08/10/2021 15:32 GMT+7 print

La adoración a Ban Vuong del grupo étnico dao

La ceremonia de adoración es la forma en que los dao expresan gratitud hacia Ban Vuong, patriarca de los 12 clanes de ese grupo étnico, y también un rito de oración por la prosperidad.

Ban Vuong era llamado originalmente Long Khuyen Ban Ho. Gracias a su gran habilidad para derrotar al invasor Cao Vuong, fue recompensado generosamente por el rey Binh Vuong y se casó con la hija del monarca. La princesa dio a luz seis niños y seis niñas a quienes Binh Vuong confirió diferentes apellidos, que luego se convirtieron en los 12 primeros apellidos de los dao. Cuando murió el rey, Ban Ho asumió el trono y adoptó el nombre de Ban Vuong.

En las aldeas dao del distrito de Hoang Su Phi (Ha Giang), todavía se relata la historia de su muerte. Se cuenta que, a pesar de convertirse en rey, Ban Vuong tenía un estilo de vida sencillo y enseñaba a los dao a cultivar, tejer y cazar. Una vez, en el segundo mes lunar, Ban Vuong fue a cazar a una montaña. Mientras perseguía una gamuza, el animal lo golpeó y se estrelló contra un árbol jorobado, accidente en el cual falleció. Desde entonces, cada segundo mes lunar del año, los dao celebran una ceremonia conmemorativa por la muerte de Ban Vuong.

El toque de tambores anuncia el inicio de la celebración. Foto: Viet Cuong / VNP


Los dao cuelgan cuadros al comienzo del ritual. Foto: Viet Cuong / VNP


Vino y cerdo son ofrendas indispensables en la ceremonia de adoración a Ban Vuong. Foto: Viet Cuong / VNP


El sonido de los cuernos dan la bienvenida a Ban Vuong, los demás dioses y antepasados. Foto: Viet Cuong / VNP


Arroz también es la ofrenda principal. Foto: Viet Cuong/VNP

Ofrenda de vino en el altar de Ban Vuong. Foto: Viet Cuong / VNP


El sonido de los cuernos dan la bienvenida a Ban Vuong, los demás dioses y antepasados. Foto: Viet Cuong / VNP

Los chamanes ejecutan un baile con varillas mientras rezan. Foto: Viet Cuong / VNP

 Los chamanes ejecutan un baile con varillas mientras rezan. Foto: Viet Cuong / VNP

El envío de los dioses de vuelta al cielo es la última parte de la ceremonia de adoración. Foto: Viet Cuong / VNP

El envío de los dioses de vuelta al cielo es la última parte de la ceremonia de adoración. Foto: Viet Cuong / VNP

La celebración expresa gratitud a quien formó al pueblo dao y es también un ruego de clima favorable para una cosecha abundante, con prosperidad y felicidad eternas. Foto: Viet Cuong / VNP
El antiguo monarca es reverenciado normalmente en los altares de los hogares junto con los otros dioses y las celebraciones importantes del grupo étnico siempre incluyen su adoración, como homenaje a las raíces de este pueblo. Los dao también organizan otras ceremonias comunitarias para honrar a Ban Vuong, según las costumbres de clanes y familias.

El rito de adoración también constituye un ruego para tener un clima favorable y una cosecha abundante para las generaciones venideras. Después de prepararse las ofrendas, la ceremonia comienza con la instalación del altar. Los hechiceros santifican las áreas de culto con agua bendita antes de invitar a Ban Vuong, los otros dioses y antepasados a la celebración. Durante la bienvenida a Ban Vuong, los chamanes oran por obtener su bendición y recuerdan su historia, especialmente su cruce del mar para encontrar una nueva patria y el reasentamiento en Ha Giang.

En la despedida, se queman papeles de incienso para enviar a Ban Vuong, los otros ancestros y dioses de regreso a su mundo. A lo largo de la velada, alternando entre discursos y oraciones, los hechiceros también soplan cuernos, ofrecen incienso y bailan con espadas y campanas.

Además de ser una actividad espiritual imbuida de humanidad, que educa a los dao en sus raíces, la ceremonia de adoración une a las personas para crear una comunidad fuerte./.
 
Por Viet Cuong
(Fotos tomados antes del 27 de abril de 2021)