23/02/2005 00:00 GMT+7 Email Print Like 0

Transformaciones en Vinh Linh

Vinh Linh, por donde pasa el paralelo 17 que dividió al país durante más de 30 años, revela hoy sus secretos.


Vista del puente Hien
Luong sobre el río
Ben Hai en el paralelo 17.nbsp;


Los túneles de Vinh Moc atraen a turistas de
todas partes.


Todo para el frente.

nbsp;
Círculo infantil bajo la tierra en Vinh Moc.nbsp;


nbsp;Lágrimas de alegría por
el reencuentro al terminar la guerra.
nbsp;nbsp;nbsp;


La heroína Ngo Thi Lieu.


Así es hoy el poblado de
Tung Luat.nbsp;


Competencia de remos
ennbsp;el río Ben Hai.
nbsp;


El cultivo de pimenterosnbsp;
es popular en Vinh Linh.


Taller de la fábrica denbsp;
papel de embalaje.nbsp;
nbsp;
nbsp;
nbsp;
nbsp;

Vinh Linh, por donde pasa el paralelo 17 que dividió al país durante más de 30 años, revela hoy sus secretos.

Pasado heroicoLa historia encargó a Vinh Linh, en la provincia central de Quang Tri, la misión de ser la avanzada del norte socialista y la retaguardia directa del sur en la lucha contra el imperialismo norteamericano y sus títeres. Resulta difícil imaginar que, durante los años de 1964 a 1973, los aviones estadounidenses arrojaran sobre esta zona de casi 800 km², 668 876 t de bombas, que mataron a 12 124 personas e hirieron a otras 10 097. Cada habitante de Vinh Linh sufrió hasta siete toneladas de bombas. Miles de personas padecen de los efectos de las sustancias químicas tóxicas como el Agente Naranja /dioxina.

Durante la guerra, los habitantes de Vinh Linh construyeron 114 sistemas subterráneos de ocho a 23 m de profundidad, intercomunicados por 1 300 km de trincheras; especialmente el subterráneo en Vinh Moc mide 1 701 m de largo. En coordinación con las fuerzas armadas, derribaron 293 aviones de todo tipo, entre ellos siete superbombarderos B 52, y hundieron e incendiaron 69 barcos de guerra.

Presente animado
Al llegar a Vinh Linh, me sorprendió el ambiente bullicioso en la playa de Nu Hoang y el puerto pesquero de Cua Tung, así como en los hoteles y restaurantes diseminados en medio del verdor de los pimentales. Hay muchos cambios en Vinh Linh. El terraplén de otrora cedió lugar a un amplio camino asfaltado que bordea el mar y serpentea entre los poblados. Los puertos pesqueros se animan con vocerías cada vez que llegan los barcos repletos de pescado.

Subiendo por la cuenca del río Ben Hai, se encuentra el puente Cua Tung en última fase de construcción. En esta zona turística se palpa la prosperidad de los aldeanos gracias a la cría de langostas. El señor Nguyen Xuan Cong, de la aldea An Hoa 1, es un ejemplo. Durante los últimos tres años ganó unos 32 000 dólares anuales por la venta de langostinos y langostas. Con esa ganancia, construyó un hotel de 15 habitaciones para turistas.

Mientras tanto, en la aldea de Vinh Giang se destaca el poblado de Tung Luat, totalmente arrasado durante la guerra, por tener ahora una planificación física propia de una urbe moderna. Esta población fue reconocida por el Ministerio de Cultura e Información como Comuna Culta.

De poblado pobre en el pasado, Phan Hien es hoy modelo de desarrollo en el distrito de Vinh Linh. Casas espaciosas y confortables se yerguen a ambos lados de los caminos aldeanos de hormigón. Sus habitantes prosperan cada día gracias a la cría de camarones. El camaricultor Ngo Quang Thanh dijo que, gracias a los créditos y adiestramiento técnico, los habitantes de la localidad lograron salir de la hambruna y la pobreza. Todos los terrenos salinos se destinan a la cría de crustáceos. Las 280 ha dedicadas a la cría de camarones prometen un futuro aún mejor para los aldeanos.

Además de esa actividad, Vinh Linh se dedica al cultivo de pimenteros y obtención de caucho, que ofrece a la población ingresos considerables. La heroína Ngo Thi Lieu, de 88 años de edad, expresó que esa producción no solo ayuda a la gente de Vinh Linh a salir del hambre sino a ser cada día más próspera. Esta mujer, esposa de mártir y madre de cinco hijos, entre ellos cuatro mártires y un herido de guerra, es testigo vivo de los cambios en Vinh Linh.

Futuro prometedor para elnbsp;desarrollo industrial nbsp;
En nuestro viaje a Vinh Linh, tuvimos la suerte de encontrar a uno de los 17 niños que vinieron al mundo en los subterráneos de Vinh Moc: la señora Ho Thi Du, quien vive hoy con su marido y sus dos hijos, dedicada al cultivo de arroz y pimenteros. Se siente orgullosa de haber nacido en las entrañas de su tierra natal -la tierra que ayuda al hombre en los cultivos, lo protegió de los bombardeos y le facilita la materia prima para un ladrillar con capacidad de 17 millones de unidades al año, que se construyó al terminar la guerra. El director de la fábrica del material de construcción, Le Van Dang, dijo que su centro está funcionando al máximo de su capacidad y no ha podido satisfacer las demandas del mercado local.

Al igual que la fábrica de ladrillos, la planta de papel de embalaje, con una capacidad de 8 000 t anuales que garantiza trabajo a más de 200 personas, está asegurando su marca comercial en el mercado. Vinh Linh, además, suministra anualmente más de 3 000 t de productos marítimos procesados, 500 de sal,nbsp; 200 000 t de piedra y gravilla para las obras de construcción, 10 000 de zircón y otras materias primas para la industria.

Otrora baluarte de la lucha antiyanqui, Vinh Linh se encamina con sus potencialidades a ser un poderoso centro del desarrollo económico.nbsp;nbsp;

Por: Hoang Chuong - Fotos: Van Chuc y Trong Chinh

nbsp;


nbsp;Un sector de la fábrica de ladrillos

La cría camaronera hace
prosperar a la gente denbsp;
Vinh Linh.nbsp;nbsp;

Alegría en el puerto pesqueronbsp;
de Cua Tung.nbsp;nbsp;

Trabajos publicados