06/04/2015 10:19 GMT+7 Email Print Like 0

Arte de la talla del lápiz

Con creatividad y una delicada técnica de talla, muchos jóvenes pueden crear obras únicas a partir de simples lápices.
El arte de la talla del lápiz, originario de Japón, se ha convertido en favorito de los estudiantes vietnamitas en los últimos cinco años, por lo que de norte a sur han sido establecidos muchos clubes y equipos.

De acuerdo con Nguyen Duc Hai, jefe del Club de Talla del Lápiz de Hanoi, para hacer una obra de arte necesita herramientas como un buril, un abrecarta de 30 grados, un bisturí con mango No.3 y hoja No.11, y algunas otras para piezas pequeñas. La selección de un tipo adecuado de lápiz es también muy importante, ya que decide la calidad y el color de la obra. El lápiz de plástico mixto es el más fácil para tallar.
 

Los lápices para la talla son de diferentes tipos y colores. Foto: Tran Thanh Giang / VNP.


Los cuchillos utilizados para la talla tienen hojas pequeñas y delgadas. Foto: Tran Thanh Giang / VNP


Letras talladas en lápices convertidos en ganchos para llaves. 










Lápices con letras, pinos y animales tallados se hacen llaveros. Foto: Tran Thanh Giang / VNP


. Miembros del Club de la Talla del Lápiz de Hanoi. Foto: Tran Thanh Giang / VNP

Al asistir a una representación de los miembros del Club hanoyense, nos quedamos sorprendidos por los singulares lápices trabajados con las hábiles manos y la creatividad de los jóvenes. Ellos transformaron los simples lápices en piezas animadas y entrañables, con letras e imágenes significativas para regalar a los padres, maestros o amigos.

Pham Van Binh, un estudiante del Colegio de Radiodifusión y Televisión I en Ha Nam, dijo que se tarda entre 30 minutos y una hora en tallar una simple pieza, y de dos a tres días en las sofisticadas. La técnica de la talla de letras en una punta de lápiz es la más difícil, ya que es muy pequeña y frágil, muy fácil de romperse o cortar su dedo.

Aunque este arte entró en Vietnam solo desde hace algunos años, se ha popularizado rápidamente y ha llamado mucho la atención de los jóvenes.
 
Por Ngan Ha - Fotos: Tran Thanh Giang