17/02/2015 15:06 GMT+7 Email Print Like 0

Animada y auténtica vida religiosa en Vietnam

Hanoi, 17 feb (VNA)- En 2014, Vietnam fue elegido miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU con el mayor número de votos (184/192), lo que demuestra el reconocimiento de la comunidad internacional a sus logros en la garantía de esos privilegios en todas las áreas, incluida la religión. 

La vida cotidiana en Bui Chu, Ea Tul, Tra Vinh y otras partes de Vietnam son verdaderas pruebas de este reconocimiento. 

La diócesis de Bui Chu, en el distrito de Xuan Truong, provincia de Nam Dinh, está asociada a numerosos eventos importantes en relación con el establecimiento y desarrollo del catolicismo en Vietnam. 

La catedral de Bui Chu, en la comuna de Xuan Ngoc, fue inaugurada en 1885. Se trata de una iglesia antigua y grande, de arquitectura occidental, donde se celebran misas con unos mil 800 feligreses de la región. 

"En la actualidad, la iglesia tiene más de 100 monjas. Después de la oración, todas hacen un trabajo diferente, como cultivar arroz y plantas medicinales para tratar a los pacientes de la zona, ganar dinero y cuidar a los huérfanos y niños discapacitados del orfanato Thanh An", dijo Lan, una habitante local. 

La diócesis es la más pequeña de las 26 con que cuenta la Iglesia católica en Vietnam (unos mil 350 km2). Se encuentra solo en seis distritos de la provincia de Nam Dinh, pero atiende más de 400 mil feligreses, un número bastante alto, que representa el 34 por de la población, de ellos, el 84 por ciento se dedica a la agricultura y el 11 por ciento a comercio y servicios. 

Como muchas otras zonas rurales, el obispado fue una vez un área campesina pobre y los feligreses vivían principalmente de la agricultura. 

En los últimos años, gracias a la atención y asistencia de las autoridades de distintos niveles, los feligreses han recibido créditos para ampliar la producción y cambiar sus ocupaciones, por lo que el número de empresas y cultivos de su propiedad están aumentando. 

La mañana de noviembre en Tay Nguyen (Altiplanicie Occidental) era extraordinariamente fresca. Cuando las primeras luces del amanecer aparecieron detrás de la montaña de Cu M'gar, los habitantes de la comuna de Ea Tul, distrito de Cu M'gar, provincia de Dak Lak, se reunieron en el templo protestante para asistir a un culto. 

Para más de tres mil creyentes de la etnia Ede, el culto del primer domingo de noviembre es el más importante. 

A las 8:30 am., la ceremonia se inició con un canto entonado por niñas Ede con sus trajes tradicionales en el presbiterio. 

"Las cantantes se deberían vestir de acuerdo con las normas religiosas, pero aquí se llevan los atuendos tradicionales para promover la cultura étnica y demostrar que los creyentes de Dios, independientemente de sus apariencias, cantan los himnos con respeto y devoción", contó el pastor Y Ky Eban. 

El pastor, quien ha dirigido la Asociación Protestante en Ea Tul durante casi 10 años, se considera "señor asesor" de los creyentes en las aldeas. 

Las familias con problemas y desacuerdos con sus vecinos acuden a él para pedirle consejo. Incluso, cuando los aldeanos no entienden las políticas del Estado, consultan el pastor para recibir explicaciones exhaustivas. Puede ser la razón por la cual cuando él preside y enseña los principios, utilizando el lenguaje Ede, más de tres mil creyentes lo escuchan con respeto. 

A diferencia de Bui Chu (Nam Dinh) o Ea Tul (Dak Lak), la mayoría de la etnia Khmer en el suroeste sigue el Theravada. 

Aunque el sol estaba ardiendo, los Khmer de todas partes acudían a la pagoda Ang para asistir a la ceremonia de ofrenda Kathina, que es el festival más grande de los seguidores de Theravada. Es el día en que los budistas muestran su devoción por ayudar a la sangha y rendir homenaje a los valores tradicionales del budismo. 

Hay alrededor de un millón tres mil Khmer que viven en la región del delta de Mekong, principalmente en las provincias de Tra Vinh, Soc Trang y Kien Giang. 

En mayo de 2014, habían 454 pagodas budistas Theravada y más de ocho mil 500 monjes. La provincia de Tra Vinh tiene el mayor número, con 142 templos y tres mil 100 monjes. 

En el municipio de Chau Thanh se encuentra la famosa pagoda Hang, construida en 1637, donde el monje Thach Suong estableció un taller de talla en madera para enseñar el oficio a fin de crear un trabajo estable para los jóvenes de la zona, así como para preservar la artesanía tradicional de los antepasados. 

Hasta el momento, 60 jóvenes Khmer han sido entrenados como artesanos. La buena noticia se ha extendido y no solo la gente de la zona viene a aprender el oficio, también muchas personas de otras provincias, como Soc Trang, Vinh Long y Can Tho. 

Además de la talla en madera, la pagoda Hang también ha abierto una clase de lengua Khmer para ayudar a estos pobladores a conservar sus escritos y leer libros de oraciones en ese idioma. 

En los últimos años, gracias a las políticas y la gran inversión del Estado, la vida religiosa, así como la vida económica, cultural y social de los budistas Khmer en Tra Vinh ha cambiado mucho. Un ambiente de alegría reina en todas partes. 

Una investigación reciente sobre la diversidad religiosa, llevada a cabo por el Pew Research Center de Estados Unidos ha clasificado a Vietnam como el tercer país más grande del mundo en términos de diversidad religiosa, solo detrás de Singapur y Taiwán (China). 

La investigación refleja la realidad objetiva del panorama religioso de Vietnam de hoy. El Estado vietnamita reconoce oficialmente decenas de organizaciones religiosas, como el catolicismo, el protestantismo, el budismo, el islam, el hinduismo, el bahaísmo y otras (caodaísmo, minh su, minh ly, buu son ky huong y tu an hieu nghia). 

También hay muchos grupos religiosos que operan en familias o lugares que han sido registrados por las autoridades.
VNA/VNP 
 
Trabajos publicados