02/01/2021 11:12 GMT+7 Email Print Like 0

RCEP, gama brillante en el panorama económico mundial

Hanoi, 02 febr (VNA)- En el contexto bastante sombrío de la economía mundial debido al COVID-19, la firma del Acuerdo de Asociación Económica Integral Regional (RCEP) el 15 de noviembre pasado durante la 37 Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) es un hito y un triunfo del multilateralismo y la liberalización comercial en la región y el mundo.

El mayor acuerdo de libre comercio en el mundo

Las negociaciones del RCEP se iniciaron en 2012 a iniciativa de la ASEAN destinada a promover el comercio entre los 10 miembros de la agrupación y sus seis socios: Australia, China, la India, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur. En noviembre del 2019, la India se retiró de las negociaciones.

El objetivo del RCEP es crear la mayor zona comercial en el mundo con contenidos referentes a sectores como el comercio de mercancías y servicios, la inversión, la cooperación económica-técnica, la propiedad intelectual, la solución de disputas comerciales; el comercio electrónico y las medianas y pequeñas empresas, entre otros.

Ese acuerdo abarca un vasto mercado que representa hasta el 32 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) global con 32 billones de dólares. El crecimiento del PIB de los 15 miembros del RCEP se prevé alcance 137 mil millones de dólares.

Según economistas, con los compromisos sobre la apertura de mercado, la facilitación aduanera, reglas de origen, reducción de barreras comerciales, ese convenio impulsará las cadenas de valor en la región y el mundo, contribuyendo a impulsar la economía de los países de la ASEAN, incluido Vietnam, y sus socios.

Ante los impactos del COVID-19, la firma del RCEP mostró la determinación de los países signatarios de lograr la recuperación económica, el desarrollo integral, la generación de empleos, el fortalecimiento de cadenas de suministro y el libre comercio basado en reglas.

Se trata de una solución urgente para afrontar el coronavirus y fortalecer la resiliencia mediante la recuperación económica sostenible pos-COVID-19.

El secretario general de la ASEAN, Lim Jock Hoi, señaló que la firma del RCEP es un evento histórico que contribuye a consolidar el papel del grupo en la formación de un acuerdo de libre comercio de gran dimensión.

La rúbrica del convenio tiene asimismo tres significados simbólicos que representan el avance en la conexión dentro de la ASEAN, en la cooperación comercial regional y la tendencia inevitable del progreso y colaboración internacional.

Junto con otros pactos de ese tipo, se espera que el RCEP continúe impulsando los esfuerzos de reforma de Vietnam hacia una dirección más progresiva y positiva. Como resultado, el entorno empresarial y de inversiones basado en la reforma institucional y la innovación se perfeccionarán rápidamente.

Por un entorno comercial equitativo

Este acuerdo ofrecerá oportunidades para desarrollar las nuevas cadenas de suministro en la región, en las cuales podrán participar las empresas vietnamitas.

De acuerdo con Luong Hoang Thai, jefe del Departamento de Política Comercial Multilateral del Ministerio de Industria y Comercio, el RCEP ayudará a crear un mercado de exportación estable para Vietnam, así como un entorno comercial justo en la región.

Una investigación independiente del Banco Mundial muestra que este país reforma y simplifica proactivamente los procedimientos administrativos y crea un entorno empresarial abierto que aportará más valor a la economía vietnamita, dando al país la oportunidad de convertirse en un destino confiable para los inversionistas internacionales a largo plazo.

Al analizar las disposiciones del RCEP, Nguyen Thi Quynh Nga, directora adjunta del mencionado Departamento dijo que, para todos los países de la ASEAN, el acuerdo no está orientado a los nuevos valores generados por la apertura del mercado porque la agrupación ya tiene acuerdos de libre comercio con los socios.

En cambio, el RCEP es esencialmente un acuerdo que conecta los compromisos existentes de la ASEAN con cinco socios en un tratado de libre comercio. Específicamente, las empresas solo tendrán que usar una regla de origen en lugar de cinco separadas en acuerdos anteriores, explicó.

De igual manera, también se acuerdan y fortalecen las normas de trámites aduaneros y facilitación del comercio, por lo que básicamente el RCEP no generará un compromiso de apertura de mercados o impondrá presiones competitivas, sino que facilitará operaciones de empresas, especialmente las medianas y pequeñas.

Para apoyar a las empresas locales, el Ministerio de Industria y Comercio aumenta la divulgación de informaciones sobre el acuerdo, diseña programas para elevar la capacidad de las empresas, desarrollar mercados y perfeccionar las medidas técnicas para que sean adecuadas con los compromisos internacionales./.
VNA/VNP