10/04/2018 11:04 GMT+7 Email Print Like 0

Vietnam busca reconocimiento de Chu Van An como personalidad mundial

Hanoi, 10 abr (VNA) Las autoridades de Hanoi aceleran la preparación del expediente imprescindible para solicitar a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) el reconocimiento del maestro Chu Van An como una celebridad mundial y la conmemoraciónn internacional del 650 aniversario de su fallecimiento.

Chu Van An, cuyo nombre real era Linh Triet, nació en 1292 en la aldea de Van Thon, de la comuna de Quang Liet, del distrito capitalino de Thanh Tri.

Según los registros en la casa comunal de Thanh Liet, donde se le venera, Chu Van An nació en el Año del Dragón (1292) y falleció en el Año del Perro (1370).

Libros históricos dicen que de pequeño, dio muestras de una preclara inteligencia y una pasión hacia los libros.

Después de pasar el examen de doctorado, se negó a ser mandarín y regresó a su pueblo natal para abrir una escuela y trabajar como maestro. Muchos de sus alumnos tuvieron éxito en el aprendizaje y se convirtieron en mandarines de alto rango en la corte real.

Debido a los elogios por su virtud y talento, Chu Van An fue invitado por la corte a la capital para hacerse cargo de Quoc Tu Giam, la primera universidad de Vietnam. Durante el reinado de Tran Du Tong (1336-1369), el rey se entregó a la disipación, causando la ruina de la corte. En ese momento, Chu Van An solicitó al rey a decapitar siete mandarines deshonestos, pero el monarca se negó. Chu Van An se molestó tanto con esto que se trasladó a la zona montañosa de Phuong Hoang, provincia de Hai Duong, para abrir una escuela y residió en esa zona hasta que falleció.

Con un alma noble y un conocimiento inmenso, Chu Van An fue un destacado docente en la educación nacional. Después de su muerte, una estatua suya fue levantada en Van Mieu - Quoc Tu Giam, en esta capital, seguida por la construcción de un templo en Thanh Tri, una famosa antigua aldea de Thang Long (actual Hanoi) para adorarlo como a un santo patrón.

Debido a su elevada moral y su excelencia en la enseñanza, Chu Van An ha sido reconocido como "un modelo ejemplar para los maestros a través del tiempo".

Actualmente, más de 50 escuelas y 33 calles en todo el país llevan su nombre.
VNA/VNP