08/10/2018 10:21 GMT+7 Email Print Like 0

Vidas apacibles y alegres en las zonas católicas

Más de siete millones de feligreses de la iglesia católica en Vietnam (que representan casi el 8 % de la población nacional), viven en unas 4 500 parroquias diseminadas en todo el país, que contribuyen al desarrollo y la prosperidad del país. La vida pacífica de los católicos de hoy es el resultado de casi 500 años de la "semilla del Evangelio" cultivada y desarrollada desde que llegó al país en 1533. Reporteros de la Revista Ilustrada Vietnam han viajado por las parroquias de las arquidiócesis de Hanoi, Hue y Ciudad Ho Chi Minh para reflejar la atmósfera alegre, y la vida pacífica y feliz de los feligreses de la iglesia católica de Vietnam.
Hue, la tierra del amor y la felicidad

Más de dos mil feligreses que asistieron a un servicio dominical en la catedral de Phu Cam, provincia de Thua Thien Hue, se alegraron de saber por el sacerdote Giuse Nguyen Huu Quoc Huy que la arquidiócesis de Hue celebró con éxito la ceremonia de apertura del Año Jubilar 2018, evento más grande después del  aniversario 150 de la fundación de la diócesis de Hue, celebrado en 2000.

En 1960, la diócesis de Hue tuvo el honor de ser ascendida a arquidiócesis por una orden emitida por el papa Juan XXIII, pontífice número 261 de la Iglesia Católica. Hue adquirió el mismo rango que las arquidiócesis de Hanoi y Saigón.

Phu Cam es la catedral bajo la arquidiócesis de Hue, que cubre las provincias de Thua Thien Hue y Quang Tri. Ubicada en la colina de Phuoc Qua, Phu Cam es uno de los templos más grandes y antiguos de Hue, visitada regularmente por unas 6 000 personas, especialmente en los fines de semana.



El coro de la catedral de Phu Cam, con capacidad para 2 500 personas, está casi totalmente ocupado durante los servicios dominicales. Foto: Thanh Hoa


Grupo infantil asiste a la clase catequética en el porche de la catedral de Phu  Cam. Fot6o: Thanh Hoa


Las actividades de verano para niños en la catedral de Phu Cam son diversas, desde aprender los dogmas de la iglesia, lenguas extranjeras y habilidades para la vida hasta danza y música. Foto: Thanh Hoa


El grupo infantil de la catedral de Phu Cam participa con entusiasmo en la enseñanza de danza y música. Foto: Thanh Hoa

El santuario de Nuestra Señora de La Vang, en la provincia de Quang Tri, otra iglesia bajo la arquidiócesis de Hue, no solo es el santuario más importante para los peregrinos católicos vietnamitas, sino también un famoso sitio religioso histórico a nivel nacional e internacional. El conocido santuario tiene una impresionante y hermosa basílica de estilo arquitectónico vietnamita construida en 2012, con capacidad para 5 000 personas. Cada año, a mediados de agosto, el santuario de La Vang recibe a cientos de miles de creyentes y visitantes nacionales y extranjeros que vienen a orar por las bendiciones de Nuestra Señora de La Vang.

La paz y la felicidad de las que gozan hoy tienen los pobladores bajo la arquidiócesis de Hue son gracias al amor y la unidad en la iglesia católica y la comunidad de feligreses vietnamitas nacionales y extranjeros, así como al apoyo de las administraciones locales en todos los niveles.

En junio, las autoridades de Hue facilitaron y garantizaron la seguridad para que el arzobispo de Hue inaugurara con éxito el Año Jubilar 2018 para celebrar el aniversario 30 de la canonización de 117 mártires por parte del papa Juan Pablo II, al que asistieron 2 000 dignatarios religiosos, sacerdotes y laicos. El evento fue la ceremonia más solemne y más grande después del  aniversario 150 de la diócesis de Hue, en 2000.




La parroquia de Tay Linh se encuentra en el barrio de Thuan Loc, en el interior de la ciudad de Hue.
La parroquia se formó durante la dinastía de Vo Vuong Nguyen Phuc Khoat y originalmente se llamaba Cau Kho.
Foto: Thanh Hoa


Los acólitos ofrecen velas en el altar antes de un servicio. Foto: Thanh Hoa


El coro de la iglesia de Tay Linh canta himnos durante un servicio dominical. Foto: Thanh Hoa


La parroquia de Tay Linh bajo la arquidiócesis de Hue tiene más de mil 100 feligreses,
que viven en su mayoría en el barrio de Thuan Loc



Nuestra Señora de La Vang es una aparición mariana en la figura de una dama vietnamita que sostiene en sus brazos a su hijo y lleva un traje tradicional nacional. Foto: Thanh Hoa


La basílica del santuario de Nuestra Señora de La Vang vista desde el antiguo campanario. Foto: Thanh Hoa


Un relieve de los mártires vietnamitas en el centro de peregrinación de Nuestra Señora de La Vang. Foto: Thanh Hoa


Las monjas se reúnen en el santuario de Nuestra Señora de La Vang. Foto: Thanh Hoa

La administración de Hue también ha facilitado al arzobispo la división y el establecimiento de nuevas parroquias, como Son Thuy, Phong Son, Huong Phu, Chanh Xuan, Hoa Da, Buong Tam y Nhat Tay. Durante los últimos cinco años, el arzobispo de Hue ordenó a 45 sacerdotes, nombró 60 párrocos y transfirió a 70 sacerdotes a diferentes parroquias.

Las autoridades locales han hecho grandes esfuerzos para ayudar a la arquidiócesis de Hue a desplegar su vida religiosa. Esto demuestra la comprensión y el intercambio entre el gobierno local y la comunidad católica en la construcción de una buena vida para los feligreses de la localidad. También prueba que Hue es una tierra de amor y felicidad.


La de Hue es una de las tres arquidiócesis de la iglesia católica en Vietnam. Tiene cinco diócesis, a saber, Ban Me Thuot, Da Nang, Nha Trang, Kon Tum y Quy Nhon. La arquidiócesis cubre las provincias de Thua Thien Hue y Quang Tri. Su arzobispo es Giuse "Joseph" Nguyen Chi Linh, presidente de la Conferencia Episcopal de Vietnam.

Clases de verano dentro de una antigua iglesia
 
Al visitar la parroquia de Phat Diem en la archidiócesis de Hanoi en el distrito de Kim Son, provincia de Ninh Binh, tuvimos la oportunidad de asistir a una clase de verano para niños dentro de la antigua catedral de Phat Diem.

La clase se divide en tres grupos basados en la edad. El grupo senior está compuesto por niños de entre 13 y 15 años; el de adolescentes, entre 10 y 12; y el de menores, entre 7 y 9.



La Navidad se celebra anualmente en la catedral de Phat Diem. Foto: Tran Hieu


Un servicio celebrado en la catedral de Phat Diem. Foto: Tran Hieu


La diócesis de Phat Diem organiza una clase de verano para que los niños aprendan catecismo y jueguen. Foto: Tran Hieu


Niños católicos en un desfile de velas en la noche de navidad. Foto: Tran Hieu

El grupo de personas mayores incluye a jóvenes claves que han sido enseñados por pastores, pastores asociados y capellanes para ayudar y guiar a los niños en la parroquia en las actividades de verano.

La clase está organizada de manera que garantice la relajación de los alumnos que practican las habilidades de los exploradores y aprenden a organizar equipos a través de los juegos.

Pham Thi Thu, miembro principal del grupo, dijo que aprendió muchas habilidades de organización y conocimiento sobre la iglesia católica, la Biblia y las políticas religiosas al asistir a la clase de verano impartida por pastores. Thu dijo que era una buena manera para que ella sirviera a la iglesia católica.

Además de estudiar el dogma de la iglesia, los niños tienen la oportunidad de conocer la historia de la catedral Phat Diem y visitar reliquias históricas y culturales locales, como el puente Phat Diem con techo de tejas y el teatro Nam Thanh.

"Después de cada clase, nos sentamos bajo los aleros de la iglesia, cantando canciones alegres. El conocimiento que obtenemos de la clase nos ayuda a sentirnos más seguros y dinamizarnos en la vida. Esta clase hace que nuestros días de vacaciones sean interesantes y útiles", dijo Thu.

Suoi Rao, una parroquia pacífica y próspera
                                                                         
Con el principio de "ser bueno tanto en la vida como en la religión", los feligreses de la parroquia de Suoi Rao en la provincia de Ba Ria Vung Tau, han desarrollado con éxito una economía agrícola para ganar dinero.

Al visitar la parroquia de Suoi Rao en la comuna de Suoi Rao, distrito de Chau Duc, que se encuentra bajo la arquidiócesis de Ciudad Ho Chi Minh, se puede encontrar la vegetación de árboles de caucho, pimiento y frutales crecidos en granjas que se mezclan con los bosques y montañas. La parroquia de Suoi Rao tiene 780 personas que se ganan la vida principalmente de la agricultura.

Pudimos ver la vida acomodada de los feligreses de esta parroquia costera cuando visitamos la granja de cerdos y cabras de Nguyen Kieu Hung y Tran Thi Van."Tenemos cuatro hectáreas para cultivar árboles de caucho y criar peces, por lo que nos ganamos bien vida. Nuestro hijo, Nguyen Van Ngoc, está estudiando en el seminario de Xuan Vien para servir a nuestra patria ya la parroquia", dijo Van alegremente. 



Una ceremonia de boda en la iglesia de Suoi Rao. Foto: Kim Phuong


Los jóvenes se unen a las actividades de verano en la parroquia de Suoi Rao. Foto: Kim Phuong


La administración de la provincia de Ba Ria Vung Tau ofrece controles médicos gratuitos para los miembros  de la parroquia de Suoi Rao. Foto: Kim Phuong


Niños en un campamento de verano realizado en la parroquia de Suoi Rao. Foto: Kim Phuong

Tran Duy Quang, otro feligrés de Suoi Rao, también gana dinero decentemente al criar carpas. De su lote actual, Quang vendió casi ocho toneladas de carpas, obteniendo una ganancia de casi 500 millones de dongs (más de 21 000 dólares estadounidenses).

"Este modelo de piscicultura se ha ampliado en la comuna de Suoi Rao con 25 familias que crían peces en un área total de 35 hectáreas que suministran alrededor de 700 toneladas de pescado al mercado", dijo Pham Van Hinh, presidente de la Asociación de Agricultores de la comuna. Los piscicultores obtienen grandes ganancias de este cultivo, gracias a los altos rendimientos y los buenos precios, según Hinh.

Además de ayudar a los feligreses a desarrollar la economía, la parroquia de Suoi Rao también organiza actividades de aprendizaje y caridad para los estudiantes y ayuda a las personas pobres y en situaciones difíciles./.


 
Por Thanh Hoa, Tran Hieu y Dang Kim Phuong