10/09/2014 10:37 GMT+7 Email Print Like 0

Aldea de Cu Lan

La aldea de Cu Lan, zona turística a unos 20 kilómetros de Da Lat, comuna de Lat, distrito de Lac Duong en la provincia de la altiplanicie de Lam Dong, está situada en un valle de 30 hectáreas en medio del gran verdor de los pinos. Su frescor y su hermoso paisaje han atraído a muchos visitantes de cerca y de lejos.

La aldea de Cu Lan se nombra así, perezosa, por una especie de animal que vivía en la zona. Con devoción y debido a la inversión del administrador de la zona turística, el sitio se ha convertido en un destino interesante para contemplar paisajes y descubrir la naturaleza.

Los visitantes pueden montar a caballo a lo largo de la ruta del valle, o experimentar momentos emocionantes cruzando arroyos y bosques en vehículos todoterreno. Nosotros preferimos caminar para disfrutar plenamente de la belleza natural y salvaje.

Desde lo alto de una escalinata de piedra verde en el camino que serpentea hasta la ladera de la colina, vimos una comuna pequeña y apacible del pueblo étnico K'ho, con un arroyo cercano y en medio de un bosque de flores. Situada en una zona llana, cubierta de hierba verde, se aprecia como el "corazón" de la aldea de Cu Lan. Filas de palafitos, uno junto al otro, constituyen las viviendas de los pobladores étnicos.

Un aldeano nos dijo que la comuna ha sido la residencia de los K'ho durante siglos. En la actualidad se divide en pequeños sectores, cada uno de los cuales proporciona algún tipo de servicio a los turistas.  
 

Paisaje natural y apacible de la aldea de Cu Lan.


Pequeño puente colgante en la aldea de Cu Lan.


La aldea de Cu Lan se encuentra en medio del gran verdor de los pinos.


Casas sobre pilotes en el área de turismo.


Columpios de madera en la aldea.


Puente de madera sobre un arroyo que corre alrededor de la aldea.


Hay una vasta pradera verde en el centro de la aldea para la organización de las actividades comunales.


En el mercado Chom Hom los turistas pueden encontrar productos artesanales hechos por los pobladores locales.


Los perezosos hechos de madera son objetos favoritos para los turistas.

Llegamos a la aldea de Duoc (antorcha), con amplios palafitos de madera frente a un gran lago de aguas tranquilas y claras. Un pequeño puente cruza las aguas, en las cuales flotan balsas de madera en las que los visitantes pueden montar para contemplar los bancos de peces. En los días festivos, el lago es un escenario de emocionantes carreras de botes. Por la noche, se encienden las antorchas, y toda la aldea se ve fantástica en medio de las magníficas montañas y colinas.

En la aldea de K'ho, con hileras de palafitos típicos de los montañeses del centro del país, rodeados de jardines de flores, los turistas pueden conocer sobre la vida de los residentes locales. En un mercado pequeño hay en venta artículos de artesanía y lindos objetos de recuerdo. A lo largo de los senderos de la aldea crecen variedades de flores, creando un ambiente sano y hermoso. Además, hay numerosos alimentos tradicionales en el restaurante Cu Lan.

El centro de la aldea es una vasta pradera verde donde pueden celebrarse eventos públicos, de entretenimiento o picnics. Por la noche, los visitantes, tomados de las manos, bailan alrededor de la fogata, con los alegres sonidos del gong.

Quienes vayan a la aldea de Cu Lan difícilmente olvidarán esos momentos valiosos después de disfrutar del paisaje local, fresco y sano, natural, magnífico y romántico. Las identidades culturales de las etnias montañesas, que han sido bien conservadas, fascinan a todos los visitantes y se han convertido en un tesoro del sitio.
Por Son Nghia - Fotos: Nguyen Luan