04/05/2021 19:43 GMT+7 Email Print Like 0

Critica comunidad internacional acciones de China en el Mar del Este

Hanoi (VNA)- La comunidad internacional levanta la voz contra las acciones más recientes de China en el Mar del Este, incluida la declaración acerca del cumplimiento de una orden entrada en vigor el 1 de mayo sobre la prohibición de pesca en las aguas que comprenden una parte del Golfo de Bac Bo (Tonkín) y el archipiélago Hoang Sa (Paracel) de Vietnam.

Otra actividad de Beijing que tropieza con la rechaza de la comunidad internacional es la movilización continuada a barcos al Bai Ba Dau (Arrecife de Whitsun), que pertenece al archipiélago Truong Sa (Spratly) de Vietnam.

Filipinas presentó otras dos notas de protesta al respecto, argumentando que las acciones del país de Asia Oriental en el Mar del Este han provocado un entorno inestable y dañan el proceso de impulsar la paz y la estabilidad en la región.

En una resolución emitida el 26 de abril pasado, los senadores filipinos criticaron a Beijing por sus acciones que provocan la tensión en el Mar del Este y señalaron que las mismas significan una clara violación de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982 y el fallo del tribunal de La Haya de 2016 que descartó la demanda expansiva de China sobre esas aguas.

Exigieron a China respetar la UNCLOS de 1982 y aseveraron que la misma constituye una Constitución para los océanos y es un tratado internacional que codifica el derecho internacional consuetudinario, que no considera la exhibición de poderío militar o fuerza como un medio válido para apropiarse o reclamar áreas y recursos marítimos.

En tanto, en el Libro Azul Diplomático 2021 publicado el 27 de abril, el Gobierno de Japón expresó su preocupación por la ampliación de las actividades militares de Beijing y la intensificación de sus acciones en el Mar de China Oriental y el Mar del Este.

Ese documento subraya que la expansión de China de las capacidades militares que carecen de transparencia y las crecientes acciones unilaterales para cambiar el statu quo en esas aguas asiáticas plantean “fuertes preocupaciones” en la región y para la comunidad internacional.

Con anterioridad, el primer ministro nipón, Yoshihide Suga, y el presidente estadounidense, Joe Biden, advirtieron sobre las recientes actividades provocativas chinas en la región.

"Nos oponemos a cualquier intento de cambiar el statu quo por la fuerza o la coerción", reafirmó el jefe del Gobierno japonés en una reunión con Joe Biden a mediados de abril pasado en Washington.

A su vez, la Unión Europea (UE) también manifestó su preocupación por la presencia de los buques chinos en varias zonas en el Mar del Este y en una declaración dirigida al Servicio Europeo de Acción Exterior, el bloque comunitario enfatizó que la presencia de los barcos de Beijing en el Arrecife de Whitsun pone en peligro la paz y la estabilidad en la región.

Reiteró el apoyo al el proceso liderado por la ASEAN hacia un Código de Conducta efectivo, sustantivo y jurídicamente vinculante, que no debe perjudicar los intereses de terceros, y exigió, además, a todas las partes realizar esfuerzos hacia su finalización.

Por otro lado, instó a cumplir plenamente el derecho internacional, en particular la UNCLOS, en interés de todos.

En tanto, en el Diálogo Raisina en la India el 13 de abril, el secretario general de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, Jens Stoltenberg, subrayó que las medidas más asertivas de Beijing desafían el orden internacional basado en reglas y obstaculizan la libertad de navegación en el Mar de China Meridional.

Mientas, el exjuez de la corte suprema de Filipinas Antonio Carpio advirtió que el incremento de las reclamaciones de China en el Mar del Este amenaza la UNCLOS de 1982.

La página web eurasiareview.com publicó un artículo refiriendo a las actividades ilegales de los barcos chinos en el Arrecife de Whitsun de Truong Sa de Vietnam y subrayó que las crecientes incursiones del gigante asiático en esas aguas, desafiando las normas mundiales, han aumentado las tensiones en la región.

Las actividades chinas van en contra del espíritu y contenido de la Declaración sobre la Conducta de las Partes en el Mar del Este (DOC).

En una rueda de prensa ordinaria de la Cancillería efectuada el 29 de abril pasado, el portavoz adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam, Doan Khac Viet, subrayó que su país rechazó enérgicamente la decisión de China de prohibir la pesca en el Mar del Este y pidió a todas las partes cumplir las leyes internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982.
Khac Viet reiteró que Vietnam tiene suficiente bases legales y evidencias históricas que reafirman su soberanía sobre los archipiélagos de Truong Sa (Spratly) y Hoang Sa (Paracel), así como sus derechos legales sobre las áreas marítimas determinadas como territorios soberanos de Vietnam de acuerdo con la UNCLOS.

Vietnam considera que las medidas para conservar los recursos biológicos deben llevarse a cabo según las disposiciones de la UNCLOS, sin perjudicar los derechos soberanos y jurisdiccionales en el mar de los países relacionados, recalcó.

“Protestamos y rechazamos esta decisión unilateral de China que viola la soberanía de Vietnam sobre el archipiélago de Hoang Sa, y va en contra de las leyes internacionales, incluida la UNCLOS de 1982, la Declaración sobre la Conducta de las Partes Concernientes en el Mar del Este y el acuerdo sellado por Vietnam y China acerca de los principios básicos para dirigir la solución de los problemas en el mar entre los dos países”, enfatizó.

Nuevamente declaró que cualquier acto que perjudique la soberanía de Vietnam sobre los archipiélagos de Hoang Sa y Truong Sa, así como la soberanía, los derechos soberanos y jurisdiccionales del país sobre sus áreas marítimas es inválido y no está reconocido, y Vietnam se opone resueltamente a tales acciones./.

VNA/VNP