12/02/2016 09:09 GMT+7 Email Print Like 0

Moc Chau, pradera de cuatro estaciones

Ubicada a mil 50 metros sobre el nivel del mar con un clima semi-moderado, la meseta Moc Chau es un destino ideal para los turistas con diversos servicios recreativos, entre ellos, el descubrimiento de la naturaleza para disfrutar la belleza de la denominada: “tierra de las flores”.

En el intervalo entre el invierno y la primavera, el frio se alivia y el sol calienta el ambiente sano en la sabana. Es la temporada de florecimiento de melocotón en la planicie de Moc Chau.

Los melocotoneros cambian el calor de un vasto espacio, cubriendo los caminos con sus ramas similares a sonrisas de las muchachas de las etnias Mong y Thai residentes en la meseta.

Cuando viene el mes de febrero del calendario lunar, terminan los días del frio invernal con el aumento de la temperatura, lo que marca el comienzo de la temporada de florecimiento del ciruelo, creando un paisaje romántico y lírico resaltado por la gama de blancos.

No perdurando como otras variedades, las flores de ciruelo de Moc Chau alcanzan su máximo esplendor durante sólo dos o tres semanas y luego ceden espacios a ciruelas pequeñas colmadas de vitalidad.

En marzo y abril, Moc Chau se viste con un abrigo blanco de flores de Bauhinia variegata conocida también como árbol de las orquídeas. Estos regalos de la naturaleza se comparan con la belleza viva y sencilla de las muchachas Thai que atrae la atención de los visitantes en la tierra alta.

A finales del otoño, o de octubre a noviembre, los valles en la altiplanicie de Moc Chau se ven más hermosas con la pradera de flores de rabaniza blanca que se parecen a las franjas del delantal suave de las hadas que rodean el pie de las montañas.

Es también la llegada de la temporada de girasoles que con su amarrillo dorado, compiten con el color rojo de las flores de Pascua en un espacio pacífico y verde de frondosos bosques.

La belleza natural obsequia a los seres humanos regalos originales y especiales, entre ellos, la meseta de Moc Chau. Si visitan esta altiplanicie al menos una vez, los turistas nunca podrán olvidar la belleza impresionante de las praderas en esta tierra alta.
VNA/VNP