12/12/2015 12:16 GMT+7 Email Print Like 0

Arrozales en terrazas, maravilla hecha por el hombre

El esplendor de los arrozales en terrazas de Mu Cang Chai (provincia de Yen Bai), Hoang Su Phi (provincia de Ha Giang) y Sa Pa (provincia de Lao Cai) son reconocidos por el Estado como escenarios nacionales y apreciados por los medios de comunicación internacionales como el pináculo de belleza cristalizado por la cultura  y la labor del pueblo vietnamita. Esos tres campos panorámicos en terrazas han dado lugar a una vida abundante para los habitantes locales y constituye un producto turístico original de la región del altiplano noroccidental.
La balada del despeje de montañas
 
Según cuenta la gente del noroeste, unos cuatro siglos atrás los pueblos étnicos Mong, Dao y La Chi emigraron a esta región  para reclamar tierra virgen y asentarse. Sin embargo, para entonces, los cuatro grandes valles de la región noroccidental: Muong Thanh (provincia de Dien Bien), Muong Lo (provincia de Yen Bai), Muong Than (provincia de Lai Chau) y Muong Tac (provincia de Son La) estaban habitados por los grupos étnicos locales Thai y La Ha. Debido a ello, los recién llegados tuvieron que elegir cadenas montañosas como Khau Pha (Mu Cang Chai-Yen Bai), Hoang Lien Son (Sa Pa-Lao Cai) y Tay Con Linh (Hoang Su Phi-Ha Giang), de 1 000 a 1 600 metros sobre el nivel del mar, como sus nuevos asentamientos para construir sus propias aldeas.

Para asegurar sus medios de vida, debieron optar por el cultivo de maíz y milpa de arroz en las montañas muy inclinadas para su alimentación diaria. Al inicio, los campos en terrazas fueron construidos al pie de la montaña, cerca de fuentes de agua para el riego. Más tarde, cuando su población creció, esas minorías étnicas desarrollaron sus campos más y más alto en las laderas montañosas, creando hermosos arrozales en terrazas alrededor de las elevaciones, como se pueden ver hoy en día.

La instalación de los campos en terrazas fue verdaderamente un proceso muy elaborado, que requirió grandes mentes y mucha energía de los nuevos pobladores. Cu A Giang, del grupo étnico Mong en la comuna de La Pan Tan (Mu Cang Chai), nos dijo: "Con la experiencia de nuestros antepasados, las montañas seleccionadas para la construcción de terrazas tuvieron que ser inclinadas ligeramente con las fuentes de agua de los arroyos y estructuradas con un menor número de piedras y rocas para facilitar la creación de suelo de cultivo plano. La construcción de los arrozales en terrazas suele llevarse a cabo en la primavera, de enero a marzo, de modo que de abril a mayo, el agua pudiera ser recogida para la labranza".

Por su parte, Ly Van Trach, de la comuna de Thung Nguyen (Hoang Su Phi), relató que las tareas más difíciles en la construcción de campos adosados eran el allanado del terreno y el terraplén del campo, esenciales para el almacenamiento de agua y el flujo del líquido por todo el campo. Al respecto, explicó: "Nuestro pueblo Dao utiliza a menudo azadas y zapatas para el terraplén del campo. El nivel desigual entre los campos superior e inferior es 0,5 m-2 m. Los bancos de tierra se endurecen gradualmente cuando se empapan con el agua".

La reclamación de tierra virgen fue llevada a cabo de un año a otro y de generación en generación; de tal manera se formaron los campos colgantes como grandes frescos en las laderas de montaña. 



El campo adosado en la comuna de Nam Ty se encuentra entre los más bellos del distrito de Hoang Su Phi
(provincia de Ha Giang). Foto: Nguyen Thang



El valle de Ta Van, en el distrito de Sa Pa, atrae a los visitantes con su primitivo paisaje natural y fascinantes cultivos en terrazas
que abarcan las aldeas. Foto: Nguyen Thang 


La magnífica belleza de los arrozales en terrazas en la comuna de Che Cu Nha, distrito de Mu Cang Chai. Foto: Nguyen Thang.


Los campos en terrazas en la comuna de Luoc (Hoang Su Phi) en la temporada de arroz maduro. Foto: Thong Thien



Durante la cosecha, los campos en terrazas de la comuna de Che Cu Nha (distrito de Mu Cang Chai, provincia de Yen Bai)
parecen olas hasta la cima de la montaña. Foto: Nguyen Thang 
 
La superficie de los campos en terrazas en el nororeste del país actualemente se estima  en unos diez mil hectáreas, incluyendo casi 2 200 hectáreas en el distrito de Mu Cang Chai, casi 765 hectáreas en el distrito de Hoang Su Phi y casi mil hectáreas en Sa Pa que han sido reconocidos por el Estado como paisajes nacionales.
El desarrollo del campo adosado está estrechamente relacionado con la historia del asentamiento y la cultura de los grupos étnicos Mong, Dao, La Chi y Nung en Mu Cang Chai, Hoang Su Phi y Sa Pa. Debido a que estas minorías étnicas, en su vida espiritual, piensan que todas las cosas existen de forma sagrada, los cultivos en terrazas, los instrumentos de trabajo y los arrozales son consagrados como deidades, tales como la deidad del campo, la del arroz, la del trueno y la del agua.

Esto se manifiesta claramente a través de la adoración de las deidades de los instrumento de trabajo, del campo y del agua en el festival de año nuevo de los Mong, celebrado en el duodécimo mes lunar. Giang A Chu, de la comuna de Cao Pha (Mu Cang Chai), explicó: "Como las azadas y los arados laboran arduamente durante todo el año, ayudándonos a cavar y arar la tierra para la producción de arroz y maíz, deben tomar un descanso durante la fiesta del nuevo año. Por ello, nuestro pueblo mantiene la práctica de pegar papel sobre arados y azadas, y los colocamos en altares para la adoración, y ofrecerles inciensos para expresar nuestra gratitud, como lo hacemos con nuestros antepasados".

Del mismo modo, todavía existe entre la comunidad Dao roja en el distrito de Hoang Su Phi un singular ritual de veneración al espíritu de arrozal (arroz con cáscara). Los Dao rojos creen que los arroces con cáscara en los campos en terrazas también tienen alma y cuerpo como el ser humano. El hechicero montañés Trieu Choi Hin, quien presidió el ritual de homenaje al espíritu de arroz este año en la comuna de  Ho Thau, reveló: "En el proceso de recolección de arroz en los campos en terrazas, numerosos granos caen sobre el terreno cuando se transportan. Nuestro pueblo Dao debe realizar rituales para invocar las almas de esos granos, para que en las próximas cosechas no fallen y se traiga a casa más arroz".

Relacionado con el culto de las deidades, los pueblos étnicos Dao, Mong, La Chi y Nung de la región montañosa de Tay Con Linh, todavía creen en la historia de la adoración del trueno en la aldea de Suoi Thau, comuna de Ban Luoc. El jefe de la aldea, Dang Hong Canh, dijo que 300 años atrás, los Dao de vestido largo vinieron a construir campos en terrazas en esta área, pero sus cultivos fracasaron debido a la ausencia de lluvias. Sin embargo, desde que se construyó un templo dedicado a la deidad del trueno, sus cultivos se dieron bien en el buen tiempo y hoy, cuando comienza una nueva cosecha, la gente de Hoang Su Phi se reúne en el templo sagrado para orar por la lluvia.

Campos en terrazas de la prosperidad

Giang A Tong, presidente del Comité Popular del distrito de Mu Cang Chai, quien nació y creció en la cordillera de Khau Pha, está orgulloso del famoso paisaje de  su tierra natal: "Desde la época de nuestros antepasados, los arrozales en terrazas se convirtieron en nuestro medio de vida. El pueblo Mong, generación tras generación, ha construido constantemente nuevos campos en terrazas. Desde 2007, cuando los campos adosados de Mu Cang Chai fueron reconocidos por el Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo como un paisaje nacional, se han convertido en un tesoro común, que no solo produce arroz, sino que también constituye la identidad del pueblo Mong, y deben ser preservados".

El jefe de la aldea también apuntó que en los últimos años, los Mong y los Thai en el distrito de Mu Cang Chai han aplicado los avances científicos en la labranza de los campos adosados, con un rendimiento promedio de de 5,3 toneladas por hectárea. Solo en 2014, la producción total de arroz del distrito de Mu Cang Chai alcanzó casi 27 000 toneladas, lo que contribuye a la seguridad alimentaria local.

 

Las mujeres Mong en el distrito de Mu Cang Chai forman los bancos del campo y eliminan las malas hierbas para la
preparación de una nueva temporada de cultivo. Foto: Hoang Ha



Los pueblos étnicos Mong, Dao, Tay, Nung y La Chi hacen las tuberías de cañas de bambú para desviar el agua
de los arroyos a los campos o de los campos más elevados a los inferiores. Foto: Cong Dat 



Los Mong del distrito de Mu Cang Chai comienzan a trasplantar las plántulas de arroz en mayo o junio. Foto: Tat Son



Ho Thi De, en la aldea de De Thang, comuna de Che Cu Nha (Mu Cang Chai), explica que el arroz cosechado será secado
al sol en el campo durante tres días antes de ser trillado para eliminar los tallos y llevarse a las casas. Foto: Tat Son 



Después de cosechar el arroz, los Nung de la comuna de Po Lo (Hoang Su Phi, Ha Giang) utilizan pesebres
para trillar arroz en los campos. Foto: Thong Thien 


Hoy en día, los Nung en la comuna de Po Lo (Hoang Su Phi) aún mantienen la costumbre del intercambio de mano de obra
durante la temporada de cosecha. Foto: Thong Thien.


Las canastas llenas de arroz maduro dan señal de la abundancia de los pueblos étnicos en la región del nororeste. Foto: Tat Son.
 
Los campos en terrazas en las comunas de Che Cu Nha, La Pan Tan y De Xu Phinh se han convertido en lugares atractivos para los visitantes que vienen a contemplar la espléndida belleza de las caídas de agua y las cosechas de arroz. Anualmente, el ritual de los arrozales en terrazas se organiza durante la cosecha para promover el turismo. Giang A Tong dijo con orgullo: "El ritual del campo adosado es en realidad un rito en honor a los habitantes locales que han derramado su sudor, lágrimas e incluso sangre para crear los campos en terrazas de la felicidad y la prosperidad en esta región del altiplano".

En Hoang Su Phi, los cultivos en terrazas surgieron hace 3-4 siglos. Están ubicados en las comunas de Ban Luoc, San Sa Ho, Ban Phung, Ho Thau, Nam Ty y Thong Nguyen. El Ministerio de Cultura, Deporte y Turismo ha reconocido oficialmente 760 ha, de un total de más de 3 000 de campos en terrazas en Hoang Su Phi, como reliquias nacionales.

Hoang Hai Ly, secretario del Comité del Partido del distrito de Hoang Su Phi, señaló que cada año, los cultivos en terrazas locales producen de 25 000 a 27 000 toneladas de arroz, lo que contribuye a garantizar la seguridad alimentaria para más de 60 000 habitantes del distrito.

 
Los pueblos Mong y Thai en el distrito de Mu Cang Chai han aplicado los avances científicos en la labranza de los campos adosados, con un rendimiento promedio de de 5,3 toneladas por hectárea. Solo en 2014, la producción total de arroz del distrito de Mu Cang Chai alcanzó casi 27 000 toneladas, lo que contribuye a la seguridad alimentaria local.
Durante la Semana Cultural de Turismo del Campo Terraplenado, celebrada en septiembre, el proyecto HELVETAS de Suecia comprometió una inversión de cinco mil millones de dongs como apoyo al pueblo de Hoang Su Phi para desarrollar una modalidad turística de alojamiento en familia, con el fin de atraer a los visitantes extranjeros a los sitios con famosos campos en terrazas en los distritos de Nam Ty, Thong Nguyen, Ban Phung y Bac Luoc. Se espera que esto abra un futuro brillante para los habitantes de Hoang Su Phi, presentando a los visitantes extranjeros la belleza, la cultura y las creencias relacionadas con los panorámicos campos en terrazas de la sierra de Tay Con Linh.

Mientras tanto, en Sa Pa (provincia de Lao Cai), el desarrollo y la expansión de los arrozales en terrazas en el valle de Muong Hoa, en las comunas de Ta Van, Lao Chai y Hau Thao, han sido durante mucho tiempo un cometido local para garantizar la seguridad alimentaria, poniendo fin al nomadismo en la agricultura y la lucha por la vida en la localidad. Hasta el momento, casi 2 500 ha de cultivos en terrazas se han desarrollado en el distrito de Sa Pa, con un rendimiento promedio de casi 4,6 toneladas por hectárea y una producción anual de arroz de unas 120 000 toneladas

Los campos en terrazas que se extienden por cientos de hectáreas, laboriosamente creados por las minorías étnicas de Sa Pa como un "fresco gigante", fueron seleccionados por la revista estadounidense Travel and Leisure entre los siete campos en terrazas más hermosos del mundo. Este lugar es actualmente un sitio para que el distrito montañoso de Sa Pa desarrolle el turismo y la economía. Solo en 2014, Sa Pa acogió 1,5 millones de visitantes con una facturación total de más de 28 billones de dongs.



El pueblo Dao rojo en la comuna de Ho Thau (Hoang Su Phi) rezan por la deidad del arroz. Foto: Thong Thien.


El hechicero montañés realizan el el rito para invocar las almas de los granos de arroz. Foto: Thong Thien.


El hechicero Trieu Choi Hin en la comuna de Ho Thau (Hoang Su Phi) soplar un cuerno para invocar el alma del arroz.
Foto: Thong Thien.


Los Dao rojos en el distrito de Hoang Su Phi creen que el espíritu de cada grano de arroz puede invocar otros mil granos
de vuelta a sus cestas, dando abundante arroz para el hombre. Foto: Thong Thien.


En ocasión del año nuevo, los Mong suelen 
pegar papel sobre arados y azadas, y los colocan en altares para la adoración, y
ofrecerles inciensos para expresar gratitud con los instrumentos agrícolas que les han apoyado en la labranza.
Foto: Thong Thien.
 
Los panorámicos arrozales en terrazas de la región noroccidental han constituido no solo una fantástica imagen natural, sino también una maravilla épica del trabajo creativo de los montañeses en el transcurso de varios siglos de transformación de la naturaleza para servir a sus vidas.
 
Por Thong Thien - Fotos: Nguyen Thang, Hoang Ha, Tat Son, Thong Thien y Cong Dat