18/03/2019 09:55 GMT+7 Email Print Like 0

Colección única de campanas

Después de más de 10 años coleccionando campanas, el Sr. Bui Duc Tam (Ciudad Ho Chi Minh) posee un conjunto de más de 200 piezas originarias de numerosos países. Su pasión no es solo para escuchar el sonido de las campanas, sino también para preservar sus valores.
En un viaje de trabajo, Bui Duc Tam  pasó  por una tienda de antigüedades, el dueño le presentó a Tam una campana antigua, y no perdió la oportunidad de poseerla. Desde entonces, adquirió la afición de coleccionar y tocar campanas;  adondequiera que iba,  siempre volvía con campanas. Conociendo su hábito, sus amigos también se las regalaban después de sus viajes. Gracias a su pasión, durante más de 10 años, ha conseguido muchos tipos de campanas de diferentes países como Vietnam, Francia, España, India, Japón, Tíbet...

“Una vez que visité una pagoda, después de conversar con el monje, comprendí que tocar campanas era escuchar sus sonidos; los practicantes exitosos como el monje pueden adivinar el poder del que toca las campanas después de escuchar sus sonidos. Me gusta comprar campanas viejas porque creo firmemente  que en ellas se almacenan perfectamente los  valores del tiempo”, compartió Tam.



Gracias a su gran pasión, actualmente Bui Duc Tam posee un conjunto de 200 tipos de campanas 
de  muchos países del mundo..


 Desde las campanas más pesadas…..


 …hasta las campanas más pequeñas.


 Una campana al vapor de la etapa de la colonización francesa.


Para Tam, coleccionar campanas no es solo un placer,  sino  también una interacción cultural
que siempre le apasiona.


Durante más de 10 años ha adquirido con gran pasión muchos tipos de campanas
de diferentes países como Vietnam, Francia, España, India, Japón, Tíbet...

Quizás la infancia de Tam estuviera muy asociada con las campanas de los autobuses recogiendo a los niños en la ciudad para ir a estudiar, o a las campanas de los vendedores de helados que recorrían las calles.  Tam está dispuesto a ofertar un precio alto para comprar campanas viejas de vendedores en las calles. A pesar de costarle mucho dinero,  está totalmente satisfecho con las piezas que ha llevado a su casa y piensa que nunca  se convertirán en dinero.


Tal vez muchas personas se sorprendan al entrar en esta pequeña habitación en el primer piso donde se cuelgan en la pared o se guardan cuidadosamente en una caja de vidrio  innumerables campanas de diversos tamaños y formas, todas registradas con el lugar y el momento de su compra. Hay campanas de más de medio siglo de antigüedad, incluso de miles de años. Dentro de su colección, se destacan dos, una de la cultura Champa y  la otra pequeña como la palma de una mano; ambas se compraron respectivamente en Nha Trang y Hue. Le gustó especialmente la campana que compró  en una visita al mercado de antigüedades de Saigón, perteneciente a un soldado estadounidense que luchó en el campo de batalla del sur en 1972.

Entre sus más de 200 campanas, resalta el gran número de piezas  de origen europeo. Cada vez que tiene la oportunidad de viajar a Europa, siempre deambula por las tiendas de antigüedades a fin de buscar y comprar campanas, de las utilizadas para llamar al cajero en restaurantes, o colocadas en las puertas de casas, o para vacas y ovejas en el campo…

Con su experiencia de más de 10 años de propietario de campanas antiguas de diferentes países, Tam señala que estas se diferencian en  sonidos y cada tipo de badajo las hace sonar  de forma distinta. La que emite el sonido más alto no  significa que es  la mejor. Quien toca deberá tener la mente tranquila para poder escuchar su sonido, porque en él  converge la cultura única de cada país
./.

 Algunos de los 200 tipos de campanas coleccionadas  de  muchos países:































 
Por Ngan Ha- Fotos: Nguyen Luan