12/08/2019 11:20 GMT+7 Email Print Like 0

Efectúan en Hanoi programa artístico en ocasión de ceremonia budista Vu Lan

Hanoi (VNA)- El programa artístico titulado “Orgullo de la Patria y de las Madres de Vietnam” se efectuó en esta capital con motivo de la ceremonia budista de gratitud filial, el Vu Lan, que se celebra anualmente el 15 del séptimo mes del calendario lunar.

La actividad, que se realizó también en vísperas de las conmemoraciones del aniversario 74 del triunfo de la Revolución de Agosto, que se celebra el 19 de este mes, y del Día de la Independencia Nacional (2 de septiembre), contó con la participación de altos funcionarios del país, Madres Heroicas de Vietnam, familiares de personas con méritos revolucionarios, así como de monjes y seguidores budistas locales.

Al intervenir en el evento, el venerable Thich Gia Quang, vicepresidente del Consejo Administrativo de la Sangha Budista de Vietnam (SBV), afirmó que el programa tiene como objetivo honrar a los combatientes quienes contribuyeron a defender la independencia nacional, así como divulgar los principios de la benevolencia del Buda.

Por su parte, Vu Chien Thang, jefe del Comité de Asuntos Religiosos del Gobierno vietnamita, destacó que la filosofía y las enseñanzas del Budismo, ingresados en Vietnam hace milenios de años, tiene muchos impactos en la vida, cultura y las costumbres cotidianas de los vietnamitas.

Mientras, el Vu Lan sobrepasó al acto religioso para ser una ceremonia cultural popular, mediante la cual cada persona expresa su gratitud a los antepasados, en particular, así como a la Patria y la sociedad, en general, añadió el funcionario.

Chien Thang expresó su confianza de que la SBV seguirá contribuyendo sus esfuerzos por fomentar las actividades por el bien social.

En la ocasión, se realizaron otras actividades caritativas y se entregaron obsequios a Madres Heroicas de Vietnam, huérfanos y niños pobres locales.

Originado de la leyenda sobre el bodhisatva Mandglyayana, uno de los apóstoles más destacado del Buda, quien salvó a su madre de encarnarse en un demonio hambriento, el Vu Lan se convirtió en un festejo anual para agradecer  uno de los cuatro grandes favores que cada ser humano disfruta en su vida.
VNA/VNP