02/12/2016 09:37 GMT+7 Email Print Like 0

Gastronomía de Vietnam: Obama y el potencial del turismo

Hanoi, 01 dic (VNA)- Durante su visita en mayo pasado a Vietnam, Barack Obama creó un espacio en su ocupada agenda para degustar uno de los platos más emblemáticos del país en un pequeño y humilde restaurante en el centro de Hanoi.

Habíamos visto a Mariano Rajoy compartiendo mesa y mantel con Nicolás Sarkozy en un restaurante madrileño de menú, pero la estampa de Barack Obama sentando en un taburete de plástico azul supone un paso más allá en el acercamiento de los mandatarios a la cocina popular.

¿En qué lugar comió Obama? ¿Quién lo acompañaba? ¿Cuánto le costó la comida?

Las respuestas, como las fotografías, están en las cuentas de Twitter e Instagram del célebre cocinero Anthony Bourdain, autor del libro “Confesiones de un Chef” y presentador del programa de televisión “No reservations” o “Parts Unknown”, un espacio de la cadena CNN que mezcla los viajes por el mundo, las tradiciones locales y la gastronomía.

En las imágenes que convulsionaron la prensa internacional se puede ver al chef y al mandatario cenando “Bun cha”, un plato de carne de cerdo con fideos de arroz y salsa agridulce, además de probar “Nem” y beber la cerveza local (Bia Ha Noi).

Pero, ¿por qué ahí y no en un restaurante más exclusivo?

Uno de los mayores atractivos de la gastronomía es la comida callejera, y el máximo esplendor se da en la calle o en restaurantes de este tipo, especializados en un solo plato.

Aunque la prensa no tuvo acceso al interior del restaurante, algunos comensales compartieron en las redes sociales vídeos del mandatario sentado en una modesta silla de plástico ante una enclenque mesa de metal.

Sugirieron rumores en esos momento de que eran resultados de Photoshop, y aunque Obama no es quiosquillo, es difícil creer que el hombre más poderoso del mundo cenó en un modesto restaurante callejero en Hanoi.

No es el primer inquilino de la Casa Blanca que incurre en una “extravagancia” de este tipo: en el año 2000 el presidente Bill Clinton concluyó una visita oficial tomando “Pho”, la típica sopa vietnamita de fideos de arroz y carne, en Ciudad Ho Chi Minh.

Gastronomía vietnamita: impacto mundial

La gastronomía vietnamita tiene fama internacional, es reconocida por sus cualidades nutritivas, muy apreciada por sus ricos sabores y sus cuidadosas presentaciones y agrada a cuantos han probado aunque sea un único plato de su muy variado menú.

La cadena CNN en varias ocasiones recomendó a los turistas probar la comida vietnamita. Recientemente, eligió diez platos de los mercados tradicionales a lo largo de Vietnam, considerándolos una introducción perfecta de la gastronomía callejera del país tropical.

Según esta cadena televisiva estadounidense, Pho, es uno de los platos más conocido de Vietnam, pero Bun Cha es la primera opción a la hora de almorzar en Hanoi. Otras delicias en la lista incluyen Xoi (arroz glutinoso), Banh Xeo (crepe crujiente) Goi Cuon (rollitos frescos con verduras y camarón), Bun Bo (fideos en sopa de ternera), Banh Mi (bocadillo con verduras, encurtidos y una amplia gama de opciones de carne), y el café de huevo.

Convertir la atractiva gastronomía callejera multicolor del país en “marca” del turismo constituye tarea fundamental de la industria de ocio, tal como orientó el primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc.

Para numerosos viajeros, comer en restaurantes, de lujo o de precios más asequibles, al visitar un nuevo sitio está bien, pero para conocer la verdadera gastronomía y a la población del lugar, no hay ninguna mejor manera que probar las comidas callejeras.

Sin embargo, queda mucho por hacer para transformar estos platos, y muchas delicias todavía pocas conocidas en el extranjero, en “embajadores de imagen” de la industria de ocio del país.

Vietnam busca convertirse en la cocina del mundo

En la sociedad actual, la comida se ha vuelto una parte extremadamente importante de nuestra cultura y nuestras vidas. El comer, ya no se percibe solo como una necesidad, sino como una experiencia lúdica sumamente estimulante.

Y como consecuencia, la gastronomía se ha vuelto una nueva y poderosa motivación para viajar. Las experiencias gastronómicas enriquecen los viajes, ya que producen memorias placenteras y duraderas.

Todo ello ha influido en que el turismo gastronómico se haya convertido en uno de los segmentos más dinámicos y con mayor crecimiento de la industria turística.

Además de numerosos y magníficos paisajes, la otra cosa que a los viajeros les agrada de Vietnam es su cocina exquisita y saludable. En el mapa de la gastronomía mundial, el país indochino ha surgido como nueva estrella con varios platos deliciosos que, con solo mencionar sus nombres, hacen agua la boca de los conocedores.

Es un proceso que no exige grandes inversiones, ni demasiado tiempo, basta con que los agricultores nacionales se propongan trabajar a favor de la producción limpia, y los restaurantes conviertan sus ofertas culinarias en obras de arte y decoren sus espacios de forma amigable y típicamente vietnamita.

Así están haciendo países vecinos como Tailandia y Singapur, los cuales han trazado estrategias para convertir su gastronomía en un atractivo turístico de altos quilates, intercalando la cocina popular con los centros comerciales de lujo.

La mejor forma de hacer publicidad es brindándole excelentes experiencias a los turistas, quienes a través de voz a voz entre sus amigos y familiares, harán que los países se vuelvan atractivos para conocerlos.

La dueña del restaurante callejero donde cenó el presidente de los Estados Unidos aprendió rápidamente la lección: para aprovechar la avalancha publicitaria creó un plato, el “Combo Obama”, que incluye un bol de Bun Cha, un Nem y una cerveza local. Todo por tres dólares. 
VNA/VNP

 
Trabajos publicados