11/12/2018 15:27 GMT+7 Email Print Like 0

Bahía de Halong, una joya de la naturaleza vietnamita

Quang Ninh, Vietnam, 11 dic (VNA)- Unas tres horas en ómnibus separan a Hanoi, la capital de Vietnam, de uno de los parajes naturales más impresionantes y hermosos del mundo, orgullo no solo para la provincia de Quang Ningh –donde se ubica- sino para todos los habitantes de esta nación indochina.

Situada en el norte de Vietnam, justamente en el golfo de Tonkín,  la Bahía de Ha Long recibe a diario a miles de visitantes que, como yo, sienten una enorme curiosidad por conocer ese idílico sitio del que tanto escuché hablar a colegas que ya lo habían visitado.

Ante la descripción de tanta belleza, la expectativa es tan grande que te lleva a sentarte frente al computador a buscar imágenes e información del lugar, y ante tus ojos  encuentras un verdadero museo geológico a cielo abierto, en el que cada fotografía resulta un impacto a los sentidos.

Con miles de islas e islotes calcáreas con abundante vegetación, que emergen en la bahía con sus insólitas formas de diferentes tamaños, la inquietud te atrapa ante la posibilidad de abandonar Vietnam sin conocer esa joya de la Naturaleza. Sería imperdonable.

Tuve la dicha de conocer este sitio de extraordinaria belleza el fin de semana pasado, cuando cubanos y vietnamitas amigos de la Isla disfrutamos juntos el recorrido en una de los tantos barcos de madera que navegan a diario por las tranquilas aguas de la bahía.

Algunos repetían la experiencia, y otros descubrimos in situ las maravillas del  majestuoso lugar.

Existen varias leyendas sobre su origen, algunas conocidas en libros y guías turísticas. Sin embargo, resultó muy interesante escuchar en voz de la guía que nos acompañó durante la travesía que el lugar fue creado por la acción de un dragón (madre) y sus hijos, enviados por Dios a la Tierra para ayudar al pueblo a protegerse de los invasores chinos que atacaban desde el mar.

La joven contó – y aprovecho para agradecer al amigo de la Asociación de Amistad Cuba-Vietnam que sirvió de traductor-,  que el dragón no regresó al cielo, sino que, con su poder divino, permaneció en la Tierra convertido en mogotes para enfrentar a los invasores. De ahí surge el nombre de la bahía, que se traduce al español como Bahía del Dragón.

Debido a su singular belleza, peculiaridad geológica, riqueza biológica e importancia cultural e histórica, la Bahía de Ha long, con una extensión de 1500 kilómetros cuadrados, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1994 e incluida en la lista de las Siete Maravillas Naturales del Mundo desde 2011.

Legítimo orgullo de los vietnamitas poseer esta obra de arte natural y un privilegio para los cubanos apreciarla junto a ellos.

Belleza increíble de sus cuevas

Durante el paseo por el quizás destino turístico más codiciado de Vietnam, no podía faltar la visita a una de las tantas cuevas formadas en algunas de sus islas, algunas de estas últimas con una altura de hasta 100 metros.

Con grandes dimensiones, subiendo y bajando, cientos de escalones te llevan a conocer hasta el más recóndito sitio de la cueva llamada en español Palacio Celestial, en el mogote Hang Đầu Go (estacas de madera), en el que los visitantes siempre encuentran similitudes entre las formaciones geológicas y figuras de animales y seres humanos.
VNA/VNP