26/04/2020 20:21 GMT+7 Email Print Like 0

Aldea de bordado de Quat Dong


Gracias a su oficio tradicional de bordado en los trajes reales en el período feudal, Quat Dong en el distrito de Thuong Tin, Hanoi, se hizo famoso en el país. Hoy en día, los productos manualmente bordados con vibrantes coloridos representando la belleza del país y de la gente de Vietnam son favoritos de muchos clientes extranjeros.
El antepasado del bordado fue Le Cong Hanh, un doctor del siglo XIV. Durante su misión en China, aprendió el bordado y luego, al volver a Vietnam, impartió sus conocimientos a los locales sobre este oficio tradicional. Con el paso del tiempo, los aldeanos creaban muchos modelos nuevos, representando cada día más cosas del estilo típico de vida de los vietnamitas en sus obras. El nivel de bordado a mano en Quat Dong alcanzó el nivel más alto de sofisticación.

Cada familia en Quat Dong tiene sus propios marcos tradicionales para bordar y muchas de ellas tienen hasta siete generaciones dedicadas a este trabajo.


 


Muchas personas de otras provincias vienen a la aldea de bordado de Quat Dong para aprender este oficio tradicional. Foto: Trinh Bo 


Se tarda 3 o 4 días en terminar un un cuadro de bordado. Foto: Trinh Bo


Diseño de los motivos antes del bordado. Foto: Trinh Bo 

Pintura de bordado de artísta de la aldea de Quat Dong. Foto: Trinh Bo

Quat Dong ha expandido su oficio tradicional mediante la colaboración con las cooperativas y los talleres profesionales, reuniendo entre 200 a 500 trabajadores cualificados. Muchos de ellos se han convertido en artesanos conocidos en Vietnam y en el mundo, como Bui Le Kinh, quien solía embellecer los trajes reales para el rey Bao Dai y la reina Nam Phuong, y Thai Van Bon, un artesano con gran fama gracias a sus excelentes retratos bordados para los jefes de Estado.
Nguyen Xuan, uno de los artesanos con más experiencias de bordado en la aldea de Quat Dong compartió: “Una hermosa obra de bordado tiene en cuenta los siguientes criterios: los puntos de agujas no deben estar expuestos y las líneas de bordado deben ser claras y a la vez tener una armoniosa combinación de colores”.

Las obras de Quat Dong se destacan debido a que al bordar ambos lados en un fino material de gasa con hilo de seda, no se puede detectar dónde están el punto de inicio y el punto final y solo se ven los paisajes naturales o aspectos que reflejan la vida cotidiana.

El aliento de la vida siempre sopla en las obras sobresalientes que reflejan temas y paisajes de Vietnam, tales como la pagoda del Pilar Único, el templo Ngoc Son, la casa comunal de Hong Thai, la ciudad imperial de Hue...
/.

Obras de bordado de la aldea de Quat Dong:


























Por Bich Van - Fotos: Trinh Bo