05/11/2021 15:18 GMT+7 Email Print Like 0

Hue atesora la quintaesencia de la artesanía vietnamita

Durante más de trescientos años (1636-1945), Hue fue la urbe central y luego la capital de las familias monárquicas, incluidos 13 reyes Nguyen, la última dinastía feudal de Vietnam, por lo que allí convergen numerosas expresiones de artesanías, en las que hay ocupaciones especiales originadas en los mandarines, o antiguos pueblos de artesanos dedicados al servicio de la corte. Las profesiones tradicionales de Hue se han formado en dos vertientes distintas: la real y la folclórica. A pesar de los altibajos de la historia, la antigua capital aún conserva un sistema rico y único de pueblos artesanales y se considera un lugar para conservar la quintaesencia de las artesanías vietnamitas.
Huellas de las fábricas de los mandarines de la dinastía Nguyen

A pesar de haber transcurrido cientos de años, Hue sigue brillando con palacios dorados, ciudadelas, mausoleos, templos e innumerables tesoros dejados por las dinastías feudales, que contribuyen a crear un patrimonio cultural único de la humanidad.

La Resolución 54-NQ/TW del Buró Político ha indicado claramente que el camino de desarrollo de Thua Thien Hue en el período 2021-2030, con una visión al 2045, se basa en la cultura y el patrimonio, y la protección de la identidad cultural. Es una oportunidad y una condición indispensable para que Hue preserve y promueva constantemente los valores patrimoniales, incluido un sistema de aldeas artesanales.
Ese valioso legado fue creado por los famosos artesanos reales, maestros de todo el país convocados por los reyes Nguyen para servir en la corte. Con manos hábiles y gran talento, crearon obras maestras que no solo satisficieron los infinitos requerimientos de los reyes, sino que también dejaron un tesoro invaluable para la posteridad.

Durante esa dinastía, había una agencia especial que se consideraba el aparato de gestión de la artesanía real: el sistema de fábricas de los mandarines. Su tarea principal era supervisar directamente la construcción de palacios, la producción de los utensilios reales, así como la acuñación de dinero, la fabricación de armas, la construcción naval... En aquellos tiempos existían diversas artesanías diferentes, en ámbitos como carpintería, albañilería, fundición, cerámica, ladrillos y tejas, joyería, costura, bordado y tallado, entre otras

Según libros de historia, desde el reinado de Gia Long (1802-1820) hasta el inicio del gobierno del rey Tu Duc (1847-1883), debido a la necesidad de construir una gran capital, el número de trabajadores calificados se contaba por miles.



Técnica de fabricación de moldes en Phuong Duc, Hue. Foto: Thanh Hoa / VNP
 

Las Nueve urnas dinásticas son el pináculo de la fundición de bronce durante el reinado de los Nguyen. Foto: Thanh Hoa / VNP 


Libro y sello de oro de la dinastía Nguyen. Foto: Thanh Giang / VNP


El tesoro nacional del conjunto de los Nueve cañones está exquisitamente fundido en bronce rojo. Foto: Thanh Hoa / VNP








Sofisticados trajes y accesorios de uso en la corte, recreados por los artesanos. Fotos de archivos de VNP


Zapatos de brocado decorados con hilos de plata fabricados por los artesanos de Hue. Foto: Thanh Hoa / VNP


Pieza ornamental esmaltada. Foto: Cong Dat / VNP 


 
Lecho real de la dinastía Nguyen. Foto de archivo de VNP


Cometa semejante a un fénix en estilo real de Hue. Foto: Thanh Giang / VNP
 

Los constructores siguen el estilo real tradicional de la antigua capital. Foto: Trong Chinh / VNP


El camino del desarrollo basado en la protección del patrimonio cultural es una oportunidad y también una condición indispensable para que Hue preserve y promueva los valores de la artesanía tradicional. Foto: Thanh Hoa / VNP

Los artesanos reales eran seleccionados cuidadosamente, y hubo algunos que, por sus destacadas habilidades, el rey los honró con títulos, cargos, campos y casas.

Por ejemplo, los orfebres Cao Dinh Do y Cao Dinh Huong, padre e hijo, considerados los antepasados de la industria de la joyería de Hue, fueron nombrados Líder militar provincial y Diputado Líder militar provincial por la dinastía Tay Son, y durante el reinado de Gia Long se les respetaba, se les otorgaban beneficios y conservaban el antiguo título.

El carpintero Nguyen Van Kha, de la aldea de An Nong, distrito de Phu Loc, provincia de Thua Thien Hue, recibió el puesto de líder de los artesanos del rey Khai Dinh, con especialización en diseño de interiores y exteriores, restauración y construcción de templos y palacios, se le llamó “la mano más talentosa” y se le concedió el privilegio de no tener que postrarse al encontrarse con el rey.

Una anécdota famosa en la historia de la pintura vietnamita es la protagonizada por Phan Van Tanh, quien se acostaba sobre sus espaldas y usaba las piernas para pintar el famoso cuadro “Nueve dragones escondidos en las nubes”, en el techo del Palacio Thien Dinh de la tumba de Khai Dinh.

Puede decirse que, gracias a sus excelentes artesanos, la dinastía Nguyen construyó un sistema de ciudadelas, palacios, mausoleos y templos regionales con multitud de objetos y muebles, herramientas, estatuas, campanas, urnas, calderos, cañones... que tienen un valor especial en cuanto a arquitectura, forma, estética y aplicabilidad. Muchos de esos objetos son ahora en tesoros nacionales.

Al llegar hoy a la antigua y tranquila capital, y contemplar los magníficos palacios, los visitantes no pueden evitar sorprenderse con la belleza de los relucientes azulejos dorados de lapislázuli, las brillantes obras de esmalte vítreo y muchas otras piezas preciosas. Todas ellas son las huellas del sistema de fábricas de los mandarines de la dinastía Nguyen, o más precisamente, es la marca de las manos talentosas y las mentes creativas de los artesanos reales de Hue.


Famosos pueblos artesanales en la mítica capital 

Es la preservación del patrimonio en Hue lo que ha seguido nutriendo y desarrollando el equipo de artesanos tradicionales de la localidad y reuniendo allí a los mejores artesanos del país, típicamente carpintería y albañilería, pintura en laca, procesamiento de productos de esmalte, bordado...
(Dr. Phan Thanh Hai, director del Departamento provincial de Cultura y Deportes de Thua Thien Hue)
Según los investigadores, junto con la expansión del territorio de los señores Nguyen, y luego la formación de la capital de las dinastías Tay Son y Nguyen, negociantes y trabajadores calificados de todas partes se reunieron allí para trabajar y vivir y convirtieron gradualmente a Hue en una de las tradicionales cunas artesanales de nuestro país. A partir de entonces, muchos artesanos y trabajadores especializados han tenido la oportunidad de desarrollar su profesión. Por ejemplo, en 1868, cuando los franceses concluyeron la ocupación de Cochinchina, el gobernador de la región, Pierre-Paul Marie de La Grandière, pidió a la corte de Hue que enviara a dos talentosos fabricantes de mosaicos a Saigón para enseñar el oficio. En 1877, la corte envió obras de mosaicos vietnamitas a Francia para asistir a una feria de artesanía.

La dinastía Nguyen se considera el período en que floreció la artesanía tradicional de Hue, con numerosos pueblos y artesanos famosos en el país. La alfarería de la aldea de Phuoc Tich, por ejemplo, era tan afamada que en los reinados de Minh Mang (entre 1820 y 1841) y Khai Dinh (entre 1916 y 1925), la localidad debía presentar 30 piezas “om ngu” (un tipo de olla específica para cocinar arroz para el rey) a la corte cada mes. Los productos cerámicos sin esmaltar de la aldea también se vendían a Japón y se usaban solemnemente en fiestas de té japonesas. La aldea de Tien Non, especializada en trabajos de laca, fue designada por Khai Dinh para restaurar la laca dorada en la Ciudadela de Hue. Vale la pena mencionar al pueblo de fundición de cobre de Phuong Duc y al de joyería Ke Mon. Ambos sitios han creado diversos productos clasificados como obras maestras, muchos de los cuales se han convertido en tesoros nacionales, como las nueve urnas de cobre, nueve cañones de bronce, campanas de bronce de la pagoda Thien Mu, el sello de oro “Sac menh chi bao”, el libro de oro “De he thi”...





El arte de la pintura popular en la aldea de Sinh. Fotos: Thanh Hoa / VNP 


Turistas japoneses aprecian la elaboración tradicional de inciensos. Foto: Thanh Giang / VNP


El grabado es una de las profesiones más famosas de Hue. Foto: VNP




Fabricación de papel Truc Chi. Foto: Thanh Giang / VNP 


Conjunto de herramientas artesanales. Foto: Thanh Giang / VNP 


Than Van Huy, de la aldea de Thanh Tien, transmite a su hijo el oficio de elaboración de flores de papel. Foto: Thanh Giang / VNP


Artesanos dedicados a la fabricación de flores de papel típicas. Foto: Thanh Hoa / VNP

De acuerdo con los resultados de una investigación del autor Vu Thanh Huy, de la Universidad de Hue, toda la provincia de Thua Thien Hue tiene actualmente 110 aldeas artesanales con casi 30 ocupaciones y grupos tradicionales. En ellas se han formado y desarrollado numerosos pueblos artesanales desde hace mucho tiempo y también hay nuevas artesanías importadas de otros lugares. Diversas ocupaciones aún se conservan y desarrollan, como la fundición de bronce, la carpintería de bellas artes, la producción de piezas de bambú y el procesamiento de productos agrícolas.

Actualmente, la provincia cuenta con políticas, programas y proyectos de investigación relacionados con la restauración y el desarrollo de las artesanías tradicionales; ha identificado el desarrollo de la artesanía y las aldeas artesanales como uno de los programas clave de desarrollo socioeconómico para contribuir a acelerar la industrialización y modernización de la agricultura y las zonas rurales.

Con el fin de honrar y promover este quehacer, desde 2005 Thua Thien Hue organiza el Festival de Artesanía Tradicional de Hue en años impares, que constituye un gran evento cultural que congrega lo mejor de la huella cultural de la región. Phan Thanh Hai, director del Departamento provincial de Cultura y Deportes, señaló que el festival no solo promueve y fomenta la artesanía tradicional, sino que también crea oportunidades para que artesanos calificados nacionales e internacionales se reúnan para intercambiar y mejorar sus habilidades.

Después de casi 300 años desde que los señores Nguyen entraron en Hue para reclamar tierras, muchas ocupaciones tradicionales del pueblo vietnamita han dado pasos significativos para hacer progresar esta tierra sagrada y contribuir a la creación de una imagen de la cultura propia del lugar, así como de medios de vida, y desarrollo económico y social de la gente de la antigua capital.
/.
 
Por Thanh Hoa - Fotos: VNP