18/09/2020 16:14 GMT+7 Email Print Like 0

McKinsey & Company evalúa perspectivas de crecimiento de Vietnam

Hanoi (VNA)- La pandemia del COVID-19 ha interrumpido a Vietnam en su camino para convertirse en una economía altamente eficiente, pero algunos ajustes estructurales apropiados ayudarán al país indochino a reintegrarse, destacó  la empresa estadounidense de consultoría McKinsey & Company.

En un artículo publicado recientemente en su sitio web, McKinsey dijo que con las tasas de morbilidad y mortalidad por COVID-19 relativamente bajas, Vietnam posee oportunidades y debe considerar las aspiraciones económicas a largo plazo, incluso cuando el país enfrenta el rebrote del virus SARS-CoV-2.

Para alcanzar ese objetivo, Vietnam debe centrarse en los problemas y oportunidades que existían antes de la epidemia, reveló el medio.

Según un informe realizado conjuntamente por el Banco Mundial y la Academia de Ciencias Sociales de Vietnam en 2019, para tener éxito, Vietnam necesita alcanzar una tasa de crecimiento anual del siete al 7,5 por ciento en el período 2021-2030, mucho más alto que el promedio de 6,3 por ciento en la década antes de 2018.

En 2018, un estudio de McKinsey identificó a Vietnam como uno de los 11 países que superó al mundo en ese momento, gracias a un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) per cápita de más del cinco por ciento anual en 20 años, además de sacar a un considerable segmento de la población de la pobreza.

El país del Sudeste Asiático reúne todos los factores para mantener un desempeño sobresaliente, como el aumento de los ingresos disponibles, la inversión continua en proyectos de infraestructura y el entorno comercial atractivo, señaló la empresa.

Antes del COVID-19, Vietnam era un destino atractivo para las industrias manufacturera y de turismo, por lo que ahora puede concentrarse en las actividades de promoción turística en Asia, donde se encuentran los primeros mercados proveedores de turistas cuando los países abran sus fronteras.

Impulsar la captación de la inversión extranjera directa en el sector manufacturero también juega un papel muy importante para el crecimiento de Vietnam, ya que el país se encuentra en una posición favorable, especialmente cuando los fabricantes extranjeros buscan fortalecer y diversificar sus cadenas de suministro.

Por otra parte, Vietnam necesita considerar otros cambios estructurales, tales como en la educación, recursos humanos e infraestructura, así como enfocarse en fortalecer la competitividad de los sectores estratégicos en el país, incluyendo las empresas estatales, las medianas, pequeñas y nuevas para aumentar la resiliencia nacional.

Con una alta demanda de nuevas fuentes de energía y el riesgo de verse gravemente afectado por el cambio climático, Vietnam también puede acelerar el proceso para lograr la reducción de emisiones de carbono, según la firma consultora./.

VNA/VNP