12/05/2020 16:36 GMT+7 Email Print Like 0

“Sisha”, reclamación impúdica y errónea de China

Hanoi (VNA)- China, con la reclamación “Sisha” (cuatro “sha”), pretende aprovechar los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) para reescribir ese tratado multilateral, pero esa acción fue desenmascarada por los estudiosos.

Vu Thanh Ca, exjefe del Instituto de Estudios sobre el Mar e Islas de Vietnam (Fuente: laodong.vn)


Según numerosos investigadores, esa reivindicación de China es absolutamente contraria al derecho internacional, especialmente la UNCLOS de 1982; y la base legal del llamado “Sisha” de Beijing es aún más frágil que la absurda “línea en la forma de U” que pretende establecer geográficamente.

La reclamación de China fue refutada por Vietnam en la nota diplomática 22/HC-2020 dirigida al secretario general de las Naciones Unidas.

De acuerdo con Vu Thanh Ca, exjefe del Instituto de Estudios sobre el Mar e Islas de Vietnam, China se enfrasca en convertir sus razonamientos ilógicos en “auténticos” para usurpar exclusivamente el Mar del Este, mediante la combinación del uso de la fuerza militar para atemorizar y abusar, y el del poder económico en pos de sobornar a otros países bañados por esas aguas y también fuera del área.

Después de la gestación desde fines de 2016, China reclamó oficialmente a principios de 2020 la llamada “Sisha” en notas diplomáticas dedicadas al secretario general de las Naciones Unidas, en pos de reemplazar la “línea en forma de la U” rechazada anteriormente por la Corte Permanente de Arbitraje (CPA).

Beijing declaró impúdicamente que posee soberanía indiscutible sobre las islas Pratas (o Dongsha, en chino) y los archipiélagos vietnamitas  Paracel y Spratly (llamados por China como Xisha y Nansha), y también el banco Macclesfield; y que puede basarse en la línea de base recta para delimitar la línea de base y las aguas archipelágicas; y que los mencionados conjuntos de islas cuentan con aguas archipelágicas, el mar territorial, zona económica exclusiva (ZEE) de 200 millas náuticas y la plataforma continental contada desde la línea de base recta.

Sin embargo, según lo estipulado en UNCLOS, solo los Estados archipelágicos, que son los constituidos totalmente por uno o más archipiélagos, pueden utilizar una “línea de base recta”.

China, por su parte, no es un “estado archipelágico”, por lo que resulta contrario al UNCLOS el uso de “línea de base recta” para conectar las islas alrededor de los archipiélagos del llamado “Sisha”.

En el caso de Macclesfield (llamado por Beijing como Zhongsha), un banco con una profundidad al menos de 9,2 metros, no se trata de una estructura para que un país proclame la soberanía.

De acuerdo con el estudioso Bill Hayton de la Academia Chatham del Reino Unido, China, por la falta absoluta de conocimientos sobre los bancos en el Mar del Este, tradujo nombres de una serie de esas estructuras en las mencionadas aguas en “islas” o “bancos de arena” al idioma chino.

Ese paradójico equívoco hizo que el país asiática oriental denominase al banco Macclesfield como “archipiélago Nansha”, nombre que fue modificado a “archipiélago Zhongsha” en 1947.

Con limitados conocimientos geológicos actuales, el hecho de basarse en el “archipiélago Zhongsha” para crear la denominada “Sisha” resulta aún más absurdo, opinó Thanh Ca.

Recientemente, China extendió también el “archipiélago Zhongsha” para incluir incluso algunos bancos en el Mar del Este como Scarborough y St. Esprit.

Sin embargo, lo cierto es que esas estructuras distan mucho del banco Macclesfiel, por lo que se trata de una acción forzada.

El veredicto de la CPA en 2017 explicó claramente lo que significa el término “oportuno para el hábitat del ser humano” de UNCLOS y declaró que las islas del archipiélago Truong Sa solo son de piedra, las cuales no cuentan con ZEE ni plataforma continental.

Teniendo en cuenta otros factores, la CPA anunció también que las islas de Spratly no pueden crear en su conjunto una zona marítima como una estructura integral, enfatizó el experto.

Según el estudioso, al realizar una referencia a los argumentos de la CPA sobre las islas pertenecientes al archipiélago Hoang Sa (Paracel), se puede notar que esas estructuras, con condiciones naturales existentes, nunca han contado con ninguna comunidad estable que las consideradas como “casas” y las actividades económicas llevadas a cabo en esas áreas son meramente la explotación de recursos naturales.

Por otro lado, la proporción de superficie continental y de aguas en esa zona archipelágica es mucho menor que el ratio 1:9, razón por la que las islas en Hoang Sa solo son de piedras y no se puede utilizar la línea de base recta para conectar las mismas, en pos de crear “aguas archipelágicas”, según las normas de UNCLOS.

El último “sha” (que significa arena) en el denominado por China “Sisha”, o sea las islas Pratas (controladas hoy por Taiwán de China) es realmente un conjunto de arrecifes de coral, cuya mayoría solo emergen sobre la superficie de agua cuando baja la marea.

Por esa razón, esa isla rocosa no se puede considerar como “archipiélago”, sino solo como isla de piedra sin ZEE ni plataforma continental./.

VNA/VNP