27/03/2016 16:55 GMT+7 Email Print Like 0

Mercado de antigüedades en Hanoi

Sin un ambiente tan bullicioso como el de otros mercados, el de antigüedades opera tranquilamente en un espacio pequeño en la calle de Hoang Hoa Tham, Hanoi. Cuenta con más de 30 puestos de venta de objetos antiguos y es un sitio conocido de muchos entusiastas de antigüedades.
La feria de antigüedades se abre cada mañana de sábado en el espacio de Lu Tra Quan (Casa de té Lu), en el callejón 456 de Hoang Hoa Tham, distrito de Ba Dinh. Lu Tra Quan es un lugar famoso en Hanoi, donde los miembros del Club de Caligrafía de Hanoi suelen reunirse en fin de semana.

Con un área de 400 m2, el mercado se convierte en un destino favorito de muchos aficionados, coleccionista de antigüedades y de ancianos que van al mercado simplemente  para contemplar los artículos antiguos, los cuales desencadenan sus recuerdos de tiempos pasados. Allí se pueden observar, intercambiar, comparar o vender los objetos antiguos que han sido recolectados cuidadosamente. Los artículos son de diferentes épocas. Algunos tienen cientos de años y otros son de los años 60 y 70, tales como cuencos de porcelana, jarrones, candiles,  relojes, teléfonos de escritorio, bandejas de cobre, vasos, dinero antiguo, revistas viejas, contenedores de agua, cucharas y tazones.



 La feria de antigüedades está situada en un callejón de la calle de Hoang Hoa Tham, Hanoi. 


Según Kieu Quoc Khanh, jefe del Club de Caligrafía de Hanoi y fundador de la feria de  antigüedades,
el  mercado es el punto de encuentro para los entusiastas de antigüedades.



 Se venden principalmente en el mercado objetos antiguos como cuencos, jarrones, candiles, relojes,
teléfonos,
planchas, bandejas, vasos, monedas antiguas, fotografías o libros. 


Muchos objetos cerámicos son vendidos en la feria.


Entusiastas de antigüedades observan y determinan el valor de un objeto antiguo. 


 Cámaras antiguas, que puedan utilizarse aún o no, atraen mucho la atención de los clientes.


Un coleccionista exigente examina un elemento utilizando una lupa.


 Encendedores antiguos de fuel.


Reloj de pulsera hecho por la antigua Unión Soviética atrae atención de muchos clientes.


Reloj de cuerda de la antigua  Unión Soviética.


La mayoría de los visitantes de la feria de antigüedades tienen conocimiento profundo
sobre objetos antiguos.


Las cosas viejas, que parecen perderse en el pasado, como jarras de agua, relojes, lentes, fotografías antiguas, cerámicas de la época feudal, candiles estadounidenses,  cámaras y billetes de diferentes períodos, han adquirido una nueva vida en esta feria.

Las personas acuden a la feria con curiosidad, considerando y preguntando los precios de los artículos que les interesan; luego regatean, pero no hay voces alta o peleas. Los vendedores siempre responden a sus clientes con entusiasmo, explicando el origen, la edad y la calidad de cada elemento. Y aun si los clientes no compran, los vendedores no quedan descontentos.

Inicialmente, la feria era un lugar solo para los coleccionistas de antigüedades en Hanoi, pero ahora atrae a un gran número de personas de diferentes provincias, como Thanh Hoa, Hai Phong, Nam Dinh y Ninh Binh.

En el mercado, los vendedores tienen una subasta para recaudar fondos para ayudar a niños necesitados, discapacitados y familias pobres. Después de dos años de operación, el mercado es cada vez más conocido en todo el país.



Monedas de diferentes épocas en el mercado.


 Bandeja antigua de bronce con imágenes de  las 12 denominaciones de animales.


Peines hechos de carcasas de bomba.  


 Plato antiguo de cerámica con esmalte de color marfil y detalles hechos a mano.


 Antiguos recipientes de agua y relojes de cuerda en el mercado.


 Un tocadiscos viejo.


 Reloj antiguo de pared de alto precio en la feria.
 

Por Cong Dat