20/09/2019 15:43 GMT+7 Email Print Like 0

Sembrando el alma vietnamita en flores inmortales

Gracias a sus hábiles manos y gran pasión, Kieu Cao Dung, jefe del grupo Viet Souvenir, ha creado flores que conservan su belleza natural durante décadas, y además las ha unido a la cultura folclórica vietnamita.

Al trabajar en el turismo, Dung se dio cuenta de que muchos visitantes internacionales en sus viajes a Vietnam querían comprar recuerdos con identidad vietnamita para hacer regalos a amigos o familiares; por otro lado, según sus observaciones, muchos hoteles tenían que reemplazar a menudo las flores frescas de decoración en la recepción. Por dichas razones decidió detener el trabajo que estaba haciendo para ir a buscar y encontrar la inmortalidad de las flores, y luego utilizarlas en la decoración y como regalos.

Al comenzar sus primeras obras, debido a no haber conocido completamente las características biológicas, Dung perdió miles de flores. Gracias a la ayuda del artista Nguyen Ba Muu, perfeccionó su primer trabajo Thầy và U (Padre y Madre) como un regalo especialmente dedicado a sus padres.


Espacio de trabajo de Kieu Cao Dung.


Gracias a sus hábiles manos y gran pasión, Kieu Cao Dung, ha creado flores inmortales. 











Proceso de obtención de flores secas


 Dung también usa flores secas para decorar pinturas y obras caligráficas. 


Muchos jovenes le buscan para conocer este arte  de creación de flores inmortales.


Cao Kieu Dung conversa con un turista extranjero sobre sus productos de flores secas en su tienda de souvenir

Gracias a su talento, aunque todavía no ha pasado ningún curso de capacitación en pintura, Dung sigue trabajando duro para crear cientos de obras vívidas y a la vez unirlas con la cultura folclórica vietnamita, como Pagoda de solo un pilar, Ciudadela Imperial de Hue, Noroeste… todas elaboradas con flores procesadas en determinadas etapas técnicas a fin de preservarse durante muchos años.

Al compartir las técnicas de elaborar obras con flores inmortales, Dung explicó que deben pasar por cuatro etapas. La primera es seleccionar las flores según los requisitos de frescura y floración. La segunda es procesarlas con productos químicos amigables antes de llevarlas al horno de secado, y después de unos 10 días, se convertirán en flores inmortales. El paso final es crear obras según sus ideas, en el cual el artista tiene que escoger cuidadosamente la forma y la coordinación de colores para que en cada pieza todo encaje de una forma armoniosa y tenga sentido.

En cualquiera de sus obras florales siempre se representan los productos de bambú y ratán, por lo cual sus creaciones no solo tocan el alma y la pasión, sino que también son altamente aplicables a la vida./.

Las obras de flores secas de Dung:















Por Ngan Ha - Fotos: Khanh Long