11/04/2016 11:53 GMT+7 Email Print Like 0

Pasión por los gallos ornamentales en Hanoi

Los domingos en las mañanas de la segunda semana de cada mes, un pequeño callejón situado en la calle de Hoang Hoa Tham, Hanoi se convierta en punto de encuentro para muchos apasionados por los gallos ornamentales. Se reúnen tanto para "mostrar" sus gallos favoritos como para intercambiar experiencias sobre cómo alimentarlos y cuidarlos. 
Uno de los gallos ornamentales más apreciado es el “Ga Tre”, de Tan Chau (provincia de An Giang). Esta raza tiene una apariencia muy similar a los gallos de selva, sin embargo es más pequeña; el peso máximo del gallo es de 800-900 gramos, y el de la gallina, de unos 700-800 gramos.

Para los criadores de gallos ornamentales, la selección y el apareamiento son pasos sumamente importantes, porque desempeñan a un factor decisivo para  crear la diferencia entre sus animales favoritos y los demás.
 



Se considera el gallo ornamental como un animal favorito del dueño.


Gallo ornamental de color de leche marrón.


 Gallo ornamental de color de plátano rojo.


Gallo ornamental de color de húbos, uno de las tonalidades más raras de “Ga Tre” en Tan Chau (An Giang).


 Gallo ornamental de color de golondrinas blancas.





 Gallo ornamental con cuerpo perecido a una barba.


A los criadores les encantan los gallos, cuyo plumaje es largo y sedoso.


 Los gallos son mayormente criados, por lo que tienden a pelear.


 Los gallos ornamentales se colocan en jaulas, separados entre sí.


 Cuerpo de un gallo ornamental de color de plátano rojo.

Los gallos se eligen mayormente gracias a su majestuosidad. Además, deben cumplir con los criterios de color y plumaje. Un buen gallo ornamental, por lo general, pesa menos de 1 kg, con cabeza pequeña, pico corto, ojos brillantes, cola larga y doblada hacia el suelo, cuerpo relativamente corto y pecho ancho. Sus alas se extienden  hasta 2-3 pies, cubriendo completamente el cuerpo, y son sedosas.

Tiempo, recursos, pasión, conocimientos y experiencia son condiciones imprescindibles que deben tener quienes crían gallos ornamentales. Puede comprenderse la afición a este oficio cuando se observa cómo los dueños cuidan a sus aves.


 
Por Tran Thanh Giang