29/07/2016 14:26 GMT+7 Email Print Like 0

Avance de la producción de cerámica en Kim Lan

Gracias a las hábiles manos de los artesanos junto con las nuevas tecnologías, los residentes de Kim Lan han convertido la tierra de la aldea en materia prima para la fabricación cerámica, mejorando la vida económica de muchos hogares de la localidad (distrito de Gia Lam, Hanói) debido a que sus productos han adquirido ya sus propios mercados. 
Los hogares de Kim Lan utilizaban hornos convencionales de cerámica con carbón. Se mezcla el carbón en polvo, la tierra y el agua, compuesto con el cual se forman pequeños pedazos, puestos luego en las paredes para que se sequen antes de ponerlos en hornos con productos de cerámica elaborados. El proceso completo lleva unos días.

Sin embargo, a causa de un mal aislamiento, los hornos de carbón consumen grandes cantidades de energía; además, contaminan el pueblo con polvo y humo, que dañan la salud de los niños y las familias que viven  alrededor.

Ante estas dificultades, la embajada de Dinamarca en Vietnam y el Ministerio de Industria y Comercio establecieron una política de financiamiento de 6,5 millones de dólares en apoyo a los programas de inversión verde. La misión diplomática danesa aporta el 50 % del capital para las familias que desean ampliar la producción y cambiar de la forma convencional a la industrial.



Todas las fases de la  fabricación de la cerámica se siguen realizando de forma manual,
excepto el uso de gas como combustible. 



Según los contratos comerciales, algunos productos cerámicos de Kim Lan se elaboran sofisticadamente
en moldes manuales, y sus precios son mucho más elevados que los de producción en serie.


Fabricación de macetas en Kim Lan.


Decoración de jarras para vino.


Los productos de Kim Lan son principalmente artículos para el hogar, tales como recipientes para
almacenar alimentos y cocinar pescado a fuego lento, o encurtidos…
En la foto, productos ya procesados y listos para la fase de esmaltado.



Las tejas de cerámica son producto típico de la aldea de Kim Lan.


 Hace cinco años, había más de mil hornos tradicionales de cerámica. Desde que adoptó la tecnología
de cocción cerámica con gas, en Kim Lan quedan solamente unos 100 hogares con la manufactura tradicional.



En Kim Lan puede encontrarse fácilmente productos de cerámica por doquier.


Además de la contaminación al medio ambiente, el uso de carbón como combustible
causa riesgos y limita la capacidad de la fabricación cerámica.



Con el gas como combustible, el tiempo máximo es 20 horas, lo que reduce notablemente
el ciclo de fabricación de cerámica. 



Tarros y jarras para vino son los productos más encontrados en Kim Lan.


Los productos cerámicos de Kim Lan se transportan a las provincias centrales
de Quang Ngai y Quang Tri.



Utilizando la tierra  de la misma aldea como materia prima, gracias a  la aplicación de la nueva tecnología
de la cocción cerámica, los productos son competitivos y cada día fortalecen  más su posición en el mercado.

Nguyen Van Lan, uno de quienes se benefician directamente con esta asistencia, expresó: “Nuestra familia ha recibido más de 100 millones de dongs del proyecto y hemos construido un horno  de gas que nos da mucho más eficiencia que el tradicional de antes”.

Según él,  para un ciclo completo, con los hornos tradicionales se necesitan unos seis días incluyendo 1.5 días para poner los materiales a hornear, cuatro para la cocción cerámica y uno para  el enfriamiento. Sin embargo, desde que se utilizan los hornos industriales, el tiempo para la cocción cerámica se reduce hasta 20 horas y se necesitan solamente dos días para tener los productos listos para vender.

Según estadísticas  del Comité Popular de Kim Lan, cinco años atrás el pueblo tenía más de mil hornos tradicionales. Gracias a  la tecnología de cocción cerámica con gas, quedan solamente unos de cien hogares con la manufactura tradicional. Los productos cerámicos de Kim Lan se venden en todo el país y en su mayoría son artículos para el hogar.

El uso de la nueva tecnología no solamente ahorra energía y protege el medio ambiente, sino también mejora notablemente la vida económica de las familias debido a que aumenta la competitividad de los productos, fortaleciendo su posición cada día más en el mercado.

 
Por Quynh Anh - Fotos: Cong Dat