16/02/2020 20:55 GMT+7 Email Print Like 0

Aldea dedicada a la seda en Vietnam atrae a turistas extranjeros

Hanoi (VNA)- Al llegar la aldea de Van Phuc, en esta capital, los turistas no solo tienen la oportunidad de comprar sus hermosos productos artesanales de seda, sino que pueden presenciar y participar en el proceso de elaboración de los mismos.

Conocida hace siglos por el oficio de producción y comercio de seda, Van Phuc sorprende a los visitantes por sus productos sofisticados y de alto valor artístico, hechos por los artesanos locales.

Caminando por la calle principal de la aldea, se observa una gran cantidad de tiendas, que dan lugar al “barrio de la seda” y venden productos muy atractivos y de alta calidad.

Van Phuc cuenta actualmente con 30 empresas y más de 200 hogares productores con 250 telares, que combinan la producción diaria con las actividades turísticas en pos de de ayudar a los excursionistas a entender mejor el proceso de producción y el valor de sus obras.

Los artículos de Van Phuc son elaborados de materiales naturales. Las particularidades como la calidad de la tela y el fino diseño de las piezas son características que distinguen la seda de esta aldea y la convierten en uno de los productos más cotizados en el mercado nacional.

“Es maravilloso observar las manos ágiles de los artesanos. Ellos fueron muy hospitalarios al invitarnos a verlos tejer en sus locales. Los productos son finos y se venden a precio asequible”, expresó la turista argentina Enelia, de 72 años de edad al visitar el pueblo.

De acuerdo con Nguyen Van Du, presidente del Comité Popular del distrito de Van Phuc, gracias al aumento de las actividades de promoción, decenas de miles de turistas visitaron y compraron productos en la aldea.

Los productores locales han cooperado con las empresas turísticas para diseñar ofertas particulares, además de continuar organizando los eventos de presentación de este oficio tradicional.

Según los registros, documentos históricos y reliquias, el oficio de tejer seda en Van Phuc fue creado en el siglo IX por la señora La Thi Nuong, quien tuvo el mérito de transmitir a los habitantes locales sus experiencias en el cultivo de la morera, la cría de gusanos de seda y la tejeduría.

Después de su fallecimiento, los aldeanos la veneran como fundadora del pueblo. En el santuario que le rinde homenaje, todavía se guardan una piedra conmemorativa y un telar muy antiguo, testigo de la insigne historia de la aldea./.

VNA/VNP