02/01/2021 15:17 GMT+7 Email Print Like 0

Culinaria vietnamita en miniaturas de arcilla

Con el deseo de confeccionar artículos hechos a mano para regalos que reflejaran la cultura vietnamita, la arquitecta de 28 años Nguyen Ha An ha elaborado modelos de arcilla en miniatura en 3D de la comida nacional. Un conjunto de productos de Ha An mereció una vez elogios de la Agencia Francesa de Prensa (AFP).
Durante sus años de estudio de la licenciatura, Ha An comenzó a enseñar a los niños cómo crear objetos hechos a mano. Mientras buscaba materiales para sus sesiones de enseñanza, la joven decidió seguir con este trabajo después de graduarse.

Con el lanzamiento de la marca Veene en 2014, Ha An ha fabricado muchos productos personalizados. Después de completar un proyecto para una empresa de pastelería en 2019, concibió crear un conjunto de modelos en miniatura que capturaran la identidad de la culinaria vietnamita.



Con el deseo de confeccionar artículos hechos a mano para regalos que reflejaran la cultura vietnamita, la arquitecta de 28 años Nguyen Ha An ha elaborado modelos de arcilla en miniatura en 3D de la comida nacional. 


En un modelo del tamaño de una moneda con un material que consta de 90 % de arcilla y 10 % de plástico líquido.


El equipo de Veene está formado por 12 jóvenes. .


Esta tarea requiere mucha más creatividad y meticulosidad.


La tarea difícil es convencer a los clientes de que se trata de comida real.


Cada modelo tiene su propia dificultad

Tardó dos meses en dar forma a sus ideas, dibujar bocetos y diseñarlos en máquinas 3D. Cuando tuvo el plano completo, decidió usar arcilla para su colección de alimentos. Encargó el material del extranjero para probar cada tipo de arcilla. Después de preparar las versiones crudas, el personal de Ha An y Veene las moldeó meticulosamente en una colección en miniatura de comida vietnamita, que incluye pan, pho, che com (sopa dulce de arroz verde joven) y pescado guisado.

En un modelo del tamaño de una moneda con un material que consta de 90 % de arcilla y 10 % de plástico líquido, la tarea difícil es convencer a los clientes de que se trata de comida real, dijo Ha An. Esta tarea requiere mucha más creatividad y meticulosidad en comparación con la fabricación de otros productos Veene.



Para hacer un cuenco de pho (un tipo de sopa), lo más difícil es crear una cebolleta. 


El pescado guisado requiere pimienta muy detallada. 


Pan de estilo vietnamita.


La típica salsa kho quet.


Miniatura del che com (sopa dulce de arroz verde joven)








un pomelo y una mano de plátanos y otras miniaturas hechas de Veene.

En su labor, la joven confecciona primero recipientes como tazones, palillos, ollas y bandejas, seguidos de un alimento específico. Cada modelo tiene su propia dificultad. Para hacer un cuenco de pho (un tipo de sopa), lo más difícil es crear una cebolleta. El pescado guisado requiere pimienta muy detallada y la cuchara de madera debe ser afilada manualmente. Entre los platos, el che com es el más difícil y requiere más tiempo, porque crear el patrón en el cuenco requiere que esté completamente dibujado a mano. La fabricación de un juego de comida en miniatura de arcilla puede tardar hasta cinco días en prepararse y se vende por hasta 80 dólares.

“Cada plato vietnamita tiene su belleza única. Y quiero ayudar a más personas a apreciar la belleza de la cocina nacional”, compartió Ha An

./.
Por Ngan Ha - Fotos: Cong Dat