17/09/2014 14:44 GMT+7 Email Print Like 0

Hon Chuoi, una isla pacífica

La isla de Hon Chuoi, situada en el distrito de Tran Van Thoi, provincia de Ca Mau, tiene unos siete kilómetros cuadrados, a una altitud de casi 170 metros sobre el nivel del mar. Está rodeada de acantilados y bosques primitivos.
En la isla de Hon Chuoi hay 38 hogares con 129 habitantes dedicados principalmente a la pesca y al pequeño comercio. En los últimos años, los isleños han implementado el modelo de cría de peces en jaulas, que tiene un alto valor económico. Gracias a la red de telecomunicaciones, otros servicios útiles y el recurso de agua dulce la calidad de vida de los habitantes está mejorando notablemente. Al final de cada año, numerosos barcos transportan regalos significativos de la gente del continente a la ínsula.
 

 La isla de Hon Chuoi está situada en el municipio de Song Doc, distrito de Tran Van Thoi,
provincia de Ca Mau.



 La isla de Hon Chuoi, vista desde arriba.
 

 La isla tiene numerosos bosques primitivos.


 El modelo de cría de peces en jaulas se ha desarrollado fuertemente en la isla por
su alto valor económico.



 Revisando los utensilios de pesca antes de salir al mar.


 Mariscos secos de la isla.


 Anclaje de los barcos y limpieza de las redes de pesca después de cada viaje.


 Vida diaria de los isleños.


 Aunque la calidad de vida de los isleños ha mejorado considerablemente,
todavía enfrentan a muchas dificultades.



 Conservación de agua dulce para la temporada seca.


 Vida apacible en la isla.


Bulliciosas actividades de pesca en la isla de Hon Chuoi.


 Los isleños ya tienen acceso a la red de telecomunicaciones.

Hon Chuoi es también uno de los lugares en que los guardias fronterizos han hecho un gran esfuerzo para proteger la soberanía nacional, y dan apoyo espiritual a los habitantes de la zona. Abren clases para enseñar a los niños, ayudan los pescadores a refugiarse de las tormentas, los apoyan en la solución de los problemas emergentes durante sus viajes en el mar y ofrecen tratamiento médico.

Cada día, cuando los primeros rayos del sol se elevan sobre el mar, los isleños comienzan sus labores cotidianas. En las aulas sencillas, los sonidos de los niños que aprenden a leer muestran la apacible vida en la isla.
 
Por Son Nghia - Fotos: Nguyen Luan