06/04/2019 20:28 GMT+7 Email Print Like 0

Juego de la cuerda en Ngoc Tri

Cientos de muchachos fuertes de la aldea de Ngoc Tri, en la comuna de Thach Ban, distrito de Long Bien, Hanoi, participan en el juego de la cuerda para pedir por condiciones climática favorables y cosechas abundantes en todo el año. 
Según la leyenda,  la aparición del rito y el juego de la cuerda se vinculan con una vieja historia referida a una grave sequía que agotó 11 de los 12 pozos de la aldea de Ngoc Tri, quedando solo uno con agua en el caserío de Dia. Cuando los muchachos de Duong y Cho vinieron a sacar agua del pozo de Dia, los jóvenes del lugar se lo impidieron. Los implicados en esta contienda de emergencia se sentaban en el suelo para apoderarse de los cubos de agua. Después que pasó la sequía, los patriarcas de la aldea decidieron celebrar el juego de la cuerda en la posición sentada en el festival de la localidad para rogar por un año con favorables condiciones climáticas.


 Se celebra una ceremonia de ofrenda en el templo Tran Vu antes de que los jugadores comiencen la competencia.  


 La cuerda de ratán utilizada en el juego tiene  40 metros de largo.


 Llevando la cuerda de ratán al campo de juego. 


 Listo para la competencia.


Los competidores de ambos equipos se sientan sobre el suelo con una pierna estirada y la otra doblada.
Cada uno endereza un brazo, dobla el otro frente al pecho y sujeta la cuerda con el sobaco.
El juego comienza después de tres golpes de tambor.


Enconada competencia antes los vítores de los aldeanos.



 Haciendo todo lo posible para ganar.

Los competidores de cada equipo  son seleccionados antes de la festividad. Son hijos de familias educadas radicadas en la aldea por más de cinco generaciones. La aldea de Ngoc Tri incluye tres caseríos: Duong, Dia y Cho. Cada uno envía su equipo a la competencia, que cuenta con 24 personas y un líder. El jefe de un equipo es elegido por los habitantes de su caserío. El día de competición, los tres grupos se congregan en el santuario Tran Vu para depositar ofrendas. Tras cumplir el ritual y actualizar las reglas del juego, los grupos comienzan a tirar de la cuerda sentados en el suelo. En el campo, se coloca un poste de madera de hierro en el que se perfora un agujero. Una cuerda hecha de ratán se pasa por el ojal de la columna y los dos equipos tiran de ella.

Los ritos y juegos de cuerda en Vietnam, Cambodia, Corea del Sur y Filipinas fueron inscritos en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO). La decisión fue tomada en la X reunión del Comité Intergubernamental de dicha entidad sobre la protección de los patrimonios culturales intangibles, celebrada el 2 de diciembre de 2015.
El juego es para divertirse y los competidores no se preocupan mucho por el resultado. Tanto los ganadores como los perdedores se sienten felices y al final tienen una fiesta.

El juego es interesante porque cada caserío tiene su propio equipo, pero  todos los pobladores de Ngoc Tri quieren que gane el del caserío de Duong, donde la gente se gana la vida cultivando la tierra.  Los pobladores creen que si este grupo gana, toda la aldea disfrutará de un año de prosperidad y felicidad.

La competición de la cuerda se ha practicado durante generaciones en la aldea de Ngoc Tri, comuna de Thach Ban, distrito de Long Bien. El juego popular, al igual que otras costumbres y prácticas tradicionales, no solo promueve la cultura local, sino que también ayuda a fortalecer la unidad en la comunidad./.

 
Por Cong Dat