30/06/2015 16:07 GMT+7 Email Print Like 0

Cooperan Vietnam y Rusia en conservación de reliquias de cultura Champa

Quang Nam, Vietnam, 30 jun (VNA) – Investigadores vietnamitas y rusos propusieron soluciones científicas para proteger las reliquias culturales de Champa localizadas en la provincia central de Quang Nam ante las deterioraciones naturales. 

De acuerdo con los informes publicados en un seminario efectuado ayer en el territorio, los científicos estudiaron los materiales constructivos de estos vestigios para buscar medidas destinadas a fortalecer los muros con sustancias químicas específicas. 

El doctor ruso Sergey Nafedkin aclaró que el objetivo del proyecto es prevenir los efectos externos en las construcciones, incluido el santuario de My Son, patrimonio de Vietnam y la humanidad. 

El miembro del Comité Central del Partido Comunista y subjefe permanente de su Departamento de Propaganda y Educación, Vu Ngoc Hoang, exigió a las autoridades locales a cooperar con los científicos en los programas de protección y movilizar los recursos para restaurar las obras destruidas recuperando su estilo original. 

Es crucial preservar las herencias, tanto materiales como intangibles, de la cultura Champa, enfatizó. 

Se encuentran en Quang Nam un gran número de huellas de la cultura Champa (siglo I – XV), vestigios con inapreciables valores históricos, arqueológicos, religiosos, artísticos y arquitectónicos. 

Figuran entre estas milenarias construcciones los conjuntos de torres de Bang An, Chien Dan, Dong Duong y Khuong My, y las ruinas de la ciudadela Tra Kieu, An My y Phu Hung, donde se hallaron abundantes esculturas con figuras religiosas, así como animales. 

La más destacada, sobre todo, es el santuario de My Son, declarado patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO en 1999. 

Situado en el distrito de Duy Xuyen, Quang Nam, a 70 kilómetros de la ciudad de Da Nang, My Son comprende unas 70 obras construidas desde el siglo VII hasta el XIII y fue el conjunto de templos más importante del hinduismo en el territorio entonces. 

No sólo conocido por las peculiaridades arquitectónicas, el santuario ganó fama por el tesoro de centenares de objetos artísticos, preservados en su mayoría en el Museo de Escultura de Champa en Da Nang. 

Las guerras en el pasado destruyeron una parte considerable del complejo, pero después de múltiples restauraciones, My Son reivindicó, paso a paso, la original apariencia de un majestuoso santuario hindú perteneciente a una cultura resplandeciente perdida. 
VNA/VNP 
Trabajos publicados