Vietnam y el mundo

David Devin acompaña la felicidad de las mujeres vietnamitas

Después de trabajar en Vietnam durante la guerra, el estadounidense David Devin regresó al país con forma de letra S en tiempos de paz. Durante sus 19 años de residencia en Vietnam, el escritor de 78 años ha continuado su carrera literaria, enseña inglés y participa en actividades comunitarias de apoyo a las mujeres en su vida y trabajo.

Seattle, donde creció David Devin, cuenta con más de 60 000 residentes vietnamitas. En el área del “Little Saigon”, David hablaba vietnamita con los dueños de las tiendas y compraba libros, periódicos y CD. Tuvo la oportunidad de ver artesanías tradicionales y disfrutar de comidas de todas las regiones de la nación indochina. La cultura vietnamita había plantado una semilla en el joven.

Mientras estudiaba en la Universidad de Washington, fue por primera vez a Vietnam, en junio de 1967. Pasó tres meses de sus vacaciones de verano con una familia del norte que había emigrado a la provincia de Dak Lak.

De octubre de 1968 a abril de 1975, regresó a Vietnam y trabajó como oficial de finanzas en la embajada de Estados Unidos. Durante ese tiempo, con el proyecto “Los agricultores tienen campos”, David viajó a las zonas rurales del centro del país para comprar plantaciones de arroz de los propietarios y distribuirlos a los campesinos pobres de forma gratuita.

Más tarde, regresó a Estados Unidos y laboró en el Departamento de Estado. Tras jubilarse en 1990, creó una empresa de construcción, que luego estuvo a punto de quebrar debido a un importante incidente comercial.

En 2009, decidió ir a Ciudad Ho Chi Minh para reflexionar sobre los altibajos de su vida.



Pasó mucho tiempo escribiendo libros, especialmente el libro "Las mujeres lideran con amor", que ha sido reimpreso 8 veces en Vietnam. Foto: Viet Cuong/VNP


David Devin conversa con mujeres y niños en el lago de Espada Restituida, Hanoi. Foto: Viet Cuong/VNP


Presentando a los jóvenes vietnamitas el libro que escribió. Foto: Viet Cuong/VNP

Para él, convertirse en una mujer exitosa debe partir del amor. Foto: Viet Cuong/VNP


Con sus estudiantes en una charla sobre historias de éxito para las mujeres vietnamitas. Foto de archivo 

David renovó su aprendizaje del vietnamita, obtuvo un certificado pedagógico y se mudó a Hanoi. Desde entonces, ha trabajado como profesor de inglés. Ha impartido clases en la Universidad Bac Ha, la Universidad de Minería y Geología de Hanoi y la Universidad Nguyen Trai, y se sorprendió de que la mayoría de los estudiantes soñaban con convertirse en director general de una gran empresa, pero no se les enseñaba cómo lograrlo. Esto lo inspiró a escribir el libro “Las mujeres lideran con amor”.

En 2015, ese texto se convirtió en un fenómeno de ventas en Vietnam, con cinco reimpresiones. Khuc Hoa Phuong, directora de la Editorial de la Mujer, señaló que el volumen era el más interesante y útil para las féminas entre los que habían publicado en 10 años. La editorial entregó al escritor el premio “Autor más inspirador de 2015”.

David había organizado 30 seminarios sobre el tema del “liderazgo con amor”, que atrajeron a un gran número de mujeres.

Actualmente, también enseña a seis estudiantes vietnamitas a reflejar en libros los mensajes que quieren transmitir.

Como maestro durante nueve años, David ha ayudado a 6 000 jóvenes a mejorar su pronunciación y gramática. Gracias a su contribución, más de 10 exalumnos tuvieron la oportunidad de participar en cursos de maestría en las mejores universidades estadounidenses.

Algunos centros de enseñanza de inglés le pidieron que impartiera también matemáticas y ciencias en las escuelas secundarias locales. El 20 de noviembre de 2015, en un concurso con 100 profesores nativos, David ganó un premio a los “Mejores profesores favoritos en Topica” votado por más de 1 000 estudiantes.

La mayor alegría para él es que recibe regularmente correos electrónicos de mujeres vietnamitas, agradeciéndole por escribir el libro y pidiéndole consejo para lidiar con las relaciones sociales y tomar el control de sus vidas./.

Por Bich Van - Fotos: Viet Cuong y archivos

Facing the World: sonrisas para niños desafortunados

Facing the World: sonrisas para niños desafortunados

Visitamos a Katrin Kandel en Londres en una cálida tarde de verano, que le hacía recordar el calor estival de Hanoi. Nuestra conversación reveló su compasión por los niños vietnamitas con defectos de nacimiento y la motivación para emprender un viaje que ha ocasionado cambios en la vida de miles de infantes desafortunados en Vietnam.Ubicada en el centro de la capital británica, la casa de la directora ejecutiva voluntaria de Facing the World (FTW) está decorada con hermosas pinturas, algunas de las cuales son de Vietnam. 

Top