24/05/2016 14:35 GMT+7 Email Print Like 0

Posada Ma Rung

Situada en el bosque Da Nghit del distrito de Lac Duong, provincia de Lam Dong, Ma Rung Lu Quan (posada de fantasmas del bosque) es una parada interesante para los exploradores de Tay Nguyen (tierras altas centrales).
El propietario del establecimiento, Nguyen Thanh Liem, de Da Lat, es aficionado a los viajes. Exploró casi todos los bosques y montañas de Tay Nguyen cuando era joven. Debido a sus experiencias y conocimiento profundo sobre los bosques en Lam Dong, sus amigos le llaman "ma rung" (fantasma del bosque). Cuando empezó a envejecer, abandonó la ciudad y construyó una casa de madera en el bosque para vivir y disfrutar de la naturaleza primitiva, así como para guardarlo y protegerlo.

La belleza romántica de la posada Ma Rung atrae a muchos turistas para disfrutar de una vida natural.




La posada Ma rung tiene una casa de madera utilizada como parada.


La belleza natural de las flores salvajes en la posada Ma Rung impresiona a los turistas.


Hermoso camino con Rhodomyrtus tomentosa.


Es una experiencia inolvidable el cruce de un puente colgante que atraviesa un arroyo.


Tomando fotos en el puente colgante en la posada.


Turistas extranjeros contemplan la belleza sencilla y natural del sitio.


Turistas observan las artes de de pesca de pueblo étnico en un arroyo en la posada.


Un rincón relajante dentro de la posada.


Habitaciones para los visitantes con diseño arquitectónico local, amigables con la naturaleza.


Paisaje poético de la posada Ma Rung.


Lago tranquilo y pequeñas casas de madera en la posada.


Paseo en barco.

Al venir al sitio, los huéspedes recibirán la bienvenida calurosa del dueño. Durante su estancia allí, pueden contemplar el paisaje tranquilo y pintoresco de la naturaleza, así como disfrutar del aire puro y fresco de Da Lat.

La posada está cubierta de flores silvestres que crecen a lo largo de callejones estrechos en primavera, y en verano de Rhodomyrtus tomentosa y sauces llorones. En invierno, las nubes blancas colgadas en los doseles de árboles de pino crean una atmósfera misteriosa en el lugar.

Cruzando un puente de madera, los turistas llegan a una colina, donde se encuentran un jardín de mandarinas; allí pueden recolectarlas y disfrutarlas a la vez que contemplan el paisaje muy hermoso de la posada.

Cuando cae la noche, el propietario y los huéspedes se reúnen junto a un lago, y alrededor de un fuego de campamento disfrutan de carne de cerdo asado, del vino Can, de la melodía de una guitarra y de las historias sobre la gente de Tay Nguyen y sus aventuras pasadas.

 
Por Son Nghia - Fotos: Nguyen Luan