25/05/2020 09:30 GMT+7 Email Print Like 0

Un viejo soldado francés y su viaje de amor en Vietnam

El centro de cuidado, nutrición y educación de huérfanos del distrito de Can Giuoc, provincia de Long An, es el resultado de un largo viaje lleno de amor que emprendió Marc De Muynck, un viejo soldado francés.
La primera estancia de Marc De Muynck a Vietnam duró tres meses en 2001. Visitó muchos lugares, incluido el territorio del suroeste, donde hizo muchos nuevos amigos. Marc De Muynck se dio cuenta de que el país en forma de S todavía tenía adultos y niños que vivían en malas condiciones. Estas preocupaciones lo motivaron a regresar a Vietnam en 2006, cuando tomó medidas para ayudar a los desfavorecidos.

Debido a una debilidad por los habitantes del suroeste, Marc comenzó su viaje por esa región para apoyar a las personas necesitadas. No recuerda cuántas veces ha ido de un lado a otro para encuestar, planificar y realizar eventos de caridad. Estas acciones incluyeron la excavación de pozos de agua potable, la construcción de escuelas y casas de caridad, el suministro de máquinas de purificación de agua y la concesión de becas a estudiantes pobres. Su ayuda se puede ver en muchas provincias, como Ben Tre, Soc Trang, Tra Vinh y Long An.


Marc De Muynck, un viejo soldado francés, fundador del centro de cuidado, nutrición y educación de huérfanos del distrito de Can Giuoc, provincia de Long An.
Foto: Son Nghia / VNP



Actualmente, cuenta con 11 empleados y voluntarios que se ocupan de 11 huérfanos. Foto: Son Nghia / VNP


 
La institución, de 2 000 metros cuadrados, consta de tres plantas y puede atender a unos 100 niños. Foto: Son Nghia / VNP


Marc atiende inmediatamente a un niño en el centro. Foto: Son Nghia / VNP


Marc juega y da la comida a pequeños de la institución. Foto: Son Nghia / VNP


En los certificados de nacimiento, todos los pequeños tienen el mismo apellido que Lien y su segundo nombre es Minh, el nombre vietnamita de Marc.
Foto: Son Nghia / VNP



Marc y su traductora y secretaria Nguyen Thi Hong Tham en la oficina. Foto: Son Nghia / VNP


El amigo francés y Duong Kim Lien en el calentador solar donado por una organización no gubernamental francesa. Foto de archivo


 Marc y sus amigos entregan bicicletas a pobres alumnos destacados en provincias occidentales. Foto de archivo


Marc De Muynck y la asociación humanitaria Les Enfants du Dragon donaron una vivienda a personas en circunstancias difíciles en la provincia de Soc Trang.
Foto de archivo
Después de recibir un arrendamiento de tierras por parte de las autoridades de Long An, Marc pidió a patrocinadores nacionales y extranjeros que construyeran conjuntamente un orfanato. A finales de 2016, se estableció el centro de cuidado, nutrición y educación de huérfanos en el distrito de Can Giuoc. La institución, de 2 000 metros cuadrados, consta de tres plantas y puede atender a unos 100 niños. Actualmente, cuenta con 11 empleados y voluntarios que se ocupan de 11 huérfanos. El niño más pequeño tiene cinco meses y el mayor 2,5 años.

Como socia de Marc en el viaje de amor, Duong Kim Lien, cofundadora del centro, desempeña un papel fundamental. Habiendo conocido a Marc muchos años antes de unirse a actividades voluntarias, Lien lo ayudó en su trabajo humanitario en Vietnam. “Cuidar a los niños en el centro es como cuidar a mis hijos en casa”, expresó.

Marc y Lien son considerados padres de estos huérfanos. En los certificados de nacimiento, todos los pequeños tienen el mismo apellido que Lien y su segundo nombre es Minh, el nombre vietnamita de Marc.

“Recibí la sonrisa de un niño cuando doné útiles escolares, brillo en los ojos cuando les di medicamentos y, a veces, lágrimas de felicidad de una familia pobre cuando le construí una casa”, respondió Marc cuando se le preguntó qué ha recibido de su obra de caridad.
/.
 
Por Son Nghia - Fotos: Son Nghia y archivos