02/03/2020 10:58 GMT+7 Email Print Like 0

Aldea de fundición de tesoros nacionales en Hue


Quien visita la ciudad de Hue, queda sorprendido por sus obras maestras de cobre, de toneladas de peso, como la gran campana de la pagoda Thien Mu, las nueve urnas dinásticas o un conjunto de nueve cañones enormes. El lugar donde se funden estos tesoros nacionales únicos es Phuong Duc, un pequeño pueblo artesanal ubicado en la orilla sur del río del Perfume (río Huong), no muy lejos de la urbe.
En la ribera meridional del río del Perfume, a unos tres kilómetros al suroeste de la Ciudadela de Hue, la aldea de Phuong Duc es conocida por su oficio tradicional de fundición de cobre. Según los registros históricos, esta labor se remonta a la época del gobernador Nguyen, a principios del siglo XVII. El antepasado de esta profesión fue Nguyen Van Luong, oriundo de Bac Ninh radicado en Hue. Desde esa época y hasta el siglo XIX, los gobernadores y reyes de la dinastía Nguyen convocaron a talentosos artesanos para la construcción de la Ciudadela de Hue, en cuanto a la fundición de armas, monedas y artículos de la corte real. 


En un taller tradicional de fundición de cobre en Hue. Foto: Nguyen Luan


La temperatuda del horno puede alcanzar a miles de grados centígrados. Foto: Nguyen Luan


El material principal para la fundición es cobre rojo puro. Foto: Thanh Hoa


Creando patrones decorativos en moldes. Foto: Thanh Hoa


El señor Nguyen Van Quy, artesano experimentado del taller de fundición de Nguyen Van Niem en la aldea de Phuong Duc. Foto: Thanh Hoa


Grabado de año fundido en una campaña de cobre. Foto: Thanh Hoa


Grandes moldes son hechos de arcilla y otros ingredientes especiales.Foto: Thanh Hoa


Secado de moldes al sol antes de utilizarlos. Foto: Thanh Hoa



Vertiendo el cobre fundido al molde. Foto: Nguyen Luan


Técnica de soldadura de cobre. Foto: Nguyen Luan



Campana de cobre, producto tradicional de la aldea de Phuong Duc. Foto: Nguyen Luan

Muchos de aquellos objetos se han convertido en obras maestras tangibles de Hue, antigua capital imperial, reconocidos por el Estado como tesoros nacionales, entre ellos urnas de bronce fabricadas de 1659 a 1684; la gran campana de la pagoda Thien Mu, de 1710; nueve urnas dinásticas colocadas ante el Templo de las Generaciones (The Mieu), fundidas de 1835 a 1837, y nueve cañones sagrados localizados frente al Ngo Mon (Puerta del Mediodía de la Ciudadela de Hue), que datan de 1803 a 1804.
Los productos de cobre fundido de Hue han sido famosos por ser exquisitos y duraderos independientemente del tiempo. Hoy en día, este trabajo ha entrado a una nueva etapa de desarrollo con alta tecnología y los artesanos de Phuong Duc muestran que sus habilidades y talentos no son inferiores a los de sus predecesores. Muchos trabajadores nacieron y se hicieron famosos en todo el país, así como en el extranjero, tales como Nguyen Van Sinh, Nguyen Van Vien, Nguyen Van Thuan, Nguyen Van De, Nguyen Van Trai, Nguyen Van Tue y Nguyen. Van Niem y Le Van Son.
Además de los productos tradicionales conocidos — campanas, estatuas, incensarios y lámparas—, los artesanos de Phuong Duc han investigado y ralizado con éxito numerosas piezas únicas de alto valor artístico y económico, como la estatua del general Tran Hung Dao, de 10,2 metros de altura y 21,6 toneladas de peso, situada en el parque Vi Hoang, provincia de Nam Dinh; la estatua de Buda Tathagata, de 4,3 metros de altura, en la pagoda Kim Thanh, ciudad de Play Cu, provincia de Gia Lai, o el tambor instalado en el Museo Quang Trung (provincia de Binh Đinh). Especialmente, con motivo del milenio de Thang Long-Hanoi, el artesano Nguyen Van Sinh y sus discípulos establecieron un récord cuando fundieron una campana enorme para la pagoda Bai Dinh, en Ninh Binh, con un tamaño de 5,5 m de altura, 3,7 m de diámetro y 36 toneladas de peso, la cual fue considerada la más grande del sudeste asiático.



Las nueve urnas dinásticas en The Mieu, Hue. Foto: Thanh Hoa


El mango de  gigante caldero hecho en la dinástia Nguyen en Hue. Foto: Thanh Hoa








Estatua de  animal. Foto: Nguyen Luan


Foto: Nguyen Luan

La tumba y la casa de los antepasados de la fundición de bronce han sido clasificadas como Sitio Histórico y Cultural Nacional. Actualmente, la comuna tiene alrededor de 60 hogares que realizan esta labor, atrayendo a unos 300 trabajadores permanentes. Sus productos no solo tienen lugar firme en el mercado interno, sino que han sido exportados a diversos países, como Estados Unidos, Francia, Japón, China, India y Nepal, con un ingreso de casi 10 mil millones de dongs por año (equivalente a 400 mil dólares).

Tras cuatro siglos de formación y desarrollo, los artesanos de fundición de bronce de Hue aún mantienen y glorifican una profesión que ha creado obras maestras, tesoros nacionales para transmitir a las nuevas generaciones.
Por Thanh Hoa - Fotos: Thanh Hoa y Nguyen Luan