18/07/2016 11:48 GMT+7 Email Print Like 0

Activista checo refuta punto de vista de China sobre Mar del Este

Praga, 18 jul (VNA)- Marcel Winter, presidente de la Organización Checa-Vietnam, rechazó un artículo, publicado en el diario checo de Halo noviny, que muestra los puntos de vista ilícitos de China sobre la situación en el Mar del Este.

Los mencionados textos fueron publicados poco después del veredicto de la Corte Permanente de Arbitraje (PCA, inglés), que refutó la reclamación de China de “derechos históricos” en las aguas dentro de la llamada “línea de los nueve puntos” delineada por el propio Beijing.

En una publicación en el sitio web de la Organización Checa-Vietnam, Marcel Winter señaló que el artículo de Halo noviny sólo demostró argumentos subjetivos y sin fundamento de China.

Hizo hincapié en que Filipinas presentó la demanda contra China a la PCA porque este país sudesteasiático, junto con Vietnam y Malasia, quieren resolver las disputas mediante vías diplomáticas en vez de medidas militares.

Es irracional decir que los países no están autorizados a presentar una demanda a la PCA si China no lo permite, opinó, e indicó que cualquier nación soberana puede demandar a Bejing en un tribunal internacional ya que no son colonias chinas.

De acuerdo con Winter, muchos países, incluidos Estados Unidos y Japón, han protestado las acciones militares y la construcción ilegal por parte de China de islas artificiales en los archipiélagos de Hoang Sa (Paracel) y Truong Sa (Spratly), en el Mar del Este.

El activista checo reiteró su apoyo a las reivindicaciones territoriales legales y legítimas de Vietnam en el Mar del Este.

Según el veredicto pronunciado el 12 de julio por la PCA en relación con la disputa territorial que mantienen desde hace tres años China y Filipinas, Beijing no tiene pruebas históricas sobre el Mar del Este ni base legal para sus reclamaciones sobre los recursos en las áreas marítimas dentro de su inventada “línea de los nueve puntos”.

Esa línea de demarcación territorial de China contradice los términos de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS) de 1982, declaró el tribunal y afirmó que China causó daños duraderos e irrecuperables a los ecosistemas de arrecifes de coral en el archipiélago de Truong Sa (Spratly).

La Corte afirmó que ninguna isla en el archipiélago Truong Sa (Spratly) crea a China el derecho de reclamar una zona económica exclusiva (ZEE), y en tal sentido, Beijing no tiene la jurisdicción de ZEE en la zona de 200 millas náuticas alrededor del arrecife Vanh Khan (Mischief) o del banco de arena Co May (Thomas).

La isla de Ba Binh, del archipiélago de Truong Sa (Spratly), es una roca, por lo cual no genera derecho a aguas territoriales, afirmó la Corte y aseveró que China interfirió en los derechos de pesca tradicional de Filipinas en el atolón Scarborough.
VNA/VNP