01/06/2018 16:19 GMT+7 Email Print Like 0

Vietnam y Japón decididos a elevar eficiencia de cooperación multifacética

Tokio, 01 jun (VNA) – El presidente de Vietnam, Tran Dai Quang, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, ratificaron la voluntad de elevar la eficiencia de la asociación estratégica bilateral en todas las esferas.

Tal determinación es plasmada en la Declaración Conjunta emitida la víspera por ambas partes tras el diálogo sostenido entre los dos dirigentes durante la visita estatal a Japón de Dai Quang, la cual coincide con el aniversario 45 del establecimiento de las relaciones diplomáticas.

En ese documento, Dai Quang y Shinzo Abe afirmaron que el mantenimiento de las visitas de alto nivel contribuyó a fortalecer la confianza política y a impulsar la cooperación en los sectores de defensa-seguridad, comercio-inversión, medio ambiente, educación-formación, ciencia-tecnología, salud, cultura e intercambio pueblo a pueblo.

También manifestaron su satisfacción ante la profundización de la comprensión mutua, considerándola como base para el crecimiento de los nexos bilaterales en el futuro.

Ambos dirigentes se comprometieron a reforzar la confianza política, ampliar y profundizar la cooperación bilateral, impulsar la conectividad económica, promover el intercambio pueblo a pueblo y estrechar la coordinación en los asuntos regionales y globales.

En ese sentido, acordaron mantener las visitas de alto nivel y los nexos partidistas, interparlamentarios e interlocales y continuar desplegando los mecanismos de asistencia existentes.

Coincidieron en que tanto Vietnam como Japón son países costeros que se benefician de los océanos, y por eso Dai Quang y Abe compartieron la voluntad de trabajar en conjunto para mantener la paz, la estabilidad y la prosperidad en la región mediante la garantía y el fortalecimiento de un orden en el mar libre y abierto, sobre la base de las leyes universales.

Por otro lado, reiteraron la importancia de un sistema de comercio multilateral basado en las leyes, libre, abierto, equitativo, transparente e inclusivo, que tome como núcleo a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Al referirse a los nexos en la defensa-seguridad, ambas partes abogaron por continuar implementando los acuerdos de cooperación firmados en ese renglón e incrementar las visitas de las armadas y fuerzas aéreas.

También formularon votos por intensificar las actividades conjuntas en el equipamiento del ejército, el rescate y búsqueda, la medicina militar, la participación en las misiones de paz de las Naciones Unidas, ciberseguridad y asistencia humanitaria.   

Al mismo tiempo, decidieron promover la colaboración en la mitigación de secuelas de guerra como la remoción de explosivos remanentes y ayuda a víctimas de la dioxina, un compuesto químico muy tóxico que Estados Unidos utilizó en territorio vietnamita.

Apuntaron, además, la voluntad de fortalecer la cooperación en respuesta a los desafíos de seguridad, entre ellos los ataques cibernéticos, el terrorismo, los crímenes transnacionales y la garantía de la seguridad alimentaria e hídrica.

Ambos dignatarios se pronunciaron por reforzar los nexos en la rama de seguridad marítima mediante las visitas de buques japoneses.

Tokio manifestó la disposición de respaldar a Hanoi en el mejoramiento de la capacidad para aplicar las leyes en el mar, mientras el presidente Dai Quang apreció el suministro por Japón de buques de patrullaje a la armada vietnamita.

Con respecto a los nexos económicos, los dos dirigentes abogaron por el uso eficiente de la Ayuda Oficial al Desarrollo suministrada por Japón y Vietnam, así como por el impulso de la asistencia en los proyectos clave de construcción de infraestructura.

También manifestaron el deseo de contribuir a fortalecer la capacidad administrativa y la reestructuración de empresas estatales de Vietnam, a través de la cooperación entre esas compañías y entidades niponas.

Además, expresaron la intención de iniciar las negociaciones para establecer un tratado bilateral de seguro social, a fin de favorecer los nexos económicos.

Para duplicar para 2020 el intercambio de mercancías y capitales en comparación con 2014, Dai Quang y Abe se comprometieron a respaldar el ingreso de frutas frescas de cada país en el mercado del otro.

Ambas partes coincidieron en la importancia de un desarrollo transparente y equitativo del mercado automovilístico de Vietnam. En ese sentido, Hanoi se comprometió a adoptar medidas concordantes con las regulaciones de la OMC para expandir la fabricación de vehículos, con la asistencia de Tokio.

A la vez, manifestaron el apoyo a los proyectos conjuntos en el sector energético, particularmente los realizados según el modelo de asociación público-privada.

Por otro lado, reiteraron el respaldo a la asistencia en el desarrollo de los recursos humanos y de la capacidad administrativa, particularmente en la enseñanza del idioma japonés en Vietnam y el intercambio de estudiantes y enfermeros.

Tras subrayar la importancia de los vínculos jurídicos en el robustecimiento de la confianza mutua, anunciaron que ambas naciones iniciarán las negociaciones del tratado de asistencia judicial recíproca en materia penal y el acuerdo de transferencia de las personas condenadas.

Al mismo tiempo, ratificaron el compromiso de impulsar la colaboración en la agricultura, protección del medio ambiente y respuesta al cambio climático, así como de cumplir la Agenda 2030 de las Naciones Unidas sobre el desarrollo sostenible y el Acuerdo de París para la reducción de gases de efecto invernadero.

En la ocasión, los dos dirigentes también manifestaron la voluntad de ampliar la cooperación en renglones como investigación científica, mejoramiento de la capacidad de los bomberos, tecnología de la información, comunicaciones y salud.

Acordaron organizar conjuntamente las actividades conmemorativas por el aniversario 45 de las relaciones diplomáticas en 2018 e intensificar los nexos culturales y deportivos.

También apreciaron altamente la apertura de nuevas rutas aéreas directas entre los dos países para promover los lazos turísticos, y reconocieron los avances alcanzados en la cooperación entre las localidades.

Dai Quang y Abe reiteraron el compromiso de intensificar la coordinación en los foros multilaterales, para contribuir al mantenimiento de la paz, la estabilidad, la cooperación y el desarrollo en la región y el mundo.

Coincidieron en la importancia del protagonismo y de la postura coherente de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en la región, y en ese sentido acordaron implementar de manera eficiente la Declaración sobre la Visión de la Amistad y la Cooperación entre el bloque y Japón.

Tokio manifestó la disposición de fortalecer las relaciones con Hanoi, en momentos en que Vietnam desempeña el cargo de coordinador de los lazos entre la ASEAN y Japón desde 2018 hasta 2021.

Tras destacar la importancia de la gestión y el uso sostenible de los recursos del río Mekong, ambas partes exhortaron a fomentar los vínculos entre Japón y los mecanismos de cooperación en esa subregión.

Por otro lado, reafirmaron que el Acuerdo Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (CPTPP) brindará importantes beneficios a los dos países y a la estabilidad y prosperidad en Asia-Pacífico.

Coincidieron, además, en que la ampliación de ese pacto en el futuro constituirá una base fundamental para desarrollar un sistema comercial de alto estándar y basado en las leyes, con beneficios para ambas naciones.

También se pronunciaron por concluir prontamente el Tratado de Asociación Integral Regional (RCEP), de forma que sea un pacto moderno, inclusivo, con calidad y beneficioso para todos los miembros.

Tras manifestar sus preocupaciones por la tensión en el Mar del Este, reiteraron la importancia de mantener la paz, la seguridad y libertad de la navegación marítima y aérea en esa zona.

Llamaron a ejercer el autocontrol, solucionar pacíficamente las disputas obedeciendo los procesos jurídicos y diplomáticos, y respetar las leyes internacionales, particularmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982.

También exhortaron a cumplir la Declaración sobre la conducta de las partes en el Mar del Este y establecer un código al respecto vinculante e integral.

Instaron, además, a evitar las actividades de militarización en esas aguas y acciones unilaterales que puedan cambiar el status quo y compliquen la situación.

Al mismo tiempo, Dai Quang y Abe coincidieron en la necesidad de un orden libre, abierto, basado en las regulaciones internacionales y en el respeto a la soberanía de las naciones y a la supremacía de la ley en la región de Indo-Pacífico y el mundo.

Apreciaron los recientes positivos cambios en la situación en la Península de Corea, y abogaron por la adopción de medidas pacíficas para un proceso de desnuclearización completa, verificable e irreversible de esa área.

Ambos dirigentes destacaron la importancia de las reformas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y manifestaron también el respaldo mutuo a la candidatura de cada país a escaños no permanentes en ese órgano (Vietnam para el mandato 2020-2021, y Japón, 2023-2024).

Con respecto al uso sostenible de los recursos marinos, entre ellos los animales mamíferos, el presidente Dai Quang aseguró que Vietnam se integrará prontamente a la Comisión Ballenera Internacional.
VNA/VNP