06/08/2018 10:47 GMT+7 Email Print Like 0

Clases de inglés en la puerta de Buda

Con el fin de seguir el camino de Buda de hacer  buenas obras, la maestra vietnamita de inglés Tran Thu Hong Duyen imparte clases gratuitas de ese idioma, llamadas  “Happy Class”, en la pagoda de Phap Van, en Hanoi.
La pagoda de Phap Van se ha convertido en lugar de encuentro favorito de budistas de todas las edades, desde niños de cinco años hasta sus padres, quienes también participan en las clases de la maestra Duyen y asisten a las actividades organizadas en el sitio.
Duyen ha organizado  cinco cursos de inglés con la participación de unos 150 alumnos, de cinco a quince años de edad. Cuando llevan a sus hijos a las clases de Duyen, muchos padres participan en juegos organizados por los voluntarios.

  


Se organizas las clases gratuitas de inglés en la pagoda Phap Van cada mañana de domingo.


 Los alumnos estudian inglés en un espacio muy especial.


Victor Anthony Skulicz, un maestro del Reino Unido, da  clase de inglés cada mañana de domingo. 


 Los voluntarios de “Happy Class” siempre atienden a los alumnos de la clase.


Los alumnos participantes en las “Happy Class” tienen oportunidad de estudiar muchos temas interesantes..


 Los alumnos están contentos después de cada clase.

Las “Happy Class” son conducidas por 20 voluntarios, quienes son  estudiantes de diferentes universidades y algunos son extranjeros. 

Los maestros foráneos que suelen dar clases en la pagoda son considerados como el “imán” que atrae a los niños.

Victor, un maestro del Reino Unido, compartió que vino a Vietnam para trabajar, por casualidad se enteró de las “Happy Class” e inmediatamente empezó a dar clases en el lugar, y se siente muy contento cuando enseña a los alumnos.

Según Duyen, a los niños les encanta la clase de Victor. “Me siento muy feliz de estudiar inglés aquí. Hablo en inglés con el maestro Victor con más confianza y mis compañeros de clase son muy amables”, comentó Do Thi Phuong Anh, una alumna de “Happy Class”.

Esta no solo es una clase de inglés, sino también un ambiente puro para que los niños desarrollen una mente sana. “Cuando llevamos a los niños a las clases, también disfrutamos de estudiar junto con ellos”, dijo Thu Minh, madre de un alumno.

Duyen expresó que la clase de inglés en la puerta de la pagoda siempre da la bienvenida a los niños para estudiar gratis y también a los voluntarios extranjeros, quienes aman Vietnam y quieren acumular experiencia en la enseñanza a partir de estas lecciones./.

 
Por Bich Van - Fotos: Viet Cuong