27/07/2018 14:57 GMT+7 Email Print Like 0

Presidente filipino aprueba ley de autonomía musulmana

Manila  (VNA) - El presidente filipino, Rodrigo Duterte, firmó una ley de autonomía musulmana para permitir que los musulmanes minoritarios en el sur comiencen a avanzar hacia el autogobierno para el año 2022, una apuesta para enfrentar el extremismo y desactivar un medio siglo de conflicto separatista en Mindanao.

El portavoz del presidente, Harry Roque, informó ayer a los periodistas que Duterte acabó de firmar la Ley Orgánica de Bangsamoro (BOL, por sus siglas en inglés), que originalmente se llamaba la Ley Básica de Bangsamoro (BBL).

El BOL allanará el camino para la creación de un gobierno para la Región Autónoma de Bangsamoro, que sustituirá a la actual Región Autónoma del Mindanao Musulmán (ARMM).

La Región Autónoma de Bangsamoro, que goza de más poder, puede tener su propio sistema judicial y el parlamento. Sin embargo, el gobierno autónomo no puede tener su propia fuerza militar y policial, ya que aún estaría bajo el gobierno central.

El gobierno filipino y el Frente Moro de Liberación Islámica (MILF) firmaron un acuerdo de paz en 2012 y pusieron fin a la insurgencia. En 2014, ambas partes acordaron aprobar una ley, que es BBL, para mantener la paz duradera en el sur de Filipinas a nivel legislativo.

Los líderes del MILF han acogido con satisfacción la ley de Bangsamoro, incluso si no se han cumplido todas sus demandas. Afirmaron que continuarán involucrando al gobierno hasta que se hagan enmiendas en la ley más tarde para obtener lo que realmente querían.

Jesús Dureza, asesor de la Paz de la Presidencia de Filipinas, valoró a principios de esta semana que el BOL será un nuevo comienzo para todos los Bangsamoro y para todos los ciudadanos a fin de trabajar por un Mindanao y un país mejores y pacíficos.

Las estadísticas oficiales muestran que unas 120 mil personas han sido asesinadas desde principios de los años setenta del siglo pasado en enfrentamientos entre tropas gubernamentales y grupos rebeldes musulmanes. Entre los muertos figuraban no solo combatientes de ambas partes sino también civiles inocentes.
VNA/VNP