02/12/2016 09:37 GMT+7 Email Print Like 0

Exdiplomático cubano evoca admiración por Fidel Castro en India

La Habana, 2 dic (PL) La admiración por el fallecido líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, era tan grande en la India que en algunas zonas del sur llegaron a adorar su figura, afirmó hoy el exdiplomático cubano Enrique Zayas.

En declaraciones a Prensa Latina, Zayas evocó los casi nueve años que permaneció en la nación asiática como consejero económico, comercial y político, y ocasionalmente Encargado de Negocios, a partir de 1974, etapa en que fue testigo de la visita a ese país del autor de La Historia me Absolverá.

Por aquellos tiempos, explicó, estaba en proceso la entrega de la presidencia de los No Alineados a la India por Cuba, y Fidel Castro, era esperado en ese país.

Ya yo había concluido una primera misión, subraya, pero el nuevo embajador, José Pérez Novoa, me mandó buscar para que apoyara en los preparativos.

Zayas recuerda que en ese proceso conoció a un hombre que llegó a la embajada con una enorme barba y la piel trigueña como la de los indios. Dijo que era cubano y gurú de un ashram, o sea, tenía seguidores en la zona central y sur de la India.

Se declaró simpatizante de Cuba y de Fidel Castro porque su hermana era en esos momentos la guía de la granjita Siboney, en Santiago de Cuba, aclaró el exdiplomático.

Refiere el también ingeniero agrónomo que tras la visita del líder de la expedición del Granma, la embajada pudo comprobar que en el centro y sur del país adoraban la figura de Fidel Castro.

Evoco estos hechos como un ejemplo del carisma, la grandeza de Fidel, que llega a límites infinitos, comenta.

Zayas recuerda una reunión del jefe de Estado con todos los integrantes de la legación diplomática cubana y la sorpresa que les dio.

Pensaban que hablaría de la estrategia de los No Alineados y otros asuntos políticos, sin embargo, asombró a todos con una sola pregunta: '¿Cómo podemos ayudar a Indira Ghandi en la solución de los problemas sociales de la India?'.

Nadie exagera cuando exalta la preocupación permanente de Fidel Castro por el ser humano, concluyó el exdiplomático.
PL/VNP