricación de casas antiguas y de abanicos de papel, lo cual se relaciona estrechamente con la vida de los residentes de la aldea de Chang Son de generación en generación. El pueblo de Chang Son ha practicado la confeccion de abanicos de papel durante cientos de años. En este lugar, desde un niño de cinco años de edad hasta las personas mayores saben hacerlos. En los últimos años, debido a los cambios en los gustos de los clientes, los residentes de Chang Son han desarrollado esta profesión según  nuevos caminos más efectivos.


Creadores de abanicos seleccionan bambú para hacer varillas.


Las barras de bambú para hacer varillas de abanicos se colocan en todos los caminos de la aldea.


Cada hogar de Chang Son se dedica a una fase de la producción de abanicos.


Antes de pegar los papeles, las varillas de bambú se ponen en forma semicircular.


Colocando con mucho cuido las varillas de bambú antes de pegar los papeles.


Las barras de bambú se sumergen en agua durante unos meses para garantizar la durabilidad de las varillas.

Al visitar la aldea, quedamos sorprendidos por la imagen de miles de abanicos de papel de diversos tamaños y colores  secándose a lo largo de los caminos. Llegamos a la casa de Khai, dueño de un taller de fabricación de este artículo a gran escala. Su esposa, Huyen, nos comentó que, además de hacerlos, recogen los productos de otras familias del pueblo para ofrecer al mercado. En promedio, cada dos días su familia lleva toneladas de productos a los puntos de venta y para satisfacer las demandas del mercado, emplean a cientos de personas.

En Chang Son se fabrican los abanicos de manera muy especializada. La comuna tiene cinco grandes talleres como el de la familia de Khai y cada uno se dedica a la confección de un tipo de abanicos; los de Khai son los decorativos, con imágenes de pasajes, y los populares que suelen ser vendidos en los sitios turísticos y pagodas.

En la actualidad, los artículos de Chang Son se han diversificado en tamaños, colores y estilos. Muchos hogares producen los abanicos con telas de calidad y para el baile, que son utilizados en las festividades o utilizados como piezas artísticas.

Para conocer sobre este tipo de producto,  visitamos el taller de la familia de Duong Thi Nhung, que se dedica a la fabricación de abanicos para el baile y de tela de categoría según pedidos de los clientes. Nhung señaló que sus productos fueron exhibidos en ocasión del milenio de Thang Long-Ha Noi y recibieron elogios de visitantes nacionales y extranjeros. Su empresa vende al mes cientos de miles de estos artículos de diferentes tipos, tamaños y colores.
 


 Los pobladores de Chang Son colocan los abanicos en todos los caminos de la aldea para el secado.


Rincón del taller de producción de abanicos de la familia de Duong Thi Nhung en Chang Son.


Los abanicos ya concluidos, de diferentes colores, se agrupan por docenas.


 Los artesanos expertos pueden completar de 1 200 a 1300 abanicos al día..


Los abanicos de telas con diferentes imágenes y descripciones son favoritos de los clientes.


Un abanico con diseño tradicional.

 A pesar de la preponderancia de los aparatos eléctricos como los ventiladores, la confección de abanicos en  la aldea de Chang Son sigue desarrollándose,  lo cual constituye una buena señal y un testimonio de la sostenibilidad de las aldeas artesanales tradicionales.
.

 
Por Thao Vy - Fotos: Viet Cuong