10/12/2020 14:22 GMT+7 print

Los sonidos del chapi del pueblo raglai

Un anciano delgado de largo cabello blanco y ojos brillantes, sentado bajo un árbol detrás de su casa confeccionando un chapi, instrumento musical tradicional de la minoría étnica raglai, es una imagen familiar para la gente de la aldea de Do. El anciano es el artista Chamaléa Au, uno de los pocos raglai de la región que todavía fabrica y afina esta especie de cítara.

El instrumento musical tradicional de los raglai se hizo famoso después de la canción El sueño del chapi, del compositor Tran Tien. Una de sus frases expresa: “Todo el que es pobre tiene un chapi”, y describe al instrumento como de valor espiritual indispensable para los raglai.

Chamaléa Au relató que le enseñaron a tocar el chapi cuando era niño, al igual que a todos los pequeños del grupo étnico. Al crecer, muchos perdieron el interés por el instrumento, mientras que Chamaléa Au optó por seguir fabricando y afinando chapis, aplicando las habilidades aprendidas de su padre. Sus chapis son siempre de la mejor calidad y siempre están presentes en eventos culturales y festivales del pueblo.



El anciano es el artista Chamaléa Au, uno de los pocos raglai de la región que todavía fabrica y afina la citara Chapi. Foto: Nguyen Luan


Mientras afinaba un instrumento, el anciano contaba con entusiasmo a sus invitados el proceso de fabricación de un chapi, así como numerosas historias asociadas con él.  Foto: Le Minh


El veterano músico prueba el sonido del instrumento que está fabricando. Foto: Nguyen Luan


Herramientas principales de Au. Foto: Nguyen Luan


Una citara Chapi completada. Foto: Le Minh

Mientras afinaba un instrumento, el anciano contaba con entusiasmo a sus invitados el proceso de fabricación de un chapi, así como numerosas historias asociadas con él. 

Chamaléa Au es uno de los pocos miembros de la comunidad raglai en Ninh Son que puede fabricar, tocar y afinar el chapi. También puede confeccionar otros instrumentos musicales.
Mostró con orgullo sus piezas y dijo: “Estos son los chapis mejor elaborados, así que si salen a la venta, no serán baratos”. Según Chamaléa Au, la técnica para confeccionar estos instrumentos no es difícil, pero requiere pasión y dedicación. Los de alta calidad deben estar hechos de piezas de bambú rectas, hermosas y viejas, de unos 7-8 centímetros de diámetro y 40 de longitud. El bambú debe secarse antes de trabajarlo. Aprender a hacer cuerdas, dar forma y afinar un chapi toma mucho tiempo, para crear el sonido conmovedor del instrumento.


Au tambien hace los muebles para servirse en los trabajos diarios. Foto: Nguyen Luan  


Tubos de bambú secados para hacer Chapi. Foto: Nguyen Luan 

Au entra al fondo de bosque para buscar los tubos de bambú buenos. Foto: Nguyen Luan


Au con su ballesta hecha a mano. Foto: Nguyen Luan

En un esfuerzo por dar a conocer el chapi al público, Chamaléa Au lo ha traído para actuar en Hanoi. Esas presentaciones incluyen el primer Congreso Nacional de Minorías Étnicas de Vietnam en 2010 y el Museo de Etnología de Vietnam en 2011, como parte de las actividades de preservación y promoción del patrimonio cultural popular. Todas sus actuaciones han sido bien recibidas. A nivel local, participó en muchas actividades culturales étnicas y actuó en festivales anuales. En 2015, el Presidente de la nación le otorgó el título de Artista Emérito por sus destacadas contribuciones en la preservación y promoción del patrimonio cultural./.

 
Por Son Nghia Fotos: Le Minh y Nguyen Luan