08/04/2015 09:51 GMT+7 Email Print Like 0

El vermicelli del pueblo So

El pueblo So en la comuna de Cong Hoa, distrito de Quoc Oai, Hanoi, es bien conocido por su producto tradicional: vermicelli de arrurruz (Maranta arundinacea), que ha sido favorito en el mercado nacional durante muchos años.
El nombre de So está estrechamente unido a la casa comunal del pueblo, que se considera "la más bella en la zona antigua de Doai". Nadie sabe exactamente cuándo comenzó en la localidad la confección de vermicelli, pero está claro que se ha transmitido de generación en generación.

Afortunadamente, llegamos al pueblo justo en la temporada de producción de vermicelli con vista a la fiesta del Tet (año nuevo lunar) para sentir la emocionante atmósfera de trabajo y presenciar el proceso de elaboración, que incluye la fabricación de la harina, la formación y secado de los fideos. Un día normal de trabajo en el pueblo So suele comenzar muy temprano,  a las 5:00 a.m., cuando comienzan los talleres de producción de fideos, con los ruidos característicos de sus máquinas, que duran hasta las 19:00 p.m., hora en que finaliza la jornada de labor. Sin embargo, durante los períodos punta, muchos aldeanos como Nguyen Thi Ha, dueña del taller Ha Tien, con una capacidad de producción de 4-5 toneladas de harina / día en el pueblo 5, comuna de Cong Hoa, tiene que levantarse a las 3:00 a.m. para abastecer el mercado antes del Tet.
 

La confección de vermicelli en el pueblo So, comuna de Cong Hoa, Quoc Oai, Hanoi, es un oficio tradicional
legado de generación en generación. Foto: Viet Cuong.


Los pobladores de So colocan vermicellis en el patio de la casa comunal para el secado. Foto: Viet Cuong.


El vermicelli del pueblo So es secado al sol, a pesar de que hay muchas nuevas técnicas de secado.
Foto: Viet Cuong.


El vermicelli del pueblo So es secado al sol, a pesar de que hay muchas nuevas técnicas de secado. Foto: Viet Cuong.


Recogiendo los vermicellis secados al sol. Foto: Viet Cuong.


  El pueblo So tiene alrededor de 70-80 talleres de vermicelli; cada uno emplea de siete a ocho trabajadores locales.
Foto: Viet Cuong.


Según Nguyen Thi Ha, dueña de un taller de vermicelli en el pueblo So, el producto elaborado por el pueblo
recibe elogios de muchos clientes porque se fabrica por métodos tradicionales, logrando
buena textura y sabor. Foto: Viet Cuong.


Empaque de vermicelli en un taller en el pueblo So. Foto: Viet Cuong. 

Ha dijo que desde que comenzó a participar en la profesión tradicional de sus antepasados, la producción de vermicelli de su familia ha aumentado de manera constante. Hace unos 10 años, el taller solo producía unos pocos cientos de kilogramos de por día. Ahora, su taller elabora cerca de cuatro toneladas de fideos diariamente, que se venden inmediatamente después de terminar la producción. A veces, no pueden producir suficiente vermicelli para satisfacer las demandas de los clientes.

Recientemente, muchas áreas han comenzado a utilizar el secado tecnológico, pero en el pueblo So el vermicelli sigue siendo secado al sol. Esta es la razón por la cual puede observarse numerosos paneles de vermicelli blanco pulcramente colocados uno junto al otro en el dique a lo largo del río Day.

Los pobladores de So optan por el secado tradicional, pues es el secreto para que sus vermicellis sean más sabrosos y tengan una mejor textura. Debido a la dependencia absoluta de la naturaleza, la gente de la aldea tienen que seguir con atención el tiempo constantemente, explicó Ha. 
Por Vy Thao - Fotos: Viet Cuong