21/10/2016 10:10 GMT+7 Email Print Like 0

Descubriendo el desierto de Gobi

Antiguamente considerada "la tierra más difícil para vivir del planeta", con enormes dunas, tormentas de arena y bandidos al acecho, en la actualidad el desierto de Gobi es un destino de sueño para cualquier viajero del mundo.

El desierto de Gobi es el más grande de Asia, con una superficie de 1 300 000 km2, el cuarto mayor del mundo, situado entre el noroeste de China y el sur de Mongolia. A diferencia de la creencia de muchas personas, Gobi no solo es arenoso, sino más bien rocoso con gigantes dunas arenosas.
El desierto de Gobi contiene muchos sitios fascinantes en China y Mongolia, pero la duna de arena Mingsha Shan sigue siendo el lugar más atractivo. Como parte del desierto de Gobi, en la provincia de Gansu (China), MingSha Shan está a sólo unos 5 km de la ciudad de Dunhuang y corre a lo largo de la famosa ruta de la seda de la antigüedad.

En un viaje de expedición, además de la entrada que cuesta 100 yuanes, el visitante debe pagar otros 100 yuanes más para montar en camello. El viajero tiene también que preparar los suministros necesarios para el viaje en la arena del desierto, como pañuelos para la cabeza y el cuello, protector solar y bolsas para resguardar los zapatos y que no entre arena...

Conocido como el "señor del desierto", el camello bactriano es una especie que existe únicamente en el desierto de Gobi y es el mejor transporte en la arena. Actualmente hay más de 1 000 camellos y cientos de guías que los conducen y toman fotografías de recuerdo para los viajeros en el Mingsha Shan.



En el patio, los camellos bactrianos, llamados "señor del desierto", esperan
su turno para visitar el desierto.



Para hacer un recorrido y descubrir el desierto de Gobi, los viajeros necesitarán
un camello sano y un buen guía.



Una tabla de información con imagen de un camello bactriano en la zona turística
de Mingsha Shan-lago de la Media Luna.



Aunque el clima es riguroso y el viaje difícil, la duna arenosa de Mingsha Shan sigue siendo
el destino más atractivo para los viajeros en el desierto de Gobi.
 


Actualmente hay más de 1 000 camellos bactrianos y cientos de guías que llevan a los turistas a Mingsha Shan.



Cada grupo consta de cinco camellos a cargo de un guía,
en el viaje de 4 km en el desierto.



Los visitantes aprovechan para tomarse  fotos en los camellos.



Los camellos descansan mientras esperan a los viajeros.



Los visitantes pueden subir a la montaña por sí mismos y admirar el gigantesco desierto.



O unirse a juegos como deslizarse sobre la arena, montar coches y paracaídas.



Y jugar con las arenas del desierto.

Un visitante se toma autofotos en el desierto inmenso.



 Lago de la Lago de la Media Luna (Crescent Lake), un oasis de casi 2 000 años de antigüedad donde los comerciantes descansaban en la "ruta de la seda" antes de cruzar el desierto de Gobi.



Al lado del lago de la Media Luna hay un templo de arquitectura tradicional china,
construido en la dinastía Han.



Cada fila de camellos en las doradas arenas del desierto de Gobi es
un espectáculo inolvidable para los turistas.


Cada grupo consta de cinco camellos, guiados por una persona a lo largo del viaje de 4 km. Los rebaños de camellos van unos tras otros en MingSha Shan y hacen que los viajeros recuerden la imagen de los comerciantes transportando mercancías por un camino milenario, que comienza en el este de China hasta el Mediterráneo, atravesando el Asia central.

Montado en camellos, Mingsha Shan aparece como una hermosa pintura, con dunas naturales de variadas formas, que se extienden por miles de kilómetros. En cada parada, los visitantes pueden caminar para contemplar el inmenso desierto, subir a la cima de las dunas o participar en deportes de aventura, como motociclismo o deslizamiento en arena.

Los excursionistas, ya a pie, se encuentran con el lago de la Media Luna (Crescent Lake), un pequeño oasis de casi 2 000 años de edad. El lago tiene una longitud de 218 m, de este a oeste, y una anchura de 54 m, de norte a sur; contiene aguas verdosas y claras durante todo el año y nunca se ha ensuciado por tormentas de arena.

Con más de dos horas en camello el inmenso desierto de Gobi, uno de los mayores del mundo, será una experiencia memorable para cualquier visitante.




Mingsha Shan tiene una superficie de 31 200 km2  y una longitud de 40 km de este a oeste; su mayor elevación se alza 1 715 m sobre el nivel del mar. La zona turística de Mingsha Shan- lago de la Media Luna es uno de los principales lugares de interés turístico nacional de China. Recibió el título de "uno de los desiertos más bellos de China" en 1994.
.


Por Trong Chinh