03/12/2018 10:29 GMT+7 Email Print Like 0

Experimentando el yoga con cuerda

En los últimos años, el yoga con cuerda comenzó a convertirse en un ejercicio elegido por muchas mujeres después de un día agotador, debido a los beneficios que trae para la salud y el mantenimiento de un cuerpo en forma.
El yoga Kurunta, también conocido como yoga con cuerda, es un tipo de yoga de clase Lyengar, originado en la India. El yoga con cuerda  es para aquellas personas que han estado practicando yoga y quieren experimentar un sentimiento completamente nuevo y un poco de aventura.

A diferencia del yoga tradicional, la herramienta del Kurunta es una tela amplia y resistente que puede soportar más de 300 kg. Al igual que otras clases de yoga, los practicantes necesitan ejercitarse cada día para poder dominar y realizar posturas difíciles.

Con la hamaca de tela anclada al techo, los ejercicios del yoga Kurunta se enfocan en la parte superior del cuerpo, por lo que los practicantes deben trabajar más los músculos, apretándolos para equilibrar y estabilizar el cuerpo. Por ello, con el yoga Kurunta las personas se concentran más porque tienen que colgarse en el aire, enfocarse en sí mismas y esforzarse más de lo normal.



La clase del yoga con cuerda del Centro de Yoga Plus está situada en el edificio Handico, en Me Tri, Hanoi.


 Gracias a los beneficios que trae para la salud, el yoga con cuerda se convierte en
un ejercicio favorito de muchas personas.


Cada ejercicio del yoga con cuerda facilita el estiramiento del cuerpo y fortalece los músculos y las articulaciones. 


Los movimientos del yoga con cuerda se realizan con la ayuda de una tela anclada al techo,
a un metro sobre el piso.


 Las nuevas aprendices reciben ayuda de profesor indio.


El profesor de yoga realizando un movimiento para enseñar a los practicantes.


 El yoga con cuerda es un ejercicio adecuado a  muchas edades.


 Los practicantes sentirán la fuerza de tracción y de apertura de la gravedad cuando se cuelgan en el aire.


Al realizar los movimientos en el aire, los practicantes tienen que enfocarse
en sí mismos y esforzarse más de lo normal.


Ayudando a otra persona en la clase.


 Cuando se practica el yoga con cuerda, los músculos deben trabajar
más para mantener
el equilibrio y la estabilidad dentro del cuerpo.


 Los movimientos de este tipo de yoga son ilimitados, porque el practicante puede crear los suyos propios.


 La postura en el aire ayuda a mejorar la flexibilidad del cuerpo.


 Al terminar cada clase, los practicantes se relajan en la hamaca de tela unos cinco minutos.


Las posturas de yoga con cuerda se concentran principalmente en el estiramiento y la transición desafiante; entre ellas está la postura boca abajo, pues el colgarse en las cuerdas ayuda al practicante a mejorar la circulación sanguínea, rejuveneciendo física y mentalmente.

Al comenzar a practicar el yoga con cuerda, el ejecutante sentirá dolor en las partes inferiores del abdomen, los brazos, los hombros y las caderas. Sin embargo, si se realiza todos los días, en tres meses, el practicante ya no sentirá dolor y podrá dominar las posturas. Los ejercicios ayudarán al cuerpo a estirar los músculos, desarrollarse de forma más completa y el cuerpo será más flexible y atractivo.

Según un entrenador indio de Yoga Plus, los beneficios del yoga con cuerda son ayudar a fortalecer los músculos, quemar grasa en el cuerpo, mejorar la salud cardiovascular y proporcionar mayor resistencia del cuerpo sin depender demasiado de la dieta. Las personas mayores de 14 años ya pueden practicar esta clase de yoga, especialmente muy bueno para quienes sufren dolor de espalda, pero no es adecuado para hipertensos.

Duong Thu Hang, una practicante de Yoga Plus, compartió: "He comenzado a practicar el yoga con cuerda hace un mes, pero me resulta bastante divertido por haber podido realizar ejercicios nuevos que no están en las clases de yoga tradicional. Al terminar la sesión,  me siento muy agradable y relajada"./.
 
 
Por Ngan Ha - Fotos: Khanh Long