22/04/2019 16:01 GMT+7 print

La tradición de avivar el fuego para cocinar arroz en Thi Cam

Al comienzo del primer mes del calendario lunar, se organiza anualmente  el festival de avivar el fuego para cocinar arroz en la casa comunal del pueblo de Thi Cam, comuna de Xuan Phuong, distrito de Nam Tu Liem (Hanoi), que atrae a mucha gente local y visitantes. 

El festival se dedica  al general Phan Tay Nhac. Según la leyenda, el militar estaba al servicio del rey Hung XVIII y mantenía  el ejército en Thi Cam. En ese tiempo, solía  organizar entre sus soldados  un concurso de cocción de arroz.

Cuando el general Phan Tay Nhac y su esposa, Hoa Dung, movieron sus tropas a dicho pueblo, los aldeanos querían unirse a su ejército, por lo cual el oficial decidió organizar una competencia de cocción de arroz  a fin de encontrar a los mejores cocineros que  pudieran alimentar y cuidar a sus soldados. Cuando falleció, fue adorado como el Dios Tutelar  y el pueblo organiza anualmente el mismo concurso para conmemorarlo.


 Los ancianos revisan los materiales utilizados para hacer fuego durante el concurso.


  Desde la mañana, todos los equipos  preparan morteros y paja  seca  para hacer fuego,
una parte importante en el concurso.fuego.


Listos para el concurso.


 Los hombres fuertes ponen arroz en un mortero de piedra  para pilar. 


 Al comienzo, en cada equipo hay cuatro hombres avivando el fuego, lo que requiere mucha agilidad.


 Empezando a prender el fuego.


La aparición de  un fuego es una de las partes más emocionantes del concurso.



 Cuando surge el humo, se empieza a soplar. 


Una vez prendido el fuego, se comienza cocinar el arroz.


 Las ollas de latón se colocan sobre el fuego de paja y  bambú seco, y luego se cubren
con las cenizas para que el arroz quede aromático y uniforme.


 Escenario conmovedor en la casa comunal durante el concurso. 


Recolectando paja quemada para mantener el calor de la olla.


Los ancianos recogen las ollas de arroz para evaluar. 


 El arroz está bien cocinado si logra estar glutinoso, delicioso y entero.
La evaluación  es solo simbólica, a fin de animar a los equipos a cocinar hábilmente el arroz.


 Después de la evaluación, se ponen las ollas dentro de la casa comunal para hacer ofrendas al Dios Titular del pueblo.



Una vez terminado el concurso, los equipos dividen el arroz entre sí con los aldeanos para orar por un año próspero.

Participan cuatro equipos en el certamen, que  son el símbolo  de cuatro armas del ejército. Cada uno designa a un joven para correr  hasta la orilla del río Nhue y recoger el agua más pura. A fin de garantizar la calidad del líquido, los  coordinadores han preparado agua potable hervida.

Cada equipo  elige a cuatro hombres para avivar el fuego, paso que requiere mucha agilidad, mientras que otros miembros preparan el arroz, el agua y las ollas para cocinar el grano en el menor tiempo posible.  Los materiales para hacer el fuego son paja seca, trozos de bambú viejo con ranuras pequeñas y varillas finas de bambú.

Para elegir el mejor arroz cocinado, los ancianos tienen en cuenta el aroma, la blancura y la blandura del grano. El mejor arroz se ofrenda al Dios Titular del pueblo. Una vez finalizado el concurso los equipos dividen el arroz entre sí y  con los aldeanos, para orar por un año próspero./.

Por Cong Dat