22/01/2015 15:44 GMT+7 Email Print Like 0

¡Hola Hanoi!

En 2014, Hanoi se clasificó octavo entre los diez mejores destinos crecientes en el mundo del sitio web de viajes TripAdvisor, debido a su belleza arquitectónica, tanto antigua como moderna. En los corazones de los extranjeros, Hanoi es realmente un destino digno de visitar y un lugar para vivir, porque la la gente y la vida aquí siempre ofrecen muchas cosas interesantes y atractivas para ver y hacer.
Un día de recorrido en la capital milenaria

A las 8:00 a.m. de un sábado, seguí a Ha Minh Lam, guía turístico de Viet Travel Media, al hotel Art Boutique, desde donde llevaría a un grupo de turistas extranjeros a visitar Hanoi.

Empezamos nuestro recorrido después de disfrutar de un Pho (fideos con carne de res) en el restaurante Thin, en la calle de Lo Duc, y una taza del té para calentarnos. Durante nuestro desayuno de 30 minutos hablamos con los turistas extranjeros, quienes nos contaron sus experiencias en Vietnam.

Gavin Anderson, de 26 años de edad, dijo: "He estado en Vietnam durante dos días y he visitado la bahía de Ha Long y Trang An. En mi último día aquí, quiero recorrer Hanoi para conocer más la cultura, el país y la gente de esta ciudad de mil años de antigüedad".

El primer lugar que visitamos fue el complejo del Mausoleo del Presidente Ho Chi Minh. Cuando nuestro coche se detuvo, los turistas rápidamente se bajaron y caminaron hacia la institución. Estuvieron en la casa sobre pilares y el estanque de peces del Presidente, y el Museo Ho Chi Minh. Durante su estancia en el lugar aprendieron mucho y tomaron una gran cantidad de fotografías.

A continuación visitamos Van Mieu - Quoc Tu Giam, la prisión Hoa Lo, el lago Hoan Kiem, la pagoda Tran Quoc y el Museo de Etnología. Aunque estábamos bastante cansados debido al movimiento continuo, conversamos alegremente y nos sentíamos contentos y emocionados de nuestro viaje.


Turistas de visita en el Mausoleo del Presidente Ho Chi Minh. Foto: Viet Cuong / VNP


Visitantes extranjeros disfrutan de una danza del dragón en una calle de Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP


Van Mieu - Quoc Tu Giam es un destino en Hanoi para los turistas extranjeros. Foto: Thanh Giang / VNP



Descubriendo el espacio cultural y arquitectónico en la pagoda Tran Quoc. Foto: Tat Son / VNP


El puente de Long Bien ha existido en Hanoi desde hace tres siglos. Foto: Thanh Giang / VNP



Los visitantes disfrutan los recorridos por Hanoi en triciclos. Foto: Thanh Giang / VNP



Con los plateros en la calle de Hang Bac, distrito de Hoan Kiem, Hanoi. Foto: Thong Thien / VNP


Ta Hien se considera ahora una calle "occidental" en el distrito de Hoan Kiem, Hanoi. Foto: Trinh Van Bo / VNP


Un turista intenta cargar las cestas gemelas de una vendedora ambulante en la calle de Ma May,
distrito de Hoan Kiem, Hanoi. Foto: Trinh Van Bo / VNP


Los visitantes descubren las comidas callejeras en el barrio antiguo de Hanoi. Foto: Trinh Van Bo / VNP


Los extranjeros disfrutan de cerveza de barril en una calle del casco antiguo. Foto: Trinh Van Bo / VNP


Viajeros contentos de participar en una actuación de música nacional celebrada en una calle del barrio antiguo
en el distrito de Hoan Kiem, Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP

«
    De acuerdo con la Oficina General de Estadísticas, en los primeros seis meses de 2014, el número de visitantes extranjeros en Hanoi alcanzó 1 073 000 personas, con un incremento de 25,8 % con respecto al mismo período de 2013.
»
Por la tarde, Sam, un turista estadounidense, expresó: "He leído informaciones en Internet y estaba muy curioso sobre el espacio y la vida de las personas que viven en el barrio antiguo de Hanoi, así que quería visitar esta zona".

Llevamos a Sam, William y Mónica, procedentes de Estados Unidos, Brasil y Chile, respectivamente, a visitar el casco antiguo de Hanoi. El animado estilo de vida y las antiguas casas en las largas y estrechas callejuelas, con puntos de venta de comida típica en las aceras, entre ellos de Bun Cha (carne de cerdo a la parrilla con fideos), Pho (fideos) y cerveza, fascinaron de inmediato a estos turistas que visitaban Hanoi por primera vez.

Tras casi dos horas de camino, nos detuvimos en un pequeño expendio para disfrutar de comida popular callejera, como Bun Cha, Nem chua (rollos de carne de cerdo fermentada) y fideos con cangrejo. Después de comer nos fuimos a las calles de Ta Hien, Luong Ngoc Quyen y Dinh Liet, conocidas comúnmente como "cruce de cerveza" o "cruce internacional", donde una gran cantidad de turistas vienen a beber cerveza.

Según el dueño de la cervecera Hai Loan, a los extranjeros les gusta reunirse aquí porque la cerveza es barata y el espacio en las antiguas calles es agradable. Con un vaso de cerveza a un precio de solo 10 000 dong o dos vasos por un dólar, los visitantes pueden sentarse en la tienda para charlar y contemplar las concurridas calles hasta altas horas de la noche.

En la tienda nos encontramos con Teresa Romero, una chica de España. Teresa rápidamente se unió a nosotros y contó que había estado en Hanoi durante unos días y la ciudad le pareció muy bonita e interesante. Comentó que le gustaba andar por el casco antiguo y pararse en las intersecciones concurridas para ver a los artistas tocando música folclórica, o chatear con amigos de diferentes lugares en los cafés al aire libre y los puestos de cerveza.

Teresa precisó: "La calidez y amabilidad de los hanoyenses me hacen sentir muy bienvenida en este país. Mañana voy a visitar a unos familiares. Han vivido en Hanoi desde hace 10 años".

Tarde en la noche, nos separamos. Al día siguiente, Sam, William y Mónica volvieron a su hogar, y fui invitada por Teresa a conocer a su familia.

"He elegido a Hanoi como mi segunda patria"

A la tarde siguiente, Teresa y yo fuimos a visitar a sus parientes en la zona cercana al lago del Oeste. A lo largo del camino que rodea el lago vimos muchas personas de otros países corriendo, andando en bicicleta o haciendo compras. En los últimos años, se han construido más y más villas y casas para extranjeros porque el número de vietnamitas de ultramar y extranjeros que viven y trabajan en Hanoi está en aumento.

Paseamos un rato y finalmente encontramos la casa. Un español que parecía un artista nos recibió en la puerta con una sonrisa y el saludo "¡Hola!" en vietnamita. Rápidamente me di cuenta de que era Diego Cortizas del Valle, famoso diseñador de moda y un "occidental" muy interesado en la seda nacional. Es una figura familiar en los eventos de moda en Vietnam.

En casa de Diego, nos sentimos como si estuviéramos en el hogar de un artista vietnamita debido a la decoración, con faroles colgados en el techo y un altar dispuesto de acuerdo con las costumbres espirituales del país. Alrededor de la vivienda se exponen Ao dai (vestido largo tradicional) y fotos de Hanoi tomadas por Diego, con proverbios familiares de Vietnam escritos en inglés y vietnamita.


Todos los muebles y decoraciones, sobre todo el altar, en la casa de Diego están imbuidos de la
 cultura vietnamita. Foto: Thanh Giang / VNP



Diego y sus hijos. Foto: Thanh Giang / VNP.



Diego y su familia tiene una relación cercana y amistosa con los amigos y vecinos vietnamitas.
Foto: Thanh Giang / VNP.



La vivienda es un sitio de encuentro familiar de la pareja y sus amigos. Foto: Thanh Giang / VNP



Diego y su esposa pasan el tiempo frecuentemente hablando con sus clientes para aprender más acerca
de la moda vietnamita. Foto: Thanh Giang / VNP


Diego participa en un desfile de moda vietnamita en Van Mieu, Hanoi. Foto: Thanh Giang / VNP

Diego nos habló con satisfacción del apego de él y su esposa Laura Pardo Fontán a Hanoi. En 2004, cuando visitaron a su hermano, quien trabajaba en Hanoi, les encantó la ciudad, decidieron quedarse y crearon la marca de moda Chula.

En sus primeros días de estancia, la diferencia de la vida y el idioma los hizo interesarse en aprender cosas nuevas con la ayuda de sus vecinos vietnamitas. Lo más maravilloso, sus tres hijos nacieron en Hanoi. Pueden hablar vietnamita y viven y estudian junto con amigos vietnamitas.

La familia de Diego ha vivido en la capital durante 10 años y se siente vietnamita, con los hábitos alimentarios del país y el trabajo con amigos vietnamitas. En particular, les encanta celebrar el Tet (año nuevo lunar) a la manera tradicional del país. En medio del clima bastante frío y lluvioso, visitan a sus vecinos para desearles un feliz año nuevo y aprender sobre las costumbres nacionales del Tet, como ir a comprar flores de durazno y árboles de kumquat para la decoración casera, y disfrutar de platos como Banh chung (pastel cuadrado de arroz glutinoso) y Xoi Gac (arroz glutinoso al vapor con Momordica cochinchinensis).

La casa Chula se ha convertido en un lugar de intercambio cultural entre vietnamitas y extranjeros, donde se organizan exposiciones de fotos, música y modas. Todo esto hace que se sientan más cómodos en Hanoi y se han unido cada vez más a su segundo hogar.

En el hogar de Diego tuvimos la suerte de asistir a la fiesta de cumpleaños de su esposa Laura. Fue un agradable festejo con amigos del anfitrión, no solo españoles, sino también japoneses, británicos, italianos y vietnamitas.

Todos compartimos anécdotas sobre nuestro trabajo y la vida, lo que nos hizo sentir que existía una vida multicultural en la casa Chula. Diego y su esposa aseguraron que Hanoi se había convertido en su segundo hogar, donde tienen recuerdos maravillosos. 


Visitantes extranjeros toman parte en el evento "Sonríe por un Vietnam hospitalario". Foto: Cong Dat / VNP


Los turistas extranjeros hacen ejercicios en la mañana con los hanoyenses. Foto: Cong Dat / VNP


Los extranjeros que viven cerca del lago del Oeste a menudo vienen a la casa comunal de Quang Ba para
practicar yoga por la mañana gracias a su ambiente fresco y tranquilo. Foto: Tat Son / VNP


Al igual que sus padres, los niños extranjeros se apresuran a familiarizarse con el estilo de vida en Hanoi.
Foto: Trinh Van Bo / VNP
 
Por Ngan Ha - Fotos: Tran Thanh Giang, Tat Son, Thong Thien, Trinh Van Bo & Cong Dat