19/03/2005 00:00 GMT+7 Email Print Like 0

Héroe de los cielos

Confesiones desconocidas hasta ahora revela Pham Tuan, el primer piloto vietnamita que derribó un superbombardero B 52 de la aviación norteamericana y el primer cosmonauta de la nación


Encuentro con el piloto norteamericano del avión derribado por Pham Tuan
(de pie), Hanoi, 1973.


Intercambiando experiencias con pilotos jóvenes.


Cuando recibió la Orden
Ho Chi Minh y otros
títulos vietnamitas en 1980.


El primer cosmonauta vietnamita (izquierda).


Practicando el aterrizaje.


Entrenamiento en la
Ciudad de las Estrellas, antigua Unión Soviética.


Teniente general Pham Tuan.


Momento con sus seres queridos.

Pham Tuan
Nació el 14 de febrero
de 1947.
Ingresó en el Ejército
en septiembre de 1965.
Es actualmente Teniente general, Jefe del Departamento General
de Industria Militar.
Títulos honoríficos recibidos: Héroe de las Fuerzas Armadas de Vietnam, Héroe del Trabajo de Vietnam, Héroe de la Unión Soviética, Orden
Ho Chi Minh, Orden Lenin, Orden de Hazañas Militares de tercera clase y otros.

Confesiones desconocidas hasta ahora revela Pham Tuan, el primer piloto vietnamita que derribó un superbombardero B 52 de la aviación norteamericana y el primer cosmonauta de la nación

Nacido en una familia campesina en la ribera del río Tra Ly, provincia de Thai Binh, en el delta del río Rojo, Pham Tuan cuidaba búfalos, ayudaba a sus padres en la labranza y hacía travesuras, al igual que sus amiguitos de su misma edad. Sin embargo, gozaba de condiciones favorables para sus estudios preuniversitarios.

En 1965, cuando entró en la fase más dura la lucha antiyanqui por la salvación nacional, ingresó al Ejército junto a tantos otros jóvenes aldeanos. Pham Tuan recuerda aún:"Entonces, soñaba con ser marinero de guerra. Pero, después de los exámenes de salud, me mandaron a la clasificación de pilotos. No logré pasar las pruebas por 'problemitas' en los ojos. Me mandaron a estudiar ingeniería aeronáutica en la antigua Unión Soviética."

Por necesidades de la lucha patriótica, Vietnam pidió a la escuela soviética que eligiera entre sus estudiantes vietnamitas los mejores para su formación como pilotos. Esta vez, sí fue seleccionado.

En 1968 se graduó de la Escuela de la Fuerza Aérea de la antigua Unión Soviética, con calificación de excelente. Regresó al país con el rango de subteniente y fue enviado al Regimiento "Estrella Roja", para manejar cazas de combate.

Recuerdos inolvidables
En la guerra, cada combate deja recuerdos muy profundos. Pham Tuan rememora todavía su primera batalla en el cielo de Vinh, cabecera de la provincia centrovietnamita de Nghe An: "Los aviones enemigos volaban muy bajo y nuestros radares no lograban detectarlos. Cuando comenzaron el ataque, recibimos la orden de despegar. Perseguimos a los aviones enemigos durante un largo rato. Fue la primera vez que topé con los aviones enemigos. Entonces sentía una sensación palpitante y también de preocupación, pero era impresionante."

Jamás olvidará la noche del 27 de diciembre de 1972. La oscuridad de la noche se rompía de vez en cuando por los fogonazos que producían las estridentes explosiones de las bombas arrojadas en tapiz por los superbombarderos B 52 de la Fuerza Aérea norteamericana en su intento de llevar a Hanoi a la Edad de Piedra. ¡A castigarlos, en defensa del corazón del país! Y lo que debía suceder, sucedió:

"Después de cargar sobre un B 52, pensé enseguida en cómo escaparme del enjambre de cazas que acompañaban a las 'superfortalezas volantes', y también evitar que me pegara nuestro propio fuego antiaéreo, que venía desde abajo. Aterricé con seguridad, sin perder mis preocupaciones. Al despuntar el día siguiente, al recibir el mensaje de felicitación del general Vo Nguyen Giap me convencí del derribamiento de ese B 52."

A comienzos de 1973, tuvo lugar en la cárcel Hoa Lo, bien conocida en el mundo con el famoso nombre de Hilton-Hanoi, un encuentro de Pham Tuan con el piloto norteamericano que manejaba el B 52 derribado. La charla se hizo más interesante cuando el aviador estadounidense expresó que no lograba comprender qué había ayudado al héroe de la Fuerza Aérea vietnamita a abatir su superbombardero.

En 1979, le correspondió un nuevo honor a Pham Tuan: Fue seleccionado para el vuelo mixto soviético-vietnamita al cosmos, para investigaciones científicas en aras de la paz. Recordó los entrenamientos físicos para mejorar su resistencia: "Soy fuerte, pero también me cansó. Me parecieron insoportables los mareos causados por los ejercicios continuos y rápidos, con la cabeza abajo y arriba cada tres segundos y durante 10 minutos."

El 23 de julio de 1980, desde Baikonur, la nave espacial Soyuz 37 llevó a Pham Tuan y al cosmonauta soviético Victor Vaciliev Grobatko al cosmos para cumplir las misiones planificadas.

En su vida cotidiana
El héroe Pham Tuan tiene una vida tan sencilla, como la de tantos otros combatientes de las Fuerzas Armadas de Vietnam. Su esposa es médica militar y también pasó un tiempo en el campo de batalla. Su hija mayor es graduada de maestría de auditoría, y su hijo está en un curso de postgrado. El trabajo diario de jefe del Departamento General de Industria Militar parece no darle ni un minuto de descanso. Sin embargo, se siente muy contento, pues tiene una gran confianza en la generación joven, muy inteligente y dinámica, que sabe acumular conocimientos nuevos y experiencias de sus mayores en aras del desarrollo del país.

Texto y fotos: Tien Dung-Tuan Long-Thanh Dat