05/07/2015 12:11 GMT+7 Email Print Like 0

Premier vietnamita asiste a VII Cumbre Japón-Mekong

En la séptima Cumbre Japón-Mekong celebrada hoy en Tokio, el primer ministro vietnamita Nguyen Tan Dung destacó la importancia de la cooperación entre ambas partes para el desarrollo socioeconómico de la Subregión del Mekong y el proceso de integración de la ASEAN.

El premier patentizó su consenso a los puntos de vistas de los líderes mostrados en la Estrategia Tokio 2015, aprobada en la cita, que guía a la colaboración para garantizar la estabilidad regional y el crecimiento cualitativo.

También resaltó tres puntos importantes que ayudará a los estados participantes a alcanzar sus objetivos de crecimiento de calidad, incluida sólida base económica, equilibrio entre el progreso económico y la protección ambiental, y un ambiente pacífico y estable para el desarrollo.

Respecto a los asuntos del Mar Oriental, subrayó que las disputas de soberanía insular en esa zona evolucionan de manera compleja.

La consolidación y construcción a gran escala de las islas y arrecifes que transforma su statu quo violan las leyes internacionales y la Declaración sobre la Conducta de las Partes Concernientes en el mar de Este (DOC), disminuye la confianza y aumenta la tensión en el área, remarcó.

Afirmó que el mantenimiento de la paz, estabilidad y seguridad de navegación en esas aguas constituye una aspiración, beneficios y al mismo tiempo, responsabilidad de todos los estados dentro y fuera de la región.

Durante la cita, los líderes de Japón y los cinco países del Mekong (Cambodia, Laos, Myanmar, Tailandia y Vietnam) evaluaron los resultados de la Estrategia Tokio 2012 en el último trienio y debatieron también orientaciones para la futura cooperación.

Apreciaron los logros en los tres pilares de la colaboración bilateral, especialmente en el desarrollo infraestructural en servicio a los enlaces regionales, impulso de los lazos comerciales y de inversión, protección medioambiental, enfrentamiento a desastres naturales, intercambio popular y capacitación de recursos humanos.

También aprobaron la Estrategia Tokio 2015 con nuevos contenidos para la coordinación entre ambas partes en el período 2016- 2018.

De acuerdo con el documento, los estados se empeñarán en garantizar la estabilidad de la zona y lograr un avance de calidad para la subregión de Mekong, mediante el progreso de la infraestructura industrial, especialmente el desarrollo urbano, energético, de sectores auxiliares, transporte, entre otros aspectos.

Se esforzarán además para impulsar los avances de la industria y las cadenas territoriales de valores a través del establecimiento de las zonas económicas especiales y el fomento de los recursos humanos y la conexión institucional.

Por otra parte, patentizaron la determinación de estimular un desarrollo sostenible por un “área verde” con la intensificación de la colaboración en lucha contra los desastres naturales y gestión de los tesoros hídricos.

Acordaron también robustecer la cooperación con los mecanismos de la subregión de Mekong, el segmento privado, organizaciones internacionales y las partes involucradas.

Saludaron el compromiso nipón de conceder una ayuda oficial para el Desarrollo valorada en seis mil 100 millones de dólares para el área durante los tres años próximos.

Al abordar los contenidos de la Estrategia Tokio 2015, subrayaron la importancia del océano, un bien común de todo el mundo y corroboraron la necesidad de la coordinación en la garantía de la seguridad marítima en el área.

Exigieron cumplir integral y eficientemente la DOC y culminar prontamente un Código al respecto (COC).

Reiteraron compromisos de asegurar la libertad de navegación marítima y aérea y resolver las diferencias en conformidad con las normas internacionales, incluida la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982.

Manifestaron también inquietud por la evolución de la situación actual en el Mar Oriental, la cual complicará el escenario, deteriorará la confianza y afectará la paz en la zona.
VNA/VNP